El Mandato del Amor

“No hay un amor más grande que el dar la vida por los amigos.”

Juan 15:13 (NTV)

El Señor nos dejó un mandato mientras estuvo acá en la Tierra y cuando ya estaba preparado para enfrentar el calvario, durante la última cena. Él dijo que debemos amarnos unos a otros como Él nos amó. ¿Qué clase de amor es este? Él mismo lo dice, es aquel amor de la persona que está dispuesta a dar su vida por sus amigos, refiriéndose a sí mismo, que estaba por entregar su propia vida para salvación nuestra.

Podemos destacar de este versículo también que el Señor nos vuelve a llamar amigos de Él, esto es porque nos comparte todo acerca de su obra acá en la tierra y lo que más se sobresale es que debemos amarnos unos a otros, de tal forma que debemos estar dispuestos a dar nuestra vida por los demás. A veces nos resulta tan difícil querer a ese hermano que el otro día no nos saludó, o a aquel que nos trato de mala manera, o incluso alguien que simplemente no comparte nuestra forma de ver las cosas. Este versículo debe invitarnos a reflexionar acerca de nuestras actitudes, de nuestro amor hacia los demás. Si seguimos leyendo el próximo versículo, tenemos la clave para poder ser amigos del Señor. Él dice: “Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando”, es decir amarnos de la misma forma que Él nos amó.

Los estándares tan elevados de Dios nos ayudan a entender acerca de lo importante que es vivir bajo la gracia, ya que nadie podría cumplir con estos mandatos de manera intachable, sin embargo el Señor nos manda a cumplirlo para que seamos llamados amigos de Dios, es por eso que cada día de nuestra vida debemos acercarnos a Dios para recibir de su gracia y esforzarnos por cumplir lo que Él nos manda. Si cumplimos con esto, comprobaremos que el gozo del Señor en nuestra vida se encuentra en ser obediente y amar al Señor y nuestros prójimos, incluyendo nuestros hermanos en Cristo (Juan 15:11). Como dice en Romanos 12, de esta forma comprobamos que la voluntad de Dios es agradable y perfecta. Ponerla por obra es la mayor bendición para nuestras vidas.

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *