El Equipo de Dios

image

¡Vamo’, vamo’, Argentina, vamo’, vamo’ a ganar!

Me encanta el Fútbol, es un deporte apasionante. Es tan divertido, dinámico, sencillo y hermoso. Cuando juego, todos los problemas desaparecen. Durante esa hora/hora y media, mi mayor preocupación es que la pelota entre al arco contrario y que no entre en el propio. En fin, no hay dudas de que por esto y mucho más es el deporte más popular del mundo.
Es triste que hoy en día esté siendo opacado por los escándalos de corrupción que se encuentran alrededor de él. Pero no es el tema del que quiero hablar hoy, quizás en otro momento lo haga.
De niño muchas veces desee poder jugar en la selección Argentina, es el sueño de todo argentino amante del fútbol. No me costó mucho darme cuenta que no iba a ser nunca seleccionado para participar en la Copa del Mundo. El fútbol nunca fue mi mejor habilidad (por no decir que soy bastante malo, a pesar de ser zurdo como Maradonna o Messi).

Se esta disputando la Copa América, el torneo internacional más antiguo del mundo. En este tipo de torneos participan los mejores jugadores de cada país, por lo que sólo 22 personas cuentan con este privilegio. Imaginemos que debe sentir cada jugador al ser seleccionado, al saber que fue elegido por encima de muchísimos jugadores. Que especial deben sentirse

¿Cuantas veces nos hemos sentido así de especiales? Lo cierto es que por momentos sentimos todo lo contrario. Creemos que no somos especiales, que no tenemos nada para aportar a este mundo. Dejame decirte que eso es un terrible engaño.

Dios dio a su Hijo amado para que vos y yo podamos ser salvos y gozar de una eternidad junto Él. E hizo esto porque para Él somos especiales. Este regalo inmerecido le costó a Dios lo que Él más quería ¡No lo dudes! ¡Sos muy especial! Dios nos eligió para ser sus hijos, desde antes de la creación, Dios ya nos había amado (Romanos 8:29-30). Todos los días debemos ser agradecidos a Dios por habernos elegido, ya que no somos merecedores de este privilegio. De esta forma debemos vivir, demostrando el amor de Dios en nuestra vida, transmitiendolo a los demás. Somos parte de la selección más importante de toda la historia, somos parte del equipo que tiene a Dios como director técnico ¡Que increíble privilegio!

¿Para qué nos eligió Dios?
Según Efesios 2:10, “Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás”. Dios tiene un plan para cada uno de nosotros. Grandes y maravillosos planes de buenas obras. Nuestra vida es plena cuando los planes de Dios se cumplen en ella. Es en esto que podemos comprobar lo bueno, lo agradable y lo perfecto de la voluntad de Dios. Si hacemos esto, el amor de Dios va a alcanzar a nuevas personas y de a poco van a ir sumandose al equipo de Dios.
No cometamos el error de creer que nuestro contrincante son las personas que no están en nuestro equipo. Esas personas son los partidos que tenemos que ganar, nuestro verdadero contrincante no es de carne y hueso, es el espíritu del mundo, el equipo de las tinieblas. Pero nuestro partido contra ellos ya esta ganado, porque Cristo los venció en la cruz, haciéndonos a nosotros más que vencedores (Romanos 8:37).
En un equipo, cada jugador tiene distinto rol. Para parafrasear 1 Corintios 12:14-21:

El-equipo-de-Dios

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *