La Importancia de la Oración

prayer-handsNo puedo escribir este post sin antes dar crédito al excelente autor Philip Yancey, por su libro “La Oración: ¿Hace la diferencia?” de la editorial Zodervan. Es un libro que me ayudo a entender muchísimo acerca de la oración y ciertamente se lo recomiendo a cualquiera que quiera aprender del tema. No pretendo abordar todos los temas tratados en el libro, ni tampoco hacer un resumen del mismo. Pero si quería aclarar que gran parte de las opiniones acerca del tema son obtenidas de ese libro.

¿Qué es la oración?

La oración es la forma en que nos comunicamos oralmente con Dios. Es uno de los medios de comunicación más importantes, junto con la lectura de la Palabra.

¿Por qué oramos?

¿Por qué motivos oramos generalmente? Podríamos enumerar los motivos de nuestras oraciones:

  • Para dar gracias a Dios
  • Para pedir por cosas importantes (y no tan importantes)
    • Sanidad
    • Situación financiera
    • Nuestras relaciones
    • Estudio
    • Trabajo
    • Ministerio
  • Para adorar a Dios

¿Para que orar?

Muchas veces nos preguntamos esto, ya que Dios es perfecto, soberano y tiene control sobre todas las cosas ¿De que sirve orar?¿Puede hacer la diferencia nuestra oración?

En otras ocaciones nos preguntamos si Dios verdaderamente nos escucha cuando oramos o si a Dios le interesan nuestros problemas, en definitiva hay tantas personas en el mundo, tantas crisis y problemas que pensamos que nuestras oraciones no son tan importantes.

Dejamos de darle importancia a la oración y directamente nos olvidamos de orar, en definitiva no estamos seguros de que Dios oiga nuestras oraciones.

¿Qué nos enseña Jesús acerca de la oración?

[pullquote align=”right” cite=”” link=”” color=”” class=”” size=””] ya que Dios es perfecto, soberano y tiene control sobre todas las cosas ¿De que sirve orar?¿Puede hacer la diferencia nuestra oración?[/pullquote] ¿Es necesario orar?¿Debemos hacerlo? Cuando este tipo de preguntas nos acogen, respecto a la oración y a cualquier tema en particular, siempre ayuda recordar que somos seguidores de Jesús y por lo tanto, para encontrar una respuesta debemos buscar directamente que es lo que Jesús decía o hacía respecto de ese tema, en este caso, ¿Qué representaba la oración para Jesús?

Siempre que la pregunta ¿Tengo que orar? viene a mi mente, la respuesta automática que viene a mi cabeza es “Porque Jesús oraba”. Evidentemente la oración era muy importante para el Maestro.

Jesús se levantaba temprano para orar

En Marcos 1:35 podemos ver un ejemplo de esta rutina que tenía Jesús. En este mundo en el que vivimos, donde andamos siempre corriendo de un lado para el otro, llenos de actividades, de cosas por hacer, es importante tener la disciplina para poder dedicarle tiempo de calidad con Dios.

Jesús oraba en los momentos difíciles

La noche en que Jesús iba a ser entregado, comenzó a orar, angustiado porque sabía que en pocas horas había de morir (Mateo 26:38-39). En esta oración podemos ver analizar lo siguiente:

  • Jesús se acercó a orar por el momento díficil que estaba viviendo. No debemos nunca alejarnos de Dios, aunque estemos felices o en momentos de dolor o dificultad
  • Podemos ser totalmente sinceros a Dios, expresando nuestros sentimientos, como lo hizo Jesús, diciéndole al Padre que si era posible quitara esta prueba de su vida.
  • Debemos aprender a vivir en obediencia a la voluntad de Dios, ya que Él conoce lo mejor para nosotros, así como Jesús dijo “pero que sea como vos queres y no como yo quiero”
  • Tenemos que tener presente que hay oraciones que Dios “no contesta” o contesta de forma negativa, una vez más, sabiendo que Él tiene el control de todo

Jesús oraba por los demás

Todas las oraciones que están registradas en los evangelios, en la única en la que podemos ver que Jesús pide algo para sí mismo es en la oración del huerto de Getsemaní. El resto de las oraciones de Jesús son oraciones por los demás. Es muy importante que oremos unos por otros, Jesús así lo hacía

Jesús oraba a solas para tener comunión con Dios

Luego de tardes largas de predicación, curación de enfermos, etc., Jesús se apartaba a orar. Esto nos da la pauta de que a pesar de estar cansados, no es excusa para no orar. Nuestro corazón debería desfallecer por un momento a solas con Dios, así como Jesús necesitaba esos momentos al final del día, así nosotros tenemos que acercarnos a Dios para tener intimidad con Él. Jesús llamaba a Dios “Abba”, una palabra informal que los judíos usaban para llamar a sus padres. Es como si nosotros le dijéramos a Dios “Pa”, “Papi”. Ese nivel de intimidad es el que Dios quiere tener con nosotros.

Dios desea tener intimidad con nosotros

Nadie puede negar la vasta diferencia que hay entre Dios y nosotros. Así y todo, Dios eterno, fuera del tiempo y el espacio, tiene literalmente todo el tiempo del mundo para poder tener intimidad con cada uno de nosotros y para eso nos creó. Esta gran diferencia entre nosotros, limitados por el tiempo y Dios ilimitado, es la que permite que todos podamos tener intimidad con Él.

¿Es influyente mi oración?

Para ver si nuestras oraciones influyen o no, podemos buscar oraciones de personas que hayan influido en la forma de obrar de Dios.

  • Cuando Dios iba a destruir Sodoma, una ciudad cuyo pecado era ya demasiado grande como para ser ignorado por Dios, Abraham oro a Dios pidiéndole que reconsidere el asunto, ya que allí vivía su sobrino Lot(Génesis 18:16-33). Si leemos el resto de la historia, sabremos que Dios se encargó de salvar a Lot y su familia de la destrucción de Sodoma y Gomorra.
  • Cuando Dios se cansó de las constantes quejas de los israelitas en el desierto y decidió terminar con sus vidas, Moises intercedió por ellos para que Dios reconsiderara su decisión (Números 14:17-20).

¿Qué pasa con las oraciones no contestadas?

¿Cuántas veces pedimos cosas a Dios y no nos contesta? Lo cierto es que a pesar de que parezca que no contesta, Él siempre lo hace, aunque muchas veces la respuesta no es la que nosotros queremos ¿Por qué pasa esto?

  • Muchas veces la oración se convierte en una especie de pedidos egoístas que le hacemos a Dios. Quiero sacarme un 10, pero no estudié. Quiero que salga el día lindo porque tengo un partido de fútbol. En Santiago 4:3 podemos ver que la Biblia nos dice “Piden y no reciben, porque piden con malas intenciones, desean solamente lo que les dará placer”. No podemos evitar a veces esta actitud, lo importante es que al acercarnos a Dios en oración podamos abrir [pullquote align=”left” cite=”” link=”” color=”” class=”” size=””]Debemos saber que no existen formulas para que la oración sea contestada o no, Dios obra de forma misteriosa.[/pullquote] nuestra mente y tratar de ver las cosas desde un punto de vista más amplio, el punto de vista de Dios. Ahí es cuando nos damos cuenta que Dios no esta acá para servirnos a nosotros, sino que nosotros estamos delante de Dios para servirle.
  • Oraciones contradictorias: Si dos personas que compiten por un mismo puesto de trabajo, oran a Dios es imposible que los dos obtengan el mismo empleo. Hay muchos casos en que dos oraciones son contrariamente opuestas, en esos casos Dios se encarga de realizar las cosas de forma que todo sea para el bien de sus hijos.

Debemos saber que no existen formulas para que la oración sea contestada o no, Dios obra de forma misteriosa. Si leemos la Biblia, rara vez vamos a encontrar momentos en los que Dios obra de acuerdo a un patrón o de la misma manera, así nosotros tenemos que saber esto y confiar en que Dios es bueno y que siempre va a obrar para nuestro Bien(Romanos 8:28).

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *