Mantener la Paz

keep-calm-and-keep-the-peace-58“Apártate del mal y haz el bien. Busca la paz y esfuérzate por mantenerla. Los ojos del Señor están sobre los que hacen lo bueno, y sus oídos están abiertos a sus oraciones. Pero el Señor aparta su rostro de los que hacen lo malo»”.

1 Pedro 3:11-12 (NTV)

Es un gran consejo de parte de Dios y tan pocas veces lo pongo en práctica. El contexto del versículo habla de la relación que debemos tener con nuestros hermanos en Cristo y nos hace la pregunta: “¿Quieren tener días largos y felices?” (1 Pedro 3:10). En este versículo encontramos el secreto para tener una vida plena junto al Señor. Hagamos el bien, apartemonos del mal, busquemos la paz y esforcémonos por mantenerla. A veces como ser humano peleo por cosas infantiles con mucha gente: compañeros de trabajo, mi novia, mi hermano, mis papás, etc.. La Biblia dice que hagamos todo lo posible para estar en paz con todos los hombres (Romanos 12:18).

Discutir y enemistarnos parece cosa de todos los días. No podemos tolerar que alguien piense de forma diferente a nosotros. De esta forma empezamos a tener peleas con personas que quizas no comparten las mismas creencias que nosotros, personas que no conocen a Dios. A veces con nuestros mismos hermanos, discutimos y nos enemistamos porque tenemos distintas formas de ver una misma situación, tenemos distintas propuestas, queremos realizar lo mismo de distintas formas.

Me parece interesante remarcar el hecho de que el versículo dice que hay que esforzarse. Quiere decir que si no es algo que sea fácil de realizar. Logro hacer las paces con alguien, pero ante la más mínima ofensa, la paz se pierde automáticamente. Debemos luchar contra nuestra propia carne en estas situaciones para poder mantener la paz. Comprender que la persona que nos ofendió es un pecador igual que yo y Dios nos ordena que perdonemos como nosotros somos perdonados por él (Padre nuestro). Si hago lo bueno y nos esforzamos por mantener la paz, los ojos de Dios están sobre mi y sus oídos están atentos a mis oraciones. Un ejemplo es Job, sobre quien los ojos del Señor estaban siempre.

Pero si no hacemos esto, si no me esfuerzo por mantener la paz con mis hermanos, Dios aparta su rostro de nosotros y esto comienza a convertirse en un obstáculo para nuestras oraciones.

Por eso es importante que esté en paz con todos mis hermanos en cuanto dependa de mi.

Señor te pido que me ayudes a mantener la paz. Llename de tu Espíritu Santo y renova mi mente. Quiero perdonar a los que me ofenden, así como vos me perdonaste a mí. Te doy gracias porque si hago esto, tus ojos van a estar sobre mí y vas a estar atento a mis oraciones. En el nombre de Jesús. Amen.

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *