Capítulo 4: Jesús es tentado y comienza el ministerio

28crown290aellesrespondic3b33a0adebopredicarlabuenanoticia0adelreinodediosa0aotrasciudades2cporquepa-defaultContenido

Parte 1: Jesús es tentado

Jesús, lleno del Espíritu Santo es enviado al desierto y fue tentado por el Diablo. Habiendo ayunado 40 días. El tres ejemplos de las tentaciones que recibió Jesús, podemos ver que cita a la Biblia para lograr vencer a la tentación. La Palabra de Dios es un arma fundamental en nuestra lucha contra las tentaciones. El poder coercitivo del Diablo se contrasta con el poder de Dios, que actúa cambiando a las personas de adentro hacia afuera. En su libro “El Jesús que nunca conocí”, el autor Philip Yancey, señala que las tentaciones no parecen ser malas en sí mismas, pero la realidad es que el Diablo estaba ofreciendo a Jesús cumplir su misión en el mundo por el camino fácil. El plan de Dios era distinto, la obediencia era importante para Él. El diablo, y su carácter coercitivo, quedó expuesto ante estas tentaciones, pero Dios no, ni tampoco su plan.

Parte 2: Jesús empieza su ministerio

Luego de ser tentado, Jesús comienza su ministerio predicando en Nazaret, donde había crecido. Enseñaba en las sinagogas e iba ganando fama entre todas las personas. Leyó Isaías 61:1-2 y comentó que lo que estaba escrito allí se había cumplido. Es rechazado por la gente de Nazaret.

Comenzó a predicar en Capernaúm los días de reposo y la gente se asombraba de la forma que enseñaba, con autoridad. Durante sus prédicas, los espíritus malignos se manifestaban y el los expulsaba y la gente se sorprendía aún más de la autoridad y el poder que tenía. Los espíritus lo reconocían como Hijo de Dios. También sanó a muchas personas, incluidas la suegra de Pedro.

Cuando llegó el momento de irse, la gente le rogaba que no se fuera, pero Él les decía que debía seguir predicando las buenas nuevas, “para eso fui enviado” les contestó.

Personajes principales

  • Jesús: Luego de bautizarse, se toma un tiempo de ayuno en donde es tentado. Después de terminar su ayuno de 40 días y 40 noches, comienza su ministerio en la ciudad de Nazaret. Todo el mundo se sorprendía de la sabiduría que demostraba, los demonios huían de su presencia y los enfermos se sanaban
  • Satanás: En este capítulo, Satanás tienta personalmente a Jesús, hay quienes dicen que el diablo no sabía realmente si Jesús era Dios, por lo que quería probarlo. Queda expuesto su carácter coercitivo, al tratar de imponer su voluntad a Jesús, quien responde que esas decisiones le corresponden a Dios y que no tenía por qué obedecerle.

Versículo elegido

Versículo 43: “El les respondió: Debo predicar la Buena Noticia del reino de Dios a otras ciudades, porque para eso fui enviado”.

Palabras clave

Tentación, buena noticia, demonios, sanidad, predicación, autoridad

Referencias

  • Múltiples referencias a Deuteronomio por parte de Jesús para confrontar a Satanás.
  • Satanás cita fuera de contexto el Salmo 91. Hasta allí llegan sus engaños
  • Jesús lee el libro de Isaías durante su predicación en Nazaret

Ver el Plan de Redención

Cristo en este capítulo nos da el ejemplo de cómo luchar ante la tentación. Muchas veces queremos luchar con nuestras propias fuerzas, pero debemos confrontar con la Palabra y no dar lugar al Diablo. Vemos también a un Jesús que se preocupa por el estado espiritual de las personas. Un Jesús humilde que no deseaba que fuera revelado su rol en la tierra antes del momento oportuno.

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *