Proverbios 16: Objetivos

Comprar una casa, un auto, casarse, formar una familia, obtener un título universitario, servir en la Iglesia. Objetivos que nos proponemos en nuestra vida. Una vez que establecemos nuestros objetivos, empezamos a planificar, es decir, a decidir un plan de acción para poder lograrlos. Esta actividad requiere de sabiduría y buen consejo. Gracias a Dios que contamos con su Palabra, la mayor fuente de sabiduría con la que cualquier ser humano puede tener. En especial vamos a revisar lo que el capítulo 16 del libro de Proverbios tiene para decirnos ¿Qué nos dice la Palabra de Dios acerca de los objetivos?

Los objetivos deben ajustarse a los propósitos de Dios

Al establecer un objetivo es necesario que podamos tomarnos un tiempo para hablar con Dios acerca de esto, ya que en Él vamos a encontrar la respuesta correcta. Si nuestros objetivos no se ajustan a la voluntad de Dios, entonces vamos a estar perdiendo el tiempo tratando de lograrlos. Proverbios 16:1 dice: “Podemos hacer nuestros propios planes, pero la respuesta correcta viene del Señor”. Por eso es importante orar y encomendar nuestros objetivos en las manos de Dios. Si hacemos esto, vamos a poder establecer objetivos realizables: “Pon todo lo que hagas en manos del Señor, y tus planes tendrán éxito” (Prov 16:3). Estableciendo objetivos con temor de Dios podemos evitar muchos males como dice el v6 (Prov 16:6).

Ser humildes

Todo está bajo el control de Dios. Para establecer un objetivo es necesario que podamos reconocer esta verdad. Esto es un acto de humildad, poder reconocer que nuestras vidas y todo lo que pasa alrededor de nosotros no está en nuestras manos, sino en las de Dios. Y al humillarnos, podemos tomar mejores decisiones, sabiendo que nosotros no podemos controlar nada. Este proverbio insiste varias veces en este punto, el ser humildes, no ser orgullosos. “Es mejor vivir humildemente con los pobres, que compartir el botín con los orgullosos” (Prov 16:19).

Pedir sabiduría

“¡Cuánto mejor es adquirir sabiduría que oro, y el buen juicio que la plata!” (Prov 16:16). Al humillarnos y reconocer que el control de todo esta en las manos de Dios, podemos pedirle a Él que nos dé sabiduría para que podamos elegir los objetivos realizables y que agraden a Dios.

Confiar y aceptar la guía de Dios

“Los que están atentos a la instrucción prosperaran; los que confían en el Señor se llenarán de gozo” (Prov 16:20). Debemos seguir la guía de Dios. Muchas veces pasamos por situaciones difíciles en nuestras vidas. Cosas que no entendemos porque pasan. Muchas de esas cosas podemos entenderlas una vez que ya pasaron y otras quizás no las entendamos, pero podemos confiar en Dios que es bueno y justo y que hace todo para el bien de los que le aman. Debemos confiar en que Dios esta haciendo lo mejor para nosotros cuando vemos que hay objetivos que no son los que Dios quiere.

Ser Pacientes

“Mejor es ser paciente que poderoso; más vale tener control propio que conquistar una ciudad. (Prov 16:32)”. Necesitamos ser pacientes a la hora de establecer y comenzar a alcanzar nuestros objetivos. Como ya lo dijimos, todo está bajo el control de Dios, no depende de nosotros. Por eso debemos avanzar con paciencia para alcanzar los mejores resultados.

Conclusión

Este hermoso proverbio (y toda la Palabra de Dios) es la guía perfecta para que podamos establecer y llevar a cabo nuestros objetivos. El Señor va a estar acompañándonos en todo momento, corrigiendonos cuando estemos saliendonos de su propósito, y por sobre todo muy contento porque sabe que queremos agradarle a Él con nuestros actos. Que podamos establecer objetivos que estén dentro de los propósitos de Dios, ya que estos son los que nos van a dar la verdadera felicidad.

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *