Entrenando para la Carrera

Los juegos panamericanos que están ocurriendo en este momento me hicieron meditar sobre la vida que llevan los atletas. Es impresionante ver como estas personas se entranan para llevar el rendimiento de sus cuerpos al máximo, superando límites inimaginables, a través de la disciplina y el esfuerzo. Encuentro personas como Usain Bolt, El hombre más rápido del mundo (O como diría Barry Allen, “the fastest man alive”), o Michael Phelps, considerado por muchos como el mejor nadador de la historia, ejemplos increibles en lo que respecta a disciplina y esfuerzo por lograr nuevas metas.

Si tan solo pudiera tener la disciplina que tienen ellos para hacer la voluntad de Dios.

Es así que me puse a buscar las distintas referencias que hace la Biblia acerca de la disciplina y encontré que muchas veces se compara la vida cristiana a la vida de un atleta.

Tener disciplina debe ser más que un simple deseo, debe ser una realidad en mi vida. Como hijo de Dios, mi vida debe parecerse más a la de un atleta. Voy a enumerar 5 puntos que pude destacar acerca de esta realidad

La disciplina sobre todas las cosas

Hebreos 12:11: “Ciertamente, ninguna disciplina, en el momento de recibirla parece agradable, sino más bien penosa; sin embargo, después produce cosecha de justicia y paz para quienes han sido entrenados por ella.”

Cuando una persona decide seguir a Cristo, debe disciplinar y cambiar su conducta de su vida anterior, todo lo que es contrario a la voluntad de Dios.

Los atletas, a pesar de no querer hacerlo, tienen que acostarse temprano, llevar una vida saludable y disciplinarse para poder rendir al 100% en la cada carrera. Seguramente este tipo de disciplina no es muy divertida que digamos. Muchas veces preferimos comer comida chatarra, porque nos gusta más. No es fácil tomar la decisión de comer saludablemente, pero los atletas hacen estos sacrificios, porque apuntan a obtener algo mejor. De la misma forma un cristiano debe disciplinarse y llevar una vida saludable, en el plano espiritual. 1 de Corintios 6:12 dice: “Todas las cosas me son lícitas, mas no todas me convienen”, El Señor nos da discernimiento entre lo que nos conviene y lo que no nos conviene hacer y además nos lo deja escrito en su Palabra.

Sacarse ese peso extra

Hebreos 12:1 “Por tanto, puesto que tenemos alrededor nuestro tan gran nube de testigos, despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante”

Los atletas tratan de tener el menor peso posible a la hora de correr, debido a que el peso disminuye las posibilidades de ganar, así mismo, un cristiano debe despojarse del peso del pecado del pasado, de las obras de las tinieblas, de cargas del pasado y pecados que debe confesar, sabiendo que Cristo ya pagó por todos nuestros pecados en la Cruz.

Una buena nutrición

Así como el atleta elige sus alimentos de acuerdo al beneficio que estos le darán en su actividad deportiva, también los cristianos debemos elegir nuestro alimento espiritual. La Palabra de Dios debe ser nuestro alimento Diario. “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda Palabra que sale de la Boca de Dios.” Mt 4:4

Los alimentos espirituales que nos enseña la Palabra son:

  • La Palabra diaria
  • Llenura del Espíritu Santo
  • Oración
  • Ayuno

Debemos tener cuidado, hay mucha comida chatarra dando vuelta a nivel espiritual. Seamos inteligentes al consumir estos alimentos. Programas de televisión, internet, etc. Pueden dañar la salud de nuestra alma si consumimos comida falta de los nutrientes que esta necesita.

Establecer metas

Filipenses 3:12 – 14: “12 – No que ya lo haya alcanzado, o que ya haya llegado a ser perfecto, sino que sigo adelante, a fin de poder alcanzar aquello para lo cual también fui alcanzado por Cristo Jesús. 13 – Hermanos, yo mismo no considero haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago olvidando lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante, 14 – prosigo hacia la meta para obtener el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.”

La meta de todo cristiano debe ser cada día ser más como nuestro Señor.

Pablo, con mucha humildad, dice no haber alcanzado la meta todavía, pero sigue hacia delante con la mirada puesta en Jesús, olvidando las caídas pasadas, prosigue hacia la meta. Los cristianos debemos correr con paciencia. Cristo, nuestro ejemplo a seguir y nuestro entrenador, dejó la vara bien alto. Por más que intentemos, no vamos a poder alcanzarla. Pero eso no quita que apuntando a esa vara logremos saltar cada vez más alto. Es necesario conocernos a nosotros mismos, examinarnos y reconocer que cosas tengo que mejorar, para luego establecer un plan de mejora, sabiendo que es el Espíritu de Dios quien obra en nosotros para el cambio.

Anhelar el premio

1 Corintios 9:24-27

Tenemos que correr dando lo mejor de nosotros. A eso se refiere Pablo cuando dice, corran para ganar. Tenemos que dar todo. Nuestros logros serán coronados por Dios cuando Cristo vuelva.

Concluyo entonces que cuando una persona decide seguir a Cristo, significa comienzo de una vida nueva. Él nos ayuda a correr, levantándonos en nuestros tropiezos, dándonos aliento, una dieta saludable, disciplinándonos. También corremos junto a nuestros hermanos, que no son competidores, sino que cooperando y corriendo unidos todos llegaremos a la meta juntos.

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *