La Buena Noticia

Este no va a ser un mensaje sólo para que el no cree, sino también para el que cree.

Los que le creemos y amamos a Jesús, sabemos que hay un evangelio que anunciar. “Evangelio” significa buenas nuevas, la Buena Noticia. Evangelizar es hablar de la Buena Noticia que llegó al mundo. ¿Y por qué llegó al mundo la Buena Noticia?

El pecado en el mundo

Como cristianos, creemos que hay un Dios, el único Dios – trino (Padre, Hijo y Espíritu Santo) -, creador de todas las cosas. Él nos creó, pero nosotros nos equivocamos, pecamos, y pecar significa hacer lo que a Dios no le agrada y desobedecerlo. Antes cada vez que uno pecaba se purificaba honrando sacrificio a Dios. ¿Qué era esto? La sangre de un cordero al morir era el símbolo de la poción que limpiaba el pecado. La sangre cubría esa mancha.

Sin embargo, la maldad fue en mayor, y el precio de la maldad era la muerte.

No todo estaba perdido

Pero Dios tenía otra cosa en sus planes, porque nos amó y nos ama de tal forma que decidió traer a Jesús, Su Hijo, al mundo, para pagar el precio siendo reemplazo del cordero que se sacrificaba.

Entonces, volviendo al evangelismo, ahora sí decimos que Jesús fue y es la Buena Noticia. Jesús es el evangelio que debemos anunciar. En Jesús creemos y a Jesús anunciamos. No lavamos cerebros, anunciamos, el que quiere escuche y el que no quiere no lo oye.

Palabras de Jesús

Y yendo a la cuestión, vamos a Juan 17:20-21. Jesús oró a Dios y le dijo: “No te pido sólo por estos discípulos, sino también por todos los que creerán en mí por el mensaje de ellos. Te pido que todos sean uno, así como tú y yo somos uno, es decir, como tú estás en mí, Padre, y yo estoy en ti. Y que ellos estén en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste.”

Palabra de Jesús para aquel que cree y para aquel que no cree. Si no creés en Jesús, tenés que saber que él ya le pidió a Dios por tu vida, ya se movió por vos, ya se la jugó por vos. Si creés, Jesús también pidió por vos, y para que tengas la capacidad de ser uno con Dios y Jesús y uno con tu hermano y, así también, la capacidad de poder adoptar el corazón de Dios para que aquellos que no lo conocen crean. ¡Amén!

Testimonios

Quienes lo vieron escribieron: 1 Juan 1:3 “Lo que hemos visto y oído, eso les anunciamos, para que también ustedes tengan comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo.” Hechos 4:20 “Porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído.” Juan 19:35  “Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que ustedes también crean.”         

Anunciaron lo que vieron y oyeron. Lo creemos por Fe. La Fe es la confianza de que en verdad va a suceder lo que esperamos, y es lo que nos da la certeza de las cosas que no podemos ver. Y los que escribieron la biblia no pudieron dejar de anunciar las buenas nuevas de Jesús. Nosotros no podemos dejar de anunciar, si es que realmente creemos en él, el evangelio que es Jesucristo. Aquel que quita los pecados del mundo ¡Amén!

Jesús también dijo: Juan 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su único Hijo, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Juan 17:3 “Y la manera de tener vida eterna es conocerte a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú enviaste a la tierra.”

Vida eterna con Dios y a ser discípulos.

La vida eterna que Dios nos regala por medio de su Hijo Jesús, el único camino al padre, aquel que cargó con los pecados de todos, aquel que nos libró en aquella cruz. ¿Cómo tomamos esa vida eterna? Conociendo a Dios, y a Jesús, nuestro salvador. Sigamos a Jesús, dejemos nuestros intereses terrenales, tenemos que dejar nuestra vida para que Jesús viva en nosotros. Seamos verdaderos discípulos de Jesús, buscando cada día ser como el maestro, aprendiendo más y más de su palabra y poniendo en práctica las enseñanzas de Cristo.

Porque de eso se trata el Cristianismo, ir yo detrás de Él, no ir Él detrás mío, sino que tengo que ir yo detrás de Él. Tengo que seguirlo, soy un discípulo, estoy para aprender y ser inspirado por Él, y para anunciar sus buenas nuevas.

Amén.-

Facundo Vanni

Facundo Vanni

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Soy un seguidor de Jesús, "común y corriente". Trabajo, estudio y otras cosas de la vida. Me encanta escribir. Por lo general escribo poesía y también me gusta pensar devocionales, reflexiones, predicaciones y demás formas de comunicar las verdades de Jesús.

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Facundo Vanni

Facundo Vanni

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Soy un seguidor de Jesús, "común y corriente". Trabajo, estudio y otras cosas de la vida. Me encanta escribir. Por lo general escribo poesía y también me gusta pensar devocionales, reflexiones, predicaciones y demás formas de comunicar las verdades de Jesús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *