Otra Perspectiva de las Pruebas

Las pruebas, el sufrimiento y las dificultades son cosas de la vida que todos, incluso los cristianos pasamos. La Biblia dice que “el sol sale para buenos y malos, y hace llover para justos e injustos” (Mateo 5:45). Que seamos hijos de Dios no quiere decir que no podamos pasar por pruebas. Que es que podemos estar seguros de que todo esta bajo el control de Dios, quien gobierna con soberanía sobre todo el universo. Esta no es una afirmación sencilla. Nosotros tenemos una perspectiva muy limitada de las situaciones que nos ocurren durante nuestra vida. Dios conoce todas las cosas y todo lo hace para cumplir sus propósitos divinos, pero nosotros no entendemos esos propósitos. Miremos por ejemplo la historia de José (Génesis 37-50):

  • Era el hijo preferido de su padre y todos su hermanos lo envidiaban.
  • Sus hermanos llegaron a pensar hasta en asesinarlo, pero terminaron vendiendolo como esclavo.
  • Luego como esclavo, fue acusado injustamente de acoso sexual y fue puesto en la cárcel por 13 años.
  • Luego de interprentar los sueños del panadero y el copero, pidió al copero que se acuerde de él, pero éste lo olvidó.
  • Por último luego de 2 años, Faraón manda a llamar a José para que interprete su sueño y José le muestra un plan para lograr evitar el hambre que vendría sobre toda la tierra.

En todo esto, la Biblia siempre aclara que “El SEÑOR estaba con José”. Dios nunca nos deja solos en nuestro sufrimiento. Además, José mismo reconoce la soberanía de Dios en todo lo que le pasó

Dios nunca nos deja solos en nuestro sufrimiento

ya que perdona a sus hermanos y les dice que fue Dios quien controló todos los eventos de su vida para que luego sea puesto como gobernador y así poder ayudar a su familia durante los años de hambre en toda la tierra. Tenemos que entender que Dios es soberano sobre todo lo que pasa. Es omniciente y omnipotente y no hay nada que pueda evitar que logre sus propósitos. Dios no puede ser sorprendido. El ordena todo lo que pasa. Y ahí esta el punto al que quiero llegar.

Cada vez que leo la historia de José, lo primero que hago es identificarme con José. Y esto no esta mal.

Cuando comprendemos la soberanía de Dios detras de todo lo que sucede es cuando podemos comenzar a ver las situaciones de otra manera.

Puedo aprender muchísimo del gran ejemplo de José y aplicar a mi vida todo lo que su historia nos enseña. Pero a veces limitamos el actuar de Dios a nuestra vida. Nuestro Dios actúa de forma personal en la vida de cada uno para salvación, pero hay casos en que las situaciones que pasamos, tienen como fin el actuar en las vidas de otras personas ¿Qué pasó con el copero? Por un malhumor de Faraón fue puesto en la cárcel por 3 días. Esto no fue casualidad. Nada de lo que
pasa es casualidad para Dios. El copero era parte fundamental de lo que iba a suceder, pero él no tenía ni la menor idea que iba a encontrarse con José en la cárcel y que iba a tener un sueño extraño que sería interpretado por él. Nosotros los lectores vemos el plan magistral de Dios detras de todo lo que ocurre, pero estas personas no sabían lo que estaba ocurriendo. Ellos estaban sufriendo injustamente sin saber que les depararía el mañana. El panadero fue ejecutado por orden de Faraón, el copero fue perdonado, pero ellos estaban en la cárcel sin saber lo que pasaría, con todos los temores y ansiedades que todos podemos tener en una situación tan horrible.

¿Y si la situación por la que estoy pasando en este momento tiene como propósito que Dios actúe en otra persona?¿Si el sufriemiento temporal de los hijos de Dios tiene como fin que otros conozcan el evangelio y sean salvos?

Cuando comprendemos la soberanía de Dios detras de todo lo que sucede es cuando podemos comenzar a ver las situaciones de otra manera. Con todo esto no quiero decir que el sufrimiento es menos doloroso o más fácil de llevar. Pero tenemos hermosas promesas que podemos obtener de todas estas historias:

  • Todo esta bajo el control de Dios (Génesis 50:20)
  • Dios es todopoderoso y omniciente, y nada puede detener sus propósitos (Mateo 10:29)
  • Los propósitos de Dios son de bendición para quienes le aman (Romanos 8:28)
  • Dios está con nosotros en medio del sufrimiento (Génesis 39:2-4)
  • Nuestro consuelo esta en el Señor y en el cielo ya no habrá más sufrimiento ¡Él mismo enjuagará nuestras lágrimas! (Apocalipsis 21:4)

Por más difícil que parezca, tenemos que confiar en Dios, en que todo lo que Él hace es para cumplir con sus propósitos, en nuestra vida o en la de los demás, y que estos son buenos para los que le amamos. Recorda que ni vos ni yo somos el centro de la historia, Dios lo es. La forma en que vivimos la vida cambia de forma radical cuando entendemos que todo lo que sucede es para la Gloria de Dios. La cruz del Señor es la mayor expresión de esto. Un acto terrible de maldad contra el Santo de Dios se transformó en la mayor expresión de su gloria, cumpliendose la justicia y el amor de Dios en el mismo lugar. Oro para que como Habacuc podamos decir:

Aunque la higuera no dé renuevos,
    ni haya frutos en las vides;
aunque falle la cosecha del olivo,
    y los campos no produzcan alimentos;
aunque en el aprisco no haya ovejas,
    ni ganado alguno en los establos;
aun así, yo me regocijaré en el Señor,
    ¡me alegraré en Dios, mi libertador!

El Señor omnipotente es mi fuerza;
    da a mis pies la ligereza de una gacela
    y me hace caminar por las alturas.

Habacuc 3:17-19 (NVI)

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *