¡Pablo a la Acción!

Uno de los pasajes que más me impactan en la biblia es aquel que se da a conocer en Hechos 26:15-18. Hablo sobre la conversión de Pablo. Por si no sabías, Pablo era un fuerte perseguidor de aquellos que se llamaban cristianos. Él estaba en contra de ellos por creer que eran una secta que iba contra los principios de la ortodoxia judía.

Pero un día, tuvo un encuentro que le marcó la vida. Y vamos directo al punto, te propongo analizar este pasaje por medio de las acciones que se van presentando: 

“15 Yo entonces dije: ¿Quién eres, Señor? Y el Señor dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues. 16 Pero levántate, y ponte sobre tus pies; porque para esto he aparecido a ti, para ponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto, y de aquellas en que me apareceré a ti, 17 librándote de tu pueblo, y de los gentiles, a quienes ahora te envío, 18 para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados.” (RVR) Te invito a que lo leas también en la versión NTV.

“¡Levántate, Yo me aparecí a ti!”

Jesús nos llama, nos dice “muchacho, muchacha, levantate, ¡dale! Ponete en acción”. Dejá de hacer lo que hacías, dejá de ir en contra mía. Yo te estoy frenando, basta, hasta acá. ¿Vas a seguir así? Recalculá, girá. Yo tengo otros planes para vos. Yo me tomé el trabajo de aparecerme a ti, yo Jesús, y te estoy dando la oportunidad de que te levantes, de que te pongas las pilas. ¡Pero ahora, sí, ahora!

“Yo voy a ponerte una tarea, voy a designarte”

Jesús te da un papel, un trabajo, una tarea, un propósito. ¿Nunca te preguntaste para qué estás en la tierra, para qué llegué? Dios quiere que seas algo, primero que él te quiere para él. Jesús te está buscando y ya pagó ese precio que nos impide estar con él.

Romanos 3:23 dice: “Por cuanto TODOS pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”. Hay un problema, el pecado nos separó, el pecado nos separa. Pero, ¡momento!, que esto sigue en Romanos  8:24: “Siendo justificados GRATUITAMENTE por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús”. ¿Gratuitamente?, ¿Gratuitamente? Efesios 2:9-10 afirma: “Porque por gracia son salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.”

Nadie recibe el regalo de la salvación por lo que hace, sino por creer que Jesús vino a morir en la cruz. Lo afirma Romanos 10:9: “Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo”.

Esto es para muchos que piensan que tienen que hacer cosas buenas para salvarse. ¡NO! Dios nos salvó no por las buenas obras sino para que hagamos buenas obras, que es distinto. Es por esto, que es bueno saber cuál es el propósito. Qué necesita Dios que hagamos. Cuál es nuestra misión.

“Serás mi testigo, vos deberás contarle”

Hay un énfasis aquí. Pablo fue llamado a dar a conocer el evangelio. Quizá no tengas el papel que tenga Pablo, pero tu misión, es que vayas y prediques, que anuncies el evangelio. Eso es para todos. De la forma que Dios te diga, predicando, cantando, actuando, limpiando, hablando, charlando, riendo, escribiendo, jugando, viviendo. Que tu vida anuncie el Evangelio de Cristo. Eso tenemos que lograr. 

Dios te designa, te guarda y te envía. Predicá, anunciá, ejemplificá, viví el Evangelio. Abrí ojos, llevá luz.

“Yo te libraré, te rescataré”

Podrías decir, -“pero, tengo miedo, recibo insultos, soy menospreciado, me da vergüenza hablar de Jesús.” Sin embargo, Jesús nos avisa  dice que él nos mantendrá libres y nos rescatará de la opresión. Pablo iba a recibir y recibió mucha oposición, mucha resistencia. Pero Jesús le decía de antemano, “NO TEMAS”, yo te voy a rescatar, yo voy a estar con vos.

“Yo te envío”

Si es Jesús el que nos envía, si es el mismo Jesús, aquel que dio su vida por nosotros, ¿podemos tener alguna duda? Si esto es de Dios, movete, levantate, ponete a vivir el Evangelio.

“Abrirás sus ojos y pasarán de la oscuridad a la luz”

¿Alguna promesa mejor? Jesús te está diciendo, “a través de lo que yo puedo hacer en vos, podemos ayudar a muchos a que crean en mí.” Sí, Dios no es egoísta ni pasa por alto a sus hijos. Él nos usa para llegar a muchos. Centrémonos en esta frase: Mateo 20:32-34: Y deteniéndose Jesús, los llamó, y les dijo: ¿Qué queréis que os haga? Ellos le dijeron: Señor, que sean abiertos nuestros ojos. Entonces Jesús, compadecido, les tocó los ojos, y en seguida recibieron la vista; y le siguieron.

¿Parecido? Jesús, abrí nuestros ojos. Ellos pasaron de la oscuridad a la luz, y le siguieron. No se quedaron ahí, lo siguieron. ¡WOW!

“Recibirán”

DIOS dará el perdón. Vos podés ser instrumento para que alguien se acerque a Jesús. A través tuyo, Jesús llegará a muchos corazones. No nos podemos imaginar las cosas que Dios nos tiene preparadas para aquellos que lo aman. Se necesita un corazón dispuesto, dado a Dios. Ese el secreto de vivir el Evangelio.

“Heredarán, yo les daré”.

Cada uno de los que recibimos a Jesús, tenemos un lugar destinado en el pueblo de Dios. Movete, levantate, ponete en acción.

¿Qué hacer entonces?

Basta de ser calienta banco, basta de ser cristianos inmaduros, ¡es ahora el tiempo! Lee la biblia, preocupate por conocer a Jesús, por tener una relación personal, por conocer tu propósito. Él espera tu corazón dispuesto para trabajar, y no te das una idea de lo que un corazón dispuesto logra. Dios te designa, te guarda y te envía, predicá, anunciá, ejemplificá, viví el Evangelio. Abrí ojos, llevá luz.

 

Mateo 5:14-16: “Ustedes son la luz del mundo […] dejen que sus buenas acciones brillen a la vista de todos, para que todos alaben a su Padre celestial.”

Piensen un segundo, ¿cómo viven el Evangelio, qué es el Evangelio para ustedes?

  • ¿Tenés algo que resolver que te separa de Jesús? Vení, vamos a orar juntos, tu carga será mi carga.
  • ¿Estás pasando alguna dificultad? Acá está mi hombro para ayudarte.
  • ¿Necesitás un abrigo? Tomá, acá está el mío.
  • ¿Tenés algún conflicto con alguien y eso no te deja relacionarte con Dios? Vamos, vamos a arreglarlo.
  • ¿Necesitás llorar para desahogarte? Lloraremos juntos. ¿Tenés algo de que alegrarte? Reiremos juntos.

El Evangelio es la Buena Noticia, el sacrificio, el amor de Jesús. 1 Juan 3:16: “Conocemos lo que es el amor verdadero, porque Jesús entregó su vida por nosotros. De manera que nosotros también tenemos que dar la vida por nuestros hermanos.”

No hay vida cristiana si no se vive el evangelio. No hay acceso a Dios sin conocer el evangelio. No se vive a Jesús, si no se lo anuncia. No hay salvación sin Jesús, sin esa Buena Noticia que vino a quitar los pecados del mundo y a recomponer nuestra relación con nuestro creador y padre Dios. Depende de vos, depende de mí, alcanzar y así responder al llamado de Dios. Empezar a movernos y ser luz para aquellos que necesitan que sus ojos sean abiertos.-

¡Amén!

Facundo Vanni

Facundo Vanni

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Soy un seguidor de Jesús, "común y corriente". Trabajo, estudio y otras cosas de la vida. Me encanta escribir. Por lo general escribo poesía y también me gusta pensar devocionales, reflexiones, predicaciones y demás formas de comunicar las verdades de Jesús.

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Facundo Vanni

Facundo Vanni

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Soy un seguidor de Jesús, "común y corriente". Trabajo, estudio y otras cosas de la vida. Me encanta escribir. Por lo general escribo poesía y también me gusta pensar devocionales, reflexiones, predicaciones y demás formas de comunicar las verdades de Jesús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *