Nehemías: Manos a la Obra

Dejamos la historia cuando Dios tocó el corazón del rey Artajerjes para que permitiera a Nehemías volver a Jerusalén y reconstruir la muralla (Nehemías 2:4-8). En todo esto Nehemías reconoció que tenía el favor de Dios y la soberanía de Dios sobre el rey de Persia (2:4-8). La tarea no iba a ser sencilla, ya que muralla se encontraba destruida, pero con la ayuda de Dios, se propusieron a construir.

En Nehemías 3 vemos como distintas personas del pueblo, con distintos oficios trabajan en la reconstrucción de los muros y las puertas de la ciudad.

Puertas de las murallas de Jerusalén
Puertas de las murallas de Jerusalén

De la edificación de estas nuevas murallas podemos ver:

  • La gran cantidad de familias de Judíos que colaboraron para llevar a adelante esta obra. Como iglesia podemos aprender que debemos trabajar todos juntos para cumplir la misión que Jesús nos encomendó. Así como Dios movió a Nehemías y los judíos a restaurar las murallas de Jerusalén, también quiere usar a la Iglesia para restaurar la relación con sus criaturas.
  • Los distintos oficios de todos los que colaboraban. Dios usa distintos roles y dones en su obra. Todos tenemos algún rol que cumplir y algún don que utilizar. Cristiano, Dios quiere usar tu vida para su obra.

Pero no es todo tan sencillo. Toda obra tiene oposición. En el capítulo 4 vemos como los pueblos vecinos comienzan a obstaculizar la restauración. Una vez más, la sorprendente actitud de Nehemías es un tremendo ejemplo para los cristianos. Se juntó con el resto de los judíos para orar y pedirle a Dios que quite todo obstaculo de la restauración (Neh. 4:4-5).

La obra de restauración de Dios es resistida por el Diablo y sus seguidores. Mientras Dios trabaja en restaurar nuestra vida, somos tentados por el enemigo y cuando caemos en pecado obstaculizamos la obra del Señor. El enemigo además resiste los intentos de la iglesia por predicar y extender el evangelio. Él no quiere que la relación entre Dios y los hombres sea restaurada. Sobre todas las cosas, no quiere que los hombres crean en Jesús y lo alaben. Es por eso que todo el tiempo esta tramando y maquinando contra la Iglesia del Señor. Pero cuando parece que las situaciones están en contra nuestra, podemos tomar valor en las palabras de Nehemías hacia el pueblo: “¡No les tengan miedo! Acuérdense del Señor, que es grande y temible…” (Neh. 4:14 b NVI). Esto mismo dijo el apóstol Pablo en su carta a los Romanos: “¿Qué diremos frente a esto? Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra?” (Romanos 8:31 NVI). La obra de restauración es llevada a cabo por el Espíritu Santo por medio de la predicación del evangelio, por lo tanto no hay obra del enemigo que pueda superar el poder de Dios. No debemos temer.

Por último, vemos cómo Dios usa a su siervo Nehemías para defender a su pueblo. Él sabía que Dios pelearía por ellos y se encomendaba en sus manos (Neh. 4:20), pero lo haría por medio de instrumentos humanos. Había puesto en Nehemías el talento de un gran líder y estratega. Infundía confianza en el pueblo de Dios por medio de sus discursos y planificaba la defensa y las guardias que se llevarían a cabo para poder sostener la restauración que Dios había comenzado. El pueblo montando guardia nos muestra una actitud que como cristianos tenemos que tener. Muchas veces caemos en tentación porque somos atacados sorpresivamente. El Señor Jesús nos dijo que debemos velar por su venida(Lucas 21:36). El apóstol Pablo también dijo que guardemos nuestra salvación con temor y temblor(Filipenses 2:12). Tenemos que estar siempre atentos, orando para no caer en tentación.

Tomate un tiempo para orar y reflexionar:

¿Estas sirviendo a en la obra de Dios?¿Estas comprometido en alguna iglesia local?¿Qué podrías hacer para servir al Señor?

Anota talentos, dones que Dios te haya dado. Es necesario que estés comprometido con una iglesia local. Es la única forma en la que vas a poder cumplir con el rol que Dios quiera asignarte. Los cristianos no tenemos roles fuera de una iglesia.

¡Tenemos el grandioso privilegio de ser usados por Dios para llevar a cabo su obra restauradora! En su amor le plació darnos un propósito, un papel en su historia ¡No temas el Señor es grande y temible!

Ora para que puedas aplicar todo lo que aprendiste a tu vida. Es el Señor el que produce ese cambio en nosotros. Ora para que Dios obre en tu vida. Ora también para que puedas enseñar todo lo que aprendiste a otras personas. Recordá que un discípulo de Cristo es un hacedor de discípulos.

¡Qué Dios te bendiga!

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

2 comentarios en “Nehemías: Manos a la Obra

    1. Hola Vanessa:

      ¡Muchas Gracias por tu mensaje! ¡Esperamos que sea de bendición para tu vida y que lo puedas compartir con otras personas para que el evangelio se difunda!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *