Nehemías 5 y 6: Un gobernador ejemplar

Ya avanzamos en la historia de Nehemías, un hombre que fue movido por la situación de su nación y por la pasión que sentía por la gloria de Dios(Si todavía no leíste los anteriores posts y queres interiorizarte en la serie podes hacerlo en los siguientes links: 1. Nehemías y un llamado a la oración, 2. Nehemías: Manos a la obra). La tarea de reconstruir las murallas de la ciudad no era nada fácil. Como gobernador Nehemías tendría que lidiar no sólo con cuestiones económicas, sino también sociales, oposiciones, etc.. Muchos de los judíos que volvían del exilio lo hacían en situación de pobreza y los más ricos se aprovechaban de esta situación. Es muy interesante cómo en estos capítulos seguimos viendo las oraciones relámpago de Nehemías mientras escribe (Neh. 5:19, Neh. 6:9, Neh 6:14). Eso nos muestra lo presente que estaba Dios en su vida.

Antes de seguir leyendo, te recomiendo que leas Nehemías 5 y 6. Podes hacerlo en Bible Gateway: Nehemías 5-6

Si queres analizar estos dos capítulos de forma individual, podes descargar la guía de estudio haciendo click en aqui: Nehemías: Un gobernador ejemplar

Cuanto más me meto en la historia de Nehemías, más me atrapa. Nehemías era verdaderamente un hombre impactante. Su historia es muy conmovedora. Su determinación es insperadora, pero sobre todo, su pasión por Dios y por los suyos es increíble.

Los israelitas pobres que llegaron del exilio van a pedir ayuda a Nehemías al comienzo del capítulo 5. Los nobles del pueblo exigían intereses por los prestamos que les hacían y los obligaban a venderse como esclavos a sus compatriotas. Nuevamente la reacción de Nehemías nos da mucho para aprender:

  • Se enoja muchísimo: Los cristianos tenemos una falsa enseñanza respecto del enojo. Esta es que los hijos de Dios no pueden enojarse. Esto no es así.  Es más, existe un tipo de enojo que es bueno. Dios puso en el hombre un sentido de justicia que no podemos evitar. Cuando vemos que se esta cometiendo una injusticia nos indignamos. Nos enojamos. Dios no prohíbe el enojo en su Palabra, aunque si hay ciertos límites. Debemos tardar en enojarnos(Salmos 103:8), debemos evitar la rápida reacción que lleva a la venganza y el pecado debido a nuestro enojo(Efesios 4:26 a, Romanos 12:19). Una vez que resolvamos la mejor forma de actuar, de acuerdo a lo que Dios nos pide ya sea perdonar, devolver bien por mal, debemos quitar nuestro enojo rápidamente (Efesios 4:26 b). Decir que un cristiano no debe enojarse es negar uno de los atributos de nuestro Dios, quien justamente esta enojado con los pecadores que han rechazado su divino amor y autoridad. El problema con nuestro enojo es que el pecado que esta en nosotros, nuestra carne, nuestra tendencia al mal, pervierte este enojo, dandonos deseos de venganza, de tomar asuntos en nuestras propias manos y en retribuir incluso de forma injusta a quien nos ofende. Este no es el caso de Nehemías, quien justamente se indignó por lo que los nobles del pueblo estaban haciendo sus hermanos menos favorecidos. Es por eso que los reprendió efusivamente, para que puedan corregir su mala conducta. Esto es en definitiva un acto de amor, hacia los pobres del pueblo y también hacia los nobles, para que puedan andar por el camino que corresponde
  • Desde su lugar, el decidió ayudar a aquellos que estaban necesitados: Cada uno de nosotros es llamado a ayudar a quienes más necesitan. En este mundo de gran necesidad material y espiritual, no podemos ser indiferentes ¿Sabías que más 1000 millones de personas viven en pobreza extrema(Esto es menos de 1 dolar por día)? Más de 2000 millones viven con menos de 2 dolares. Cuando vemos estos números, podemos cambiar nuestra forma de pensar acerca de las riquezas. A veces añoramos tener más dinero, más

    ¿Sabías que más 1000 millones de personas viven en pobreza extrema(Esto es menos de 1 dolar por día)?

    posesiones, sin embargo, para una gran parte de la población mundial podríamos considerarnos ricos. No estoy diciendo esto para que nos sintamos culpables. La idea de esto es poder abrir nuestros ojos a la gran necesidad. Ni hablar de la necesidad espiritual. En nuestro post anterior “La obligación hacia los no alcanzados” (que te invito a leer) vimos que hoy en día hay al menos 2000 millones de personas que no tienen el evangelio a su alcance. Lo que significa que lo más probable es que nazcan, vivan y mueran sin haber escuchado nunca las buenas noticias de salvación. Es por eso que cualquiera sea tu lugar, Dios puede usarte. Dios quiere que seas conmovido por estas personas, así como Nehemías fue conmovido por su nación en ruinas
  • Al exhortar a los nobles, Nehemías apeló a la reverencia a Dios ¿Pensaste alguna vez que cuando te comportas mal, haces que Dios nuestro Padre quede mal parado? Más adelante en los versículos 5:14-16, Nehemías cuenta que a diferencia de otros gobernantes, el no cargó al pueblo con impuestos ni los oprimió. Por temor a Dios no lo hizo. Acá vemos el secreto detrás de toda la sabiduría de Nehemías; como dice Proverbios 1:7 (NVI) “El temor del SEÑOR es el principio del conocimiento[…]”. El temor a Dios, ese respeto reverencial al Señor que hace que andemos en sus caminos. Nehemías era movido también por su pasión por la Gloria de Dios. Él quería que Dios sea glorificado, no burlado por sus acciones. El apóstol Pablo decía “hagan todo para la Gloria de Dios” (1 Cor. 10:31). La adoración a Dios debe ser nuestra motivación el fin último de cada uno de nuestros actos

Luego, en el capítulo 6, nuevas oposiciones aparecen a la obra de restauración. En este capítulo, la oposición toma otra forma: La del desanimo. Muchas veces vamos a ser desanimados por distintas personas a lo largo de nuestra vida. Mientras estemos cumpliendo nuestro ministerio, mientras realicemos buenas obras. Incluso miembros de nuestra propia Iglesia. Pero esto no debe afectarnos. Cuando esto ocurra, si nuestro corazón esta enfocado en servir a Dios, oremos como Nehemías: “Y ahora, Señor, ¡Fortalece mis manos!” (Neh. 6:9 NVI).

Luego quisieron tenderle una trampa a Nehemías para que entre en el Templo de Dios, lo cual estaba prohibido para él, ya que no era un sacerdote (Números 18:7). Es evidente que Nehemías tenía un claro conocimiento de la Palabra de Dios, para saber este tipo de cuestiones. Es por eso que se negó a entrar en el templo. Que importante es conocer la Santa Escritura. Nuestro deseo por ella debe ir creciendo a medida que vamos madurando en el Señor. Como vimos en nuestro post acerca de conocer la Palabra de Dios(Conocedores de la Palabra), 2 Timoteo 3:16 dice que “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia”. Me permití agregar un énfasis en la primer parte. Como dice David Platt, “TODA significa que también Levítico, Deuteronomio y Habacuc ¿Recordás lo que hizo Jesús fue tentado tres veces en el desierto por el Diablo? ¿De donde citó? De Deuteronomio. Imaginate si tu victoria espiritual esta semana dependiera de tu conocimiento de Deuteroniomio?”. Es fundamental, por lo tanto, conocer toda la Palabra de Dios.

Por fin en el versículo 6:15 la muralla se termina de construir. La obra de restauración de Dios estaba completada. Lo más maravilloso de toda esta obra es que es Dios quien recibe la gloria por esta obra. Nehemías podría haberse atribuido la gloria. El pueblo podría haberlo hecho. Pero la realidad es que era demasiado evidente que Dios los había ayudado, pues ellos mismos no eran más que unos exiliados que habían vuelto a su tierra. Debemos entender que la Gloria de Dios es el motivo principal de la creación. Es por eso que debe ser la razón de nuestra vida. Lo hermoso del evangelio es la forma en la que Dios decidió glorificarse: Salvando misericordiosamente y con poder a los pecadores, sacrificando a su único Hijo por nosotros. De esa forma comprobamos la bondad y el amor de Dios. Los cristianos somos beneficiados y disfrutamos de su gloria y lo vamos a hacer por toda la eternidad. Como dice John Piper en su lema: “Dios es más glorificado en nosotros, cuando nosotros más disfrutamos de Él”. Si nuestra pasión es el Señor y nuestro anhelo está en Él, Dios va a glorificarse en nuestra vida. Nehemías entendía esto y es mi oración que hoy puedas entenderlo vos también.

Señor, te ruego que estés despertando una generación apasionada por tu gloria. Que este apasionada por tu poder, por tu palabra, por conocerte cada vez más. Que nos apasione la adoración a tu nombre. Que no podamos tolerar el hecho de que tu nombre todavía no esta siendo alabado por toda lengua y nación. Que seamos movidos a llevar tu salvación a los pueblos de este mundo y que esa sea nuestra satisfacción. “El Señor es mi porción, por eso en Él espero”. Que tu nombre sea alabado por siempre mi Dios, te lo ruego en el nombre de Jesús mi salvador.

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *