“Estamos Orando”, la Antesala del Noviazgo

Toda persona en algún momento de su vida anda buscando su “media naranja”, es decir, esa persona especial con quien compartir el resto de su vida. Como hijos de Dios, entendemos que a su tiempo nos uniremos a aquella mujer u hombre (según corresponda) para ser uno a través del matrimonio.

“18 Después, el Señor Dios dijo: «No es bueno que el hombre esté solo. Haré una ayuda ideal para él». […] 24 Esto explica por qué el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su esposa, y los dos se convierten en uno solo.” (Génesis 2:18 y 24 NTV)


Sin embargo, no encontramos en la biblia menciones sobre etapas previas, como el noviazgo por ejemplo, pero nos parece prudente que este tiempo exista y que sea útil y de bendición para la vida de los novios. A raíz de esto uno de los pedidos que recibimos de nuestros lectores fue tratar una etapa aún anterior al noviazgo. Analicemos algunos puntos que como cristianos debemos contemplar:

El inicio

Cuando nos sentimos atraídos por otra persona del sexo opuesto y el sentimiento es mutuo solemos entrar en una etapa “pre noviazgo” con esa persona. Este momento también se lo suele llamar como “estamos orando” o “nos estamos conociendo”. En sí, este período de enamoramiento es uno de los más lindos y uno de los que más sentimientos revuelve en tu corazón. Pero también si no se maneja con la prudencia necesaria puede terminar siendo un mal momento.

Esta etapa tiene tres posibles consecuencias: formalizar un noviazgo con propósito a casamiento; evitar un noviazgo sin buen fin y que ambas partes entiendan que es lo mejor; evitar un noviazgo sin buen fin y que quede mal las cosas entre ambos.

Aclaración: Este mensaje está dedicado sólo al momento de la oración, cuando ya dos personas están en ese período sabiendo uno los sentimientos del otro y viceversa. No nos vamos a enfocar en los factores previos que generan planteos básicos antes de empezar una relación pero sí los mencionamos para tenerlos en cuenta, son tales como: las edades, los objetivos de vida (si estudian, trabajan o si no hacen nada o cómo quieren pasar la vida) si uno emocionalmente está preparado (si estoy dispuesto a pensar sólo en esa persona y en nadie más, si se pudieron cerrar historias pasadas o si lo hago para olvidar a otro), etc.
 

¿Cuál es el fin de esta etapa?

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es el fin por el cual nos metemos en esta aventura. Así como el noviazgo tiene su fin en el matrimonio, la etapa de oración debe tener como fin encontrar una respuesta de parte de Dios a la oración de ambos, que derive en un noviazgo sano y que apunte al casamiento. Si una de las dos partes no tiene esto claro, no se debe seguir.

Claves del momento de orar

“El Señor dice: «Te guiaré por el mejor sendero para tu vida;  te aconsejaré y velaré por ti.” (Salmos 32:8 NTV)

Lo mejor es que la oración empiece por uno mismo de manera anticipada. Uno sabe que a su momento necesitará de aquel complemento idóneo. Por eso no hay mejor principio que comenzar orando por aquella persona aún sin conocerla.

El tiempo de oración debe ser, justamente, de oración. Y el fin de la oración es saber si aquella persona es la que Dios quiere para mí, si será aquella con quien podré compartir el propósito divino para nuestras vidas. Eso es poner a Dios en primer lugar también. Puede ser cada uno por su lado como así también compartir un momento juntos de oración. Pero el objetivo tiene que ser bien claro.

Así también podrás observar cómo es la relación de esa persona con Dios. Si cree en el poder de la oración, cuál es su visión y cuáles son sus bases bíblicas.

“Quiero que nos veamos”

Las salidas grupales son un buen factor. Uno así puede ver cómo se relaciona esa persona con los demás, cómo lo es con sus amigos, cómo actúa sola y cómo te trata en público. Estas cosas son importantes tenerlas en cuenta. Además, esto permite generar una linda amistad, sin matices, y conocer mejor a aquella persona. Tratá de evitar mucho tiempo a solas, vos y la otra persona son justamente seres humanos y las tentaciones humanas son altas.

“Quiero demostrarle mis sentimientos de una forma especial”

Dar un beso anticipado puede trastornar todo. El contacto físico hace que uno empiece a condicionar sus sentimientos o pensamientos, dificultando así entender la respuesta de Dios a través de la oración. Por eso, cuando te estés conociendo con alguien, tratá de evitar el contacto físico sentimental (un beso en la boca, una caricia fuera de lugar, abrazos más que un abrazo, etc.) que hagan desviar tu foco. Los regalos de alto contenido emotivo también hacen que todo se distorsione. Evitá palabras de gran carga sentimental. Uno se está enamorando y un te quiero genuino es más sincero que palabras con forma de “amor”. Ya habrá tiempo para eso, y lo disfrutarás aún más.

La exposición

Evitá la exposición masiva. Uno se tienta muchas veces a mostrarse en público, o a expresarle su sentimiento de enamorado ante los demás, a subir una foto a las redes sociales o expresarlo por escrito y de forma directa. Recordá que todavía no son novios sino que el propósito es otro. Cuando nos exponemos, otra vez condicionamos nuestras decisiones.

El rol de los familiares

Uno no debería involucrarse con la familia del otro hasta que el noviazgo sea un hecho. Recordemos que estamos buscando una aprobación primera de Dios. Cuando entramos a la casa de la familia de la otra persona, volvemos a condicionarnos. Ojo, no estamos hablando de saltear a nuestros padres, ¡no! Siempre escuchá y respetá el consejo de tus padres, pero no es momento para presentaciones. Es momento para ver si aquello que sienten tiene finalidad en Dios.

“¡Seamos novios ya!”

Es importante que las personas se tomen un tiempo adecuado. Así como todo tiene su tiempo, es bueno que ambos se dediquen a conocerse, a ser amigos, a tratar de entenderse. Y como dije antes, a ver cómo interactúa el otro con los demás. No hay un tiempo específico de espera o de búsqueda, pero sí es importante que se genere una buena base. Hacer las cosas por apuro tiende al fracaso.

Repasemos

Errores:

  • No orar ni buscar la guía de Dios
  • Hacer las intenciones propias como de parte de Dios
  • Tener contacto físico.
  • Involucrar a las familias.
  • Apresurarse o adelantarse pasos.
  • Exponerse demasiado publicamente.
  • Querer empezar una relación para olvidar otra.

“»El corazón humano es lo más engañoso que hay, y extremadamente perverso. ¿Quién realmente sabe qué tan malo es? Pero yo, el Señor, investigo todos los corazones y examino las intenciones secretas. A todos les doy la debida recompensa, según lo merecen sus acciones».” (Jeremías 17:9-10 NTV)

Claves:

  • ¿Estamos preparados para iniciar una relación?
  • ¿Es aquella persona lo que quiero para mi vida?
  • Respetá los tiempos, analizá todo y orá a Dios, buscá su guía y consejo y preguntale qué piensa.
  • Sean amigos, lo mejor es conocerse en grupo.
  • Busquen guía y consejo espiritual de líderes o gente que sea de bendición para tu vida.

“Escuchen mi instrucción y sean sabios; no la pasen por alto.” (Proverbios 8:33 NTV)

Entonces…

…Es importantísimo que haya un respeto mutuo entre ambos. Que siempre se tienda a acordar las cosas, y no a imponerlas. Si ya en este tiempo no se pueden poner de acuerdo, se mantienen conceptos bíblicos distintos, etc, es una señal de alerta. Escuchá el consejo de tus líderes o tus referentes en la iglesia, a esas personas que Dios puso para enseñar y que ya pasaron por experiencias, aquellos que son centrados en Dios como para darte un consejo. No busques respuestas donde sabés que vas a escuchar lo que querés, sino donde esté la guía de Dios. Y siempre estate dispuesto a escuchar la voz de Dios y a saber que si dice “No” molestará pero es lo mejor, y si dice “Sí” ¡será genial! Pero no esperes una gran voz, cuando uno actúa correctamente, la respuesta se va dando a conocer. ¡Si nos centramos en Dios, nuestros fines serán buenos!-

Facundo Vanni

Facundo Vanni

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Soy un seguidor de Jesús, "común y corriente". Trabajo, estudio y otras cosas de la vida. Me encanta escribir. Por lo general escribo poesía y también me gusta pensar devocionales, reflexiones, predicaciones y demás formas de comunicar las verdades de Jesús.

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Facundo Vanni

Facundo Vanni

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Soy un seguidor de Jesús, "común y corriente". Trabajo, estudio y otras cosas de la vida. Me encanta escribir. Por lo general escribo poesía y también me gusta pensar devocionales, reflexiones, predicaciones y demás formas de comunicar las verdades de Jesús.

2 comentarios en ““Estamos Orando”, la Antesala del Noviazgo

  1. Excelente mensaje una vez más mis felicitaciones y gracias por responderme con tan maravillosa bendición fundamentada en el temor de Dios y su palabra, les bedigo grandemente en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Saludo fraternal desde Puerto Ordaz Venezuela.

    1. ¡Gracias por tus palabras Frank! Es una alegría para nosotros que podamos ser de bendición y que podamos, desde nuestro lugar, ayudarte con el tema que necesites hablar. Qué Jesús brille siempre, y su luz nunca se apague en nosotros. ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *