¿Qué Opina Dios del Noviazgo?

El noviazgo, tal y como lo conocemos ahora, no es mencionado nunca en la Biblia. Esto se debe a que el noviazgo que conocemos es una construcción social de nuestra cultura. Si vamos a otras culturas, como en la India, una gran cantidad de matrimonios se realizan de forma arreglada, por acuerdo entre los padres. Algo similar sucedía en los tiempos en los que fue escrita la Biblia. El noviazgo romántico es relativamente nuevo en la historia de la humanidad.

Al no estar mencionado en la Biblia, cometemos dos errores al encarar este tema:

  1. Creemos que está mal ponerse de novio
  2. A Dios no le interesa lo que hagamos mientras estamos de novio

Las dos visiones son incorrectas.

¿Está mal ponerse de novio?

Error. En nuestra cultura, el noviazgo por mucho tiempo fue un medio por el cual dos personas, hombre y mujer, se conocen y comienzan a compartir su vida, de forma que pueden ir viendo si pueden pasar el resto de sus vidas juntos en matrimonio. Actualmente esta visión está casi desvaneciéndose, ya que tenía implicancias cristianas en ella. La mayoría de los jóvenes ve hoy al noviazgo como un jueguito donde la idea es pasarla bien. Cuando con una de las personas dejó de pasarla bien, le da fin al noviazgo. En este sentido, este tipo de noviazgo es totalmente destructivo, pero no deja de ser una de las tantas manifestaciones del egoísmo y falta de amor que produce el pecado en nosotros.

Si nos movemos al ámbito cristiano, las cosas cambian. El noviazgo se define como una etapa en la cuál las personas cristianas se conocen para ver si Dios quiere que pasen el resto de sus vidas en matrimonio.

Considero que es prudente pasar una etapa de noviazgo antes del casamiento, ya que es una buena forma de conocerse y ver que tan compatibles son los propósitos de Dios en las vidas del potencial matrimonio. Ya que si actuamos impulsivamente, podemos estar siendo guiados por las motivaciones y los deseos equivocados, recordemos lo que dijo el Señor acerca de los deseos de nuestro corazón:

“Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, la inmoralidad sexual, los robos, los falsos testimonios y las calumnias. Éstas son las cosas que contaminan a la persona, y no el comer sin lavarse las manos.” Mateo 15:19-20 (NVI)

Además, podemos aprovechar el tiempo de noviazgo para obtener sabiduría y consejo de personas del Dios. Proverbios 11:14 dice que “el éxito depende de los muchos consejeros”. Si bien el pasaje habla de cómo dirigir una nación, creo que se puede aplicar a todo tipo de cosa que queramos emprender. Esto nos da tiempo de discernir cuál es la voluntad de Dios para nuestra vida.

No debemos perder de vista el objetivo de esta relación: Ver si la persona con la que estoy de novio es aquel con el que quiero pasar el resto de mi vida. No podemos jugar como las personas de este mundo. Este tipo de juegos ha causado graves daños en la vida de muchos jovencitos que pueden incluso decidir apartarse de la iglesia y perder así la oportunidad de conocer al Señor. Es por eso que debemos ser extra cuidadosos en el momento de encarar una nueva relación.

A pesar de todo esto, creo que la base para el verdadero éxito matrimonial es que ambas personas esten comprometidas con Dios. Es por eso que lo que la Biblia recomienda es que busquemos casarnos con personas que sepamos son hijos de Dios(2 Corintios 6:14). Podemos tomar este consejo para el noviazgo. El hecho de que queramos estar en una relación con alguien para quien Dios no es importante habla de cuán importante es Dios para nuestra vida, por eso, si notamos esto, debemos examinarnos a nosotros mismos y ver cuán importante es el Señor para nosotros.

¿A Dios no le importa lo que hago mientras estoy de novio?

Esto también es una visión incorrecta. A Dios le importa todo lo que nosotros hacemos. Él nos creó y por lo tanto debemos rendir cuentas de lo que hagamos. Estamos hechos a su imagen y en todo lo que hacemos lo estamos representando. Es por eso que es importante involucrar a Dios en nuestro noviazgo. Así como Dios forma parte de mi vida, debe formar parte de mi noviazgo. Algunas cosas a considerar entonces:

  • Es muy bueno que el crecimiento en relación con Dios acompañe al crecimiento de la relación de noviazgo. Debemos orar y leer la Biblia con nuestra pareja de forma regular
  • Debemos tener mucho cuidado con las tentaciones sexuales: Dios ordenó las relaciones sexuales para ser disfrutadas en el contexto del matrimonio, no del noviazgo. Toda actividad sexual fuera del matrimonio en la Biblia es tratada como inmoralidad sexual (porneia en griego) ¡De este tipo de cosas, las Biblia nos urge a huír! (1 Corintios 6:18-19). No sólo puede traer graves consecuencias, como embarazos no deseados, sino que es una ofensa al plan de Dios para el matrimonio
  • Debemos empezar a modelar nuestro noviazgo en vista al futuro matrimonio, tomando en menor medida los roles que Dios ordenó para los esposos en un matrimonio (Efesios 5:21-32). Por ejemplo, el novio puede tomar la iniciativa en cuanto a la oración y la Palabra, como parte del rol del esposo de presentar una esposa santa. También debe amar a su novia como Cristo ama a la Iglesia. La novia así mismo debe respetar a su novio, aunque no es el momento de someterse a su autoridad. El matrimonio es un reflejo del evangelio, es por eso que siempre debemos tratar seriamente el tema de como lograr un noviazgo que llegue a un matrimonio sano espiritualmente.

¿Qué pasa si mi noviazgo termina?

Es posible que un noviazgo cristiano termine y no en la forma de un matrimonio. En estos casos, lo más importante es que ambos esten de acuerdo en que esto es lo mejor para los dos, de acuerdo a la voluntad de Dios, por ejemplo, uno de los dos desea irse a vivir a otro país y el otro no.

Es importante que esta relación termine en buenos términos, como hermanos en Cristo, los involucrados deben seguir queriéndose en el Señor y reconocer que son sus distintos propósitos los que lo imposibilitan.

Puede que hayas decidido ponerte de novio por la razón equivocada. En estos casos también Dios puede obrar, ya sea para restaurar la relación o para terminarla de una forma en que el daño no sea el mayor.

Si estás en estos momentos pasando por esto, quiero que sepas que Dios tiene el control de todas las cosas. Nada se le escapa(Mateo 10:29-31), no se le escapa la muerte de un gorrión, mucho menos tu situación sentimental. El es un Dios soberano. Puede usar cualquier situación en tu vida para que la obra sea perfeccionada en vos y puedas llegar al conocimiento del Señor. Si sentís que pecaste, podes arrepentirte, no cometas el error de creer que Dios no te perdona. Esa es una mentira del Diablo. El Señor te espera con los brazos abiertos para perdonarte, para enseñarte como debes vivir.

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *