6 razones para confiar en lo que escribieron los apóstoles

Al momento de compartir el evangelio, las personas nos pueden hacer preguntas totalmente válidas y sinceras, como por ejemplo:

¿Cómo podemos confiar en lo que escribieron y predicaron los apóstoles de Jesús?

Como discípulos incluso nosotros mismos podemos llegar a preguntarnos este tipo de preguntas. El apóstol Pedro nos ordenó a siempre estar listos para defender nuestra fe(1 Pedro 3:15). Esta defensa de la fe se llama apologética. Se define como el “uso sistemático de información para defender una postura  o verdad religiosa”.

Hay varios argumentos que nos sirven para apoyar la veracidad del testimonio de los apóstoles:

  • No sólo ellos vieron a Jesús resucitado: Si leemos la Biblia vemos que no sólo los 12 vieron a Jesús resucitado, sino que también lo vieron más de 500 personas que lo habían conocido antes de su muerte (1 Cor. 15:3-8) de los cuales muchos seguían con vida en el momento en que Pablo escribió la carta. En otras palabras, Pablo quería decir “Si no me creen, hay más de 500 personas que les van a decir lo mismo que yo”
  • Todos los seguidores de Jesús abandonaron sus vidas, empresas, etc. por el evangelio: Pedro, Andrés, Juan y Jacobo tenían sus propias “empresas” familiares de pesca y las abandonaron. Mateo abandonó su oficio de cobrador de impuestos, con todos los beneficios económicos que le traía ese trabajo. Simón abandonó su carrera de Zelote, Pablo abandonó su fariseismo
  • Los discípulos dieron su vida por lo que habían visto: Este es un argumento muy fuerte. Nadie da la vida por una mentira, sabiendo que es mentira. Si los apóstoles inventaron la resurrección de Jesús, como algunos nos quieren hacer creer, no creo que hubieran muerto por defender esa mentira. Los mártires y los mentirosos no están hechos del mismo material. Ellos estaban totalmente convencidos y no podía dejar de predicar aquello que habían visto y oído (Hechos 4:20). De todos los apóstoles, sólo Juan no fue ejecutado, sino que fue desterrado y murió de anciano. Y no sólo los apóstoles murieron ejecutados, sino que muchísimos cristianos fueron martirizados durante los primeros tres siglos del cristianismo
  • Los discípulos no estaban locos: En parte esto se puede deducir por la cantidad de personas que vieron a Cristo resucitado. Es probable que 1 loco diga haber visto a un muerto. Es quizás más difícil que 5 se pongan de acuerdo. Ahora ¿más 500? Leamos las cartas de los apóstoles ¿Parecen escritas por personas que no estaban en su sano juicio? No lo creo. Más bien existe una armonía indescriptible entre todos sus escritos. Tal armonía sólo puede ser lograda por el Espíritu que los inspiró a escribir
  • La conversión del Apóstol Pablo: Pablo era un judío fariseo nacionalista que no podía tolerar a los cristianos. El cristianismo era blasfemia para él. Odiaba a los cristianos. Como fariseo no quería saber nada con tener contacto con personas no judías (gentiles en la Biblia). Era un hombre muy orgulloso de sus creencias y de su justicia (Filipenses 3:4-6). Pero todo cambio cuando se dirigía a perseguir a la Iglesia en la ciudad de Damásco. El Señor mismo se le apareció y su vida cambió para siempre. Jesús le ordenó llevar el evangelio a aquellas personas a las que él como judío consideraba inmundas. Pablo mismo cuenta su testimonio en las cartas. Es increible como un hombre que persiguío a la Iglesia de la forma en que él lo hizo se transformara en el mayor evangelizador de todos los tiempos. El hombre que detestaba a los gentiles terminó siendo quien los defendió ante los cristianos judaizantes. El hombre que llamaba a Cristo un blasfemo fue quien escribió la mayor parte del Nuevo Testamento. Tenía muchas cosas a las que aferrarse en lo material, pero dejo todo y lo consideró perdida (literalmente él lo llama “estiercol”). Esto no es algo normal. Sólo un encuentro sobrenatural con el Señor de señores puede ocacionar tan dramática conversión
  • Las diferencias que existen entre los evangelios: Muchos usan este argumento para desacreditar al Nuevo Testamento, pero en realidad, es una gran prueba de su veracidad. Cuando ocurre un accidente o delito y pedimos a los testigos su versión de los hechos, indefectiblemente vamos a encontrar diferencias. Esto se debe a que cada persona vive y experimenta un hecho de forma distinta. Unos tienen mayor facilidad para recordar detalles, otros tienen mayor memoria visual, etc.. Lo sospechoso es cuando todos cuentan la misma historia de la misma forma. Es ahí cuando el investigador experimentado puede suponer que esas personas se habían puesto de acuerdo para crear una mentira y decirla. La sinceridad con la que los evangelistas escriben, nos demuestra que las cosas que ellos dicen si ocurrieron y son dignas de confianza. Algunos hacen foco en algunas enseñanzas, otro más en los milagros, pero podemos confiar en que ellos estaban diciendo la verdad

Estos son algunos argumentos que sirven para defender nuestro mensaje al momento de predicar. La apologética es una herramienta útil, pero debemos saber que todos estos argumentos no son el evangelio. El evangelio es un mensaje, las buenas nuevas de salvación de Cristo. Éste es el mensaje que Dios quiere usar para que la gente sea salva. Debemos defender la fe, pero no cometamos el error de que podemos convencer a alguien con nuestros argumentos. Por muchos argumentos que usemos, sólo Dios, por medio del Espíritu Santo, puede resucitar a aquellos que estan muertos en su pecado. No hay mayor ilustración que cuando Dios manda a Ezequiel a predicar a un valle lleno de esqueletos.

La mano del SEÑOR vino sobre mí, y su Espíritu me llevó y me colocó en medio de un valle que estaba lleno de huesos. Me hizo pasearme entre ellos, y pude observar que había muchísimos huesos en el valle, huesos que estaban completamente secos. Y me dijo: «Hijo de hombre, ¿podrán revivir estos huesos?» Y yo le contesté: « Señor omnipotente, tú lo sabes.»

Entonces me dijo: «Profetiza sobre estos huesos, y diles: “¡Huesos secos, escuchen la palabra del Señor! Así dice el SEÑOR omnipotente a estos huesos: ‘Yo les daré aliento de vida, y ustedes volverán a vivir. Les pondré tendones, haré que les salga carne, y los cubriré de piel; les daré aliento de vida, y así revivirán. Entonces sabrán que yo soy el SEÑOR.’” »

Tal y como el SEÑOR me lo había mandado, profeticé. Y mientras profetizaba, se escuchó un ruido que sacudió la tierra, y los huesos comenzaron a unirse entre sí. Yo me fijé, y vi que en ellos aparecían tendones, y les salía carne y se recubrían de piel, ¡pero no tenían vida!

Entonces el SEÑOR me dijo: «Profetiza, hijo de hombre; conjura al aliento de vida y dile: “Esto ordena el SEÑOR omnipotente: ‘Ven de los cuatro vientos, y dales vida a estos huesos muertos para que revivan.’” » 10 Yo profeticé, tal como el SEÑOR me lo había ordenado, y el aliento de vida entró en ellos; entonces los huesos revivieron y se pusieron de pie. ¡Era un ejército numeroso!

Ezequiel 37:1-9 (NVI)

Que ilustración más poderosa. Por más argumentos que tengamos, sin el poder de Dios los muertos no pueden volver a vivir. Recordemos esto: Es importante defender a nuestra fe con argumentos de apologética cuando sea necesario, pero no intentemos “convertir” a nadie utilizándolos, más bien, prediquemos el evangelio y oremos para que Dios los haga nacer de nuevo. No dependamos en sofisticados argumentos, dependamos del poder de la Palabra y del Espíritu Santo.

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

2 comentarios en “6 razones para confiar en lo que escribieron los apóstoles

  1. Que mi salvador Cristo me perdone de mis pecados y me saque de la inmundicia deseo seguirle a Cristo por mi y por mi familia amen

    1. Hola Alfredo: Voy a estar orando por tu vida. Espero que puedas arrepentirte sinceramente de tus pecados y confiar en el Señor. El puede transformar tu vida. Espero que Discipulado Cristiano sea de bendición para tu vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *