Vivimos lo que no decimos

Este va ser un mensaje cortito, porque más que palabras requiere una reflexión personal. Muchas veces habrás escuchado la frase “Haz lo que yo digo pero no lo que yo hago”. La idea es que podamos ver esa frase desde otro punto. El enfoque suele darse a que uno dice lo que es correcto, lo que hay que hacer, pero no lo hace. De inicio su actitud es errónea, por lo tanto, es pecado. Ahora, vamos a decir lo mismo pero al revés.

En vez del planteo anterior, vamos a decir que muchas veces vivimos lo que no decimos. ¿Qué quiere decir esto? Aquí hacemos énfasis a nuestros actos en la vida.  Nuestro diario vivir a veces oculta grandes pecados o malas acciones que no son dichas. Es por esto que la pregunta central de esta reflexión es:

¿Podríamos poner nuestra vida como ejemplo de vida, como ejemplo de imitadores de Jesús?

Entonces ya no se trata de decir y no hacer, sino de que si podemos decir como ejemplo lo que hacemos. Muchos tenemos el “disco grabado” acerca de lo que tenemos que hablar, predicar o de lo que habría que hacer, pero no todos lo cumplen. Por empezar, los fariseos. Jesús los confronta y le dice al pueblo:

“«Los maestros de la ley religiosa y los fariseos son los intérpretes oficiales de la ley de Moisés. Por lo tanto, practiquen y obedezcan todo lo que les digan, pero no sigan su ejemplo. Pues ellos no hacen lo que enseñan. (Mateo 3:22-23 NTV)”

Repito, esto es decir y no hacer. Y siempre lo vemos así, predicamos pero no lo hacemos nosotros. Ahora, vamos a plantearlo al revés, si en vez de decir la teoría correcta dirías lo que haces, así con todos tus pecados, ¿serías ejemplo a imitar? No, claro que no.

Pero aún más negro es verlo desde el punto de vista siguiente: vivimos una vida que difiere mucho de lo que decimos. No hablo de decir y no hacer, sino de hacer y no decir, porque sabemos que si decimos lo que hacemos, estaríamos hablando de pecado, es decir, sabemos que lo que estamos viviendo es una vida de pecado, por eso no lo decimos o no lo damos como ejemplo. Entonces, hay algo que cambiar.

“Y sé tú mismo un ejemplo para ellos al hacer todo tipo de buenas acciones. Que todo lo que hagas refleje la integridad y la seriedad de tu enseñanza. Enseña la verdad, para que no puedan criticar tu enseñanza. Entonces los que se nos oponen quedarán avergonzados y no tendrán nada malo que decir de nosotros.” (Tito 2:7-8 NTV)

Si queremos cumplir el propósito de Dios en nuestras vidas y predicar el evangelio, debemos vivir lo que decimos, eso nos pone el compromiso de llevar una vida íntegra y justa a los ojos de Dios. Porque ya no se va a tratar de acciones de la biblia, sino de acciones que se reflejan en nuestro andar diario, porque nosotros estamos siendo imitadores de Jesús. Ese es nuestro objetivo.

“Así que quiten de su vida todo lo malo y lo sucio, y acepten con humildad la palabra que Dios les ha sembrado en el corazón, porque tiene el poder para salvar su alma. No solo escuchen la palabra de Dios; tienen que ponerla en práctica. De lo contrario, solamente se engañan a sí mismos.” (Santiago 1:21-22 NTV)

Leamos la biblia cada día y pongamos en práctica sus enseñanzas. Así una vez que hacemos lo correcto, podremos hablar de ello, y algún día, quizá, poder decir como el apóstol Pablo dijo, que sean imitadores de nosotros, porque nosotros imitamos a Jesús.-

Facundo Vanni

Facundo Vanni

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Soy un seguidor de Jesús, "común y corriente". Trabajo, estudio y otras cosas de la vida. Me encanta escribir. Por lo general escribo poesía y también me gusta pensar devocionales, reflexiones, predicaciones y demás formas de comunicar las verdades de Jesús.

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Facundo Vanni

Facundo Vanni

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Soy un seguidor de Jesús, "común y corriente". Trabajo, estudio y otras cosas de la vida. Me encanta escribir. Por lo general escribo poesía y también me gusta pensar devocionales, reflexiones, predicaciones y demás formas de comunicar las verdades de Jesús.

2 comentarios en “Vivimos lo que no decimos

    1. Hola Selva,
      Muchas gracias por tu comentario. ¡Esperamos poder seguir siendo de bendición para tu vida! ¡Ahora a ponerlo en práctica!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *