Paz y Gracia: Un Resumen de Efesios

Efesios 1:2 – Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo les concedan gracia y paz. (NVI)

Efesios 6:23-24 – Que Dios el Padre y el Señor Jesucristo les concedan paz, amor y fe a los hermanos. La gracia sea con todos los que aman a nuestro Señor Jesucristo con amor imperecedero. (NVI)

Es muy interesante analizar la manera en la que Pablo saluda inicialmente, y luego se despide, en su carta a los efesios. En general, leemos la salutación y la despedida medio rapidito, porque siempre es más o menos lo mismo, y parece que lo que se indica en ellas son cosas triviales. Es un error pensar de esa manera. Toda la palabra de Dios es inspirada por el Espíritu Santo, y Dios nos habla por medio de cada fragmento de ella. Por eso, a partir de este mensaje, quiero invitarte a que te animes a estudiar partes “poco populares” como lo son las genealogías, las descripciones de las travesías o los saludos. Siempre hay un tesoro escondido en esos fragmentos de la escritura, y Dios nos bendice cuando nos disponemos a descubrirlo.

En este caso, Pablo se despide de una manera similar a como saludo inicialmente. ¿Mera casualidad? ¡Por supuesto que no! Lo hace de esa manera porque, con dos simples palabras, está resumiendo todo el contenido de esta carta. Vamos a analizar esto…

  • Paz: La paz que nos es concedida por Dios, por medio de Jesús, es un tema que se toca a lo largo de esta carta en dos sentidos:
    • La reconciliación de los hombres con Dios: Este es el tema central de la Biblia. Dios, por su infinito amor, hizo la paz con nosotros por medio del sacrificio de Jesús en la cruz. Nosotros estábamos perdidos, muertos en nuestro pecado. No teníamos manera de salir de esa maldad que nos consumía y nos atrapaba. Sin embargo, Dios tomó la iniciativa y buscó redimirnos y hacer la paz con nosotros. Tuvo en bien acercarse a nosotros, y transformarnos en nuevas criaturas, que se dediquen a vivir para la gloria de su nombre. Siendo enemigos de Dios, fuimos reconciliados con él mediante la obra de Cristo, y a partir de entonces estamos en paz para con Dios. Nuestra fe nos es contada por justicia, y podemos acercarnos limpios y sin mancha delante de él. Dejamos de ser enemigos, para pasar a ser llamados amigos del creador.
    • La reconciliación de los hombres con los propios hombres: Por medio de Jesús, no sólo tenemos reconciliación con Dios; también pasamos a formar parte de una nueva sociedad de nuevas criaturas redimidas; pasamos a ser miembros de una misma familia en Cristo. Ya no existen divisiones de género, étnicas, sociales, culturales, ni ninguna otra, sino que pasamos todos a ser parte de un solo cuerpo de creyentes. Es por esto que la carta a los efesios es conocida por su gran énfasis en la unidad de la iglesia, el cual llega a su punto máximo en la primera mitad del capítulo 4. Ya fue tirado abajo el muro que nos separaba, y ahora podemos mirarnos unos a otros sin rencores, sabiendo que lo que nos une, es decir, nuestra fe en Jesús, es mucho más fuerte que cualquier otra diferencia que pudiera haber entre nosotros.

Y es importante destacar que esta paz sólo la podemos alcanzar considerando las dos palabras claves que la acompañan en la despedida de Pablo en la carta: el amor y la fe.

  • Gracia: Podemos tener paz con Dios y con la humanidad, pero no por nuestros propios méritos, sino porque se trata de un regalo de Dios. Nosotros estábamos perdidos en nuestra propia naturaleza pecaminosa; estábamos totalmente corrompidos por el pecado. Sin embargo, un día, la gracia de Dios se derramó sobre nosotros, sin que hiciéramos nada para merecer tal regalo. Fuimos beneficiados con el favor de Dios, y es por eso que ahora que creímos en él, debemos entregarnos a una vida de gozosa obediencia, recordando siempre de dónde nos sacó el Señor. No dejemos de dar gracias por la gracia que nos fue concedida.

Y en esto queda resumido el mensaje a los efesios: en que por gracia, Dios tuvo en bien en formar una sociedad santa; una sociedad apartada para glorificarle, y que se dedique a santificarse más día a día, al tiempo que camina por aquellas buenas obras que el Señor preparó de antemano.

¡Dios te bendiga!

Fede Sinopoli

Fede Sinopoli

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Jesús, busco cada día aprender un poquito más de él, disfrutando de esta aventura de vivir como hijos del creador. Me encanta que Papá me desafíe a hacer nuevas cosas para su gloria, y es un placer que podamos crecer juntos en el Señor mediante este blog.

More Posts

Comentarios

comentarios

Fede Sinopoli

Fede Sinopoli

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Jesús, busco cada día aprender un poquito más de él, disfrutando de esta aventura de vivir como hijos del creador. Me encanta que Papá me desafíe a hacer nuevas cosas para su gloria, y es un placer que podamos crecer juntos en el Señor mediante este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *