Viernes Santo: La pascua y la muerte de Cristo en la cruz

Hoy estamos recordando la gran obra redentora de nuestro Señor Jesús. ¿Está mal comprar un huevo de pascua entonces? Para nada, el chocolate es muy rico y los chicos se alegran cuando les llevamos regalos. Pero sería bueno que también nos tomáramos algunos momentos para reflexionar en lo que estamos celebrando en esta fecha.

¿Qué significa la palabra Pascua y que representa?

El término español «pascua» proviene del latín páscae, que a su vez proviene del griego πάσχα (pasja), una adaptación del hebreo פסח (pésaj), que significa ‘paso’.

Pésaj es una celebración que fue instruida por Dios al liberar a los hijos de Israel de Egipto.

En el Antiguo Testamento encontramos gran cantidad de símbolos y sombras de lo que había de suceder cuando el Señor Jesús fuera revelado. Esta festividad está muy ligada a nuestra pascua por el significado de esta liberación que obró Dios en su pueblo. En el antiguo testamento Egipto siempre esta relacionado a la esclavitud al pecado.

Nosotros como seres humanos que hemos pecado y caído de la gracia de Dios, somos como el pueblo de Israel esclavos de Egipto, que en el contexto espiritual representa al pecado. Dios instruyó la Pascua cuando estaba a punto de enviar la última y más terrible plaga a Egipto, la muerte de los primogénitos (Exodo 12). Esos días, Dios dió a los hijos de Israel una serie de instrucciones que debían seguir para que ninguno de sus hijos muera durante esa noche, también les dijo que a partir de ese día iban a realizar esa ceremonia durante todos los días para recordar la salida de Egipto y como Dios pasó por alto a los primogénitos de los hijos de Israel.

Si leemos las instrucciones que Dios les dió, vamos a encontrar muchos simbolismos que están relacionados con el sacrificio de Jesús:

  1. Cada familia tomará un cordero sin ningún defecto para sacrificarlo. Jesús es llamado el “Cordero de Dios” por Juan el Bautista(Juan 1:29), “Cordero Santo” que nunca pecó y su vida fue sin defectos
  2. El cordero debía ser de un año de edad. Esta es la plenitud de la vida del animal. Cuando Cristo murió de supone que tendría entre 30 y 33 años de edad, la plenitud de la vida de un hombre
  3. Se derramará la sangre y se marcarán los postes de las casas. Esto simboliza a quienes son salvos por el sacrificio, es decir, los que creen. El ángel destructor sólo entró a tomar la vida de los primogénitos de las casas que no habían pintado los postes con la sangre. Cuando creemos en el sacrificio sustituto de Cristo, somos marcados con su sangre y recibimos el Espíritu Santo como sello y garantía de nuestra salvación(Efesios 1:13-14)
  4. Debían asar el cordero, pero no quebrar ningún hueso. El fuego de la ira de Dios cayó sobre Jesús cuando padeció en la Cruz, haciéndolo maldicion por nosotros. Cuando quieren quebrarle los pies para terminar con la ejecución, pero al ver que ya estaba muerto no rompen ninguno de sus huesos(Juan 19:33-36)
  5. El cordero debía comerse: Nosotros no sólo creemos en el sacrificio de Cristo, sino que por la misma Fe, recibimos a Cristo en nosotros y nos alimentamos de sus palabras que son verdadera vida y alimento(Juan 6:53-55). Además debía de acompañarse de hierbas amargas y pan sin levadura. Esto les recordaba a los israelitas la amargura de la esclavitud en Egipto. Para nosotros simboliza lo amargo del arrepentimiento y nuestro compromiso de santificación

Estos son algunos de los puntos por los cuales nosotros decimos que Cristo es nuestra Pascua, es decir, nuestra liberación del pecado y de sus eternas consecuencias. Es hermoso que Dios haya dejado estas figuras en el Antiguo Testamento, que nos dan seguridad de que Jesús es aquel de quien hablaban los profetas, desde Moisés hasta Juan el Bautista.

El funcionamiento sacrificio expiatorio de Jesús fue introducido al pueblo hebreo desde la institución de la Pascua. Esta celebración era una figura de todo lo que iba a suceder en la Cruz. Jesús, Dios hecho hombre, el cordero Santo y sin mancha, se entregó voluntariamente para ser sacrificado y así satisfacer la justa irá de Dios. Al ser inocente de todo pecado, el Señor tomó nuestro lugar representando a toda la raza humana y siendo castigado para que todo el que crea en Él, no tengo que sufrir la ira infinita de Dios. Mediremos en este viernes santo y recordemos, con amargura la muerte de nuestro Señor, por lo que nuestro pecado le costó a Él. Pero también gocemonos, porque todo esto lo hizo por amor a nosotros. La muerte no lo pudo retener, el Señor resucitó y hoy reina por siempre. Porque el vive, nosotros los que confiamos en Él también viviremos.

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *