Los Cristianos y el Fútbol

La gran mayoría de los hombres cristianos, al menos en Argentina, tiene un punto débil a la hora de poner en obras aquello en lo que creen: el fútbol. Personas que son ejemplo y que tienen un testimonio intachable en casi cualquier ámbito de su vida, repentinamente se dejan llevar por sus impulsos carnales por un simple evento deportivo. ¡Y no sólo eso! Después del partido, escuchás excusas del tipo “es la pasión”, “es por la tensión del partido”, o como se dice muchas veces en mi país, “es el folclore del fútbol” (se refiere a todo el ámbito de pasión que rodea a este deporte, y que lleva, por ejemplo, a una hinchada a insultar a la otra). Parece que somos fieles a Dios en cualquier lado, salvo en la cancha de fútbol; ahí es donde nos sentimos con licencia libre para pecar. Me imagino cuando termine nuestra vida y lleguemos a la presencia del Padre, y le digamos que es verdad que pecamos, pero lo hicimos como parte del folclore del fútbol. Suena ridículo, ¿no?

En primer lugar, quiero ser claro con esto: si vos caes una vez tras otra en pecado cuando jugás al fútbol, sea porque te enojás, te peleás con los demás, insultás, etc, entonces el fútbol es algo que tenés que entregarle a Dios. Vos me dirás que es algo que te encanta, que amás este deporte, pero si no estás dispuesto a dejar de jugar por amor a Cristo, entonces estás amando esa actividad más que al Señor y no lo estás poniendo en primer lugar. Dejá de formar parte de estas actividades por un tiempo, dedicate a la oración y a la comunión con Dios, para que algún día puedas volver a jugar con una actitud renovada. Si Papá nos dio el fútbol, es para que sea un momento de disfrute entre amigos, y no una competencia “a muerte” donde todos terminan peleados con todos.

Ahora bien, en Argentina una frase que está muy ligada a este deporte es la de “poner huevo”. Me imagino que no en todos los países la usarán, por lo que para que tengas una idea, apunta a lo que es poner ganas en el partido y dejarlo todo en la cancha. Por ejemplo, quizás Messi sea un gran jugador, pero si tenemos que describir a alguien que “ponga huevo” en general usamos a gente como Mascherano, que si se tiene que tirar de cabeza para detener un avance rival lo hace sin dudarlo. La cuestión es que en este afán de dejarlo todo en la cancha, nos olvidamos de los valores que tenemos que mostrar como hijos de Dios, y eso nos lleva a actuar de formas que no debemos. Por eso, quiero mencionarte algunos puntos que te van a ayudar a entender de qué se trata “poner huevo” desde el punto de vista del Señor.

  • Poner huevo es ofrecerse para ser el primero en ir a atajar cuando nadie en el equipo quiere hacerlo. Es habitual que cuando no hay arquero en el equipo, se ataje un gol cada uno. Entonces, ni bien va a empezar el partido, todos luchan por ser el último en atajar. Dios nos llama a negarnos a nosotros mismos y a ser los primeros en hacerlo por amor a los demás.

Mateo 20:27-28 – Y el que quiera ser el primero entre ustedes deberá convertirse en esclavo. Pues ni aun el Hijo del Hombre vino para que le sirvan, sino para servir a otros y para dar su vida en rescate por muchos. (NTV)

  • Poner huevo es ser lo suficientemente humilde para que, cuando no haya arquero en el equipo, no me considere lo suficientemente bueno como para no ir nunca a atajar. Hay quienes por creerse mejores jugadores que los demás consideran que sólo los “peorcitos” tienen que hacerse cargo de ello. Pero Dios nos llama a considerar a los demás como mejores…

Filipenses 2:3 – No sean egoístas; no traten de impresionar a nadie. Sean humildes, es decir, considerando a los demás como mejores que ustedes. (NTV)

  • Poner huevo es reconocer cuando te equivocás, y no buscar siempre poner excusas y echar culpa sobre los demás.

Proverbios 28:13 – El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia. (RVR)

  • Poner huevo es no responder a un insulto con un insulto peor; no ir a patear más fuerte a ese que te fue fuerte en la jugada anterior.

Proverbios 15:1 – La blanda respuesta quita la ira; Mas la palabra áspera hace subir el furor. (RVR)

  • Poner huevo es saber controlar la fuerza con la que vamos a buscar la pelota; saber que no vale la pena golpear duramente al rival para recuperar una pelota.

Romanos 13:10 – El amor no hace mal a otros, por eso el amor cumple con las exigencias de la ley de Dios. (NTV)

  • Poner huevo es no recriminar al otro por todo lo que hace.

Mateo 7:5 – Primero quita el tronco de tu ojo; después verás lo suficientemente bien para ocuparte de la astilla en el ojo de tu amigo. (NTV)

  • Poner huevo es que, cuando haya jugadores de más, podamos ofrecernos para empezar como suplente, no esperando a que siempre salgan los demás.

Filipenses 2:4 – No busquéis vuestro propio provecho, sino el de los demás. (RVR1995)

  • Poner huevo es preocuparse si un rival se lastima, y no estar pensando en que se está perdiendo tiempo de juego para poder dar vuelta el resultado del partido.

Mateo 22:37-39 – “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente” Este es el primer mandamiento y el más importante. Hay un segundo mandamiento que es igualmente importante: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. (NTV)

  • Poner huevo es tenerse paciencia unos a otros, sabiendo que el otro puede tener una opinión diferente respecto a la mejor manera de obtener la victoria en el partido.

2 Tesalonicenses 3:5 – Y el Señor encamine vuestros corazones al amor de Dios, y a la paciencia de Cristo. (RVR)

  • Poner es poder disfrutar de los partidos, riéndose, amándose, fortaleciendo amistades y creando nuevas, dando testimonio Dios a aquellos que no lo conocen.

Efesios 2:10 – Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. (RVR)

Incluso cuando jugamos al fútbol tenemos que levantar bien alta la bandera de Jesús, y mostrar en la cancha sus enseñanzas y la manera en que él nos va moldeando y haciendo más parecidos a él día a día.

1 Corintios 10:31 – Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios. (RVR)

Que podamos aprovechar el fútbol como una herramienta para que muchos puedan conocer a nuestro Dios viendo las actitudes diferentes que mostramos al obedecer a aquel en el que creímos. Que podamos marcar la diferencia en este ámbito, y que el Señor se glorifique en nuestras vidas en cada partido.

¡Dios te bendiga!

 

Fede Sinopoli

Fede Sinopoli

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Jesús, busco cada día aprender un poquito más de él, disfrutando de esta aventura de vivir como hijos del creador. Me encanta que Papá me desafíe a hacer nuevas cosas para su gloria, y es un placer que podamos crecer juntos en el Señor mediante este blog.

More Posts

Comentarios

comentarios

Fede Sinopoli

Fede Sinopoli

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Jesús, busco cada día aprender un poquito más de él, disfrutando de esta aventura de vivir como hijos del creador. Me encanta que Papá me desafíe a hacer nuevas cosas para su gloria, y es un placer que podamos crecer juntos en el Señor mediante este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *