La Iglesia Invisible

Cuando queremos saber si uno de nuestros hermanos en Cristo va a asistir al culto de adoración, por lo general le hacemos la siguiente pregunta: ¿Vas a ir a la Iglesia este fin de semana? Solemos confundir a la Iglesia con el edificio donde nos reunimos para adorar a Dios. La realidad es que en la Biblia, cada vez que se habla de la Iglesia o las Iglesias, se trata siempre de un conjunto de personas. La palabra griega ekklesia es la que se traduce al español como iglesia y quiere decir: “Los llamados hacia afuera”. Esto es porque fuimos llamados por Dios fuera del mundo y no pertenecemos a él(Juan 15:19). Como Iglesia, somos el cuerpo de Cristo y lo representamos ante un mundo que no lo conoce. Sin embargo, la Iglesia no siempre ha reflejado lo que implica ser “los llamados hacia afuera”.

Agustín de Hipona, uno de los más grandes teólogos de la historia del cristianismo, dijo que la Iglesia es un cuerpo mixto. De acuerdo con la parábola de la cizaña y el trigo del Señor Jesús, la Iglesia está formada por verdaderos creyentes(trigo) y falsos creyentes(cizaña). Esto podemos verlo también en la advertencia que Jesús dio en el sermón del monte, respecto de los falsos creyentes: “Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios e hicimos muchos milagros?” Entonces les diré claramente: “Jamás los conocí. ¡Aléjense de mí, hacedores de maldad!”.(Mateo 7:22-23 NVI).

Es por este motivo que Agustín diferenciaba a la iglesia visible de la iglesia invisible.

Iglesia- Visible vs. Invisible

La Iglesia visible, según Agustín, era el conjunto de personas que son miembros de una iglesia local/institucional. La iglesia invisible es la Iglesia de Cristo, conformada íntegramente por verdaderos creyentes que han nacido de nuevo.

Dentro de la Iglesia visible podemos encontrar creyentes(C) y también no creyentes que son miembros de la institución(A). Es por eso que muchas veces la Iglesia ha fallado en representar a Cristo, porque una parte considerable de los que pertenecen a la institución, en realidad no son creyentes. Con esto no quiero decir que los verdaderos creyentes no pueden fallar, por supuesto que pueden. El hecho de que formen parte de una institución compuesta por no creyentes aumenta sus probabilidades de fallar. Es por eso que las Iglesias institucionales deben buscar purificarse por medio de la disciplina, aunque Cristo advirtió de no ser demasiado severo, ya que tratando de quitar la cizaña, podríamos estar dañando también al trigo.

La Iglesia invisible está conformada por todos los creyentes y en su gran mayoría, se encuentra dentro de la Iglesia visible(C). Nosotros estamos limitados por lo que nuestros ojos ven, es por eso que no podemos muchas veces diferenciar a un cristiano de un no cristiano, pero esto no es lo mismo para Dios. Él si puede y sabe quienes son verdaderamente sus hijos y quienes no lo son. Él sabe exactamente quien pertenece a la Iglesia y quienes son sólamente miembros de una institución local. En nuestro gráfico también vemos que puede haber verdaderos cristianos que no son miembros de ninguna Iglesia institucional. Agustín decía que esto es posible. Por alguna variedad de motivos, un verdadero cristiano puede no ser miembro de ninguna Iglesia. Por ejemplo:

  1. En un contexto de alta persecución, un cristiano puede no encontrar una Iglesia a la cual afiliarse
  2. Personas que se convierten al borde de la muerte no tienen tiempo de afiliarse a ninguna Iglesia. El ladrón que fue crucificado junto con Cristo, creyó justo antes de morir. A pesar de no haberse afiliado a ninguna Iglesia, nadie puede dudar que pertenece a la Iglesia verdadera
  3. Personas que han dejado sus responsabilidades como cristianos como consecuencia de su frustración con la iglesia institucional. Debemos saber que esto es una transgresión al mandato del Señor Jesús. El instituyó la Iglesia visible, es por eso que, si estamos en esta situación, nos afiliemos a una Iglesia donde el evangelio sea predicado y donde podamos tener comunión con hermanos en Cristo(Hebreos 10:25)
  4. Nuevos cristianos que aún no saben que deben afiliarse a una Iglesia local
  5. Creyentes disciplinados que han sido excomulgados. Según lo enseñado por el Señor Jesús, el proceso de disciplina descrito en Mateo 18:15-20 dice:
    1. Si un hermano peca contra otro. El ofendido debe ir a solas a hacerle ver su falta, para buscar reconciliación
    2. Si no hace caso, el ofendido debe llevar algunos testigos para que ayuden a resolver el problema
    3. Si aún no hace caso, debe llevar el caso ante toda la Iglesia, para que se arrepienta
    4. Si después de todo esto sigue si arrepentirse, la Iglesia debe tratarlo como un incrédulo o renegado

Si una persona cometió un pecado escandaloso y es excomulgada, puede que entonces se arrepienta y pueda volver a la comunión de la Iglesia, ese es el propósito de la excomunión, la restauración de los cristianos y la purificación de la Iglesia. Recordemos nuevamente que no debemos ser severos en la disciplina, sino siempre tratar a los hermanos con amor y buscar siempre la restauración de su comunión con los hermanos.

Estás explicaciones acerca de la Iglesia han sido de gran edificación para cristianos a lo largo de toda la historia del cristianismo. Esperamos que pueda ayudarte a vos también a poder conocer más acerca de esta institución creada por Cristo.

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *