Una Cuestión de Supervivencia

¿Cuándo fue la última vez que comiste? ¿Hace un par de horas? ¿Hace 1 día? Apuesto que probablemente hayas estado muy ocupado. Quizás hayas trabajado 9 o 10 horas. Quizás fuiste al colegio y después fuiste a hacer alguna actividad extra curricular, como ingles, fútbol o natación. Nuestras vidas son muy vertiginosas en estos últimos días, y parecería que el tiempo no alcanza para nada. Pero hay algo que no podemos dejar de hacer: Comer. La comida es esencial para nuestra actividad diaria. Necesitamos comer entre 3 o 5 veces por día para tener las energías necesarias para llevar a cabo nuestra ocupada agenda ¿Alguna vez dejaste de comer por no tener tiempo? Es probable que alguna vez te hayas salteado una comida porque no podías llegar con una tarea o un estudio. Quizás hay días en los que no comes saludablemente, por el hecho de comer algo rápido para poder seguir trabajando. Pero en general, nos tomamos nuestro buen tiempo de comida durante todo el día, después de todo, el cuerpo lo necesita ¿Y qué hay de nuestra alma?¿Necesita ser alimentada? Miremos lo que dice la Biblia:

No sólo de pan vive el hombre, sino de todo lo que sale de la boca del SEÑOR

Deuteronomio 8:3b (NVI)

Los cristianos sabemos que la Biblia dice esto. Muchos de nosotros recordamos cuando Jesús estaba en el desierto siendo tentado por Satanás y Jesús le contesta con éste versículo. Si la Palabra de Dios es tan necesaria para la vida como el alimento mismo. ¿Por qué usamos de excusa la falta de tiempo al momento de leer la Biblia?

Hermanos, debemos darnos cuenta que el problema no es la falta de tiempo, sino nuestra condición espiritual. La Palabra de Dios es espiritual y nosotros, que estábamos muertos espiritualmente antes de llegar al Señor (Efesios 2:1), tenemos que reconocer que las cosas espirituales no nos atraen. Pero en su gracia, Dios comienza a obrar en nosotros, y a medida que leemos la Palabra, vamos encontrándole el gusto. ¡No debemos poner excusas como: “Tengo mucho para estudiar” o “Estoy todo el día corriendo”! Tenemos que ser capaces de encontrar un momento para pasar con la Palabra de Dios.

Debemos arrepentirnos de la falta de importancia que le damos a la lectura de la Palabra y creer que es necesaria para el sustento diario de nuestra alma ¡No te dejes engañar! Cuando no pasamos tiempo a diario con la Palabra de Dios, le damos lugar a que otras personas que la distorsionan nos llenen de ideas, enseñanzas e interpretaciones que no son correctas. Recordá lo que le dijo Satanás a Eva en el jardín del Edén:

¿Es verdad que Dios les dijo que no comieran de ningún árbol del jardín?

(Genesis 3:1 NVI)

Dios no les había dicho eso. Les había dicho que no comieran del fruto del arbol de la sabiduría entre el bien y el mal. Pero Satanás siempre busca retorcer la Palabra de Dios. Hay que tener muchísimo cuidado con lo que escuchamos acerca de la Palabra de Dios. Lo mejor que podemos hacer es pasar tiempo a diario con Ella para poder conocerla por nosotros mismos y no ser engañados.

Es mi oración que el Espíritu Santo esté renovando tu entendimiento hoy para que puedas entender que esto de leer la Biblia no es una cuestión de gustos, preferencias, edificación propia u obtención de sabiduría; ¡Es una cuestión de supervivencia!

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *