¿Por qué Moisés no entró a la tierra prometida?

En la historia del éxodo de Israel desde Egipto hacia la tierra de Canaán, encontramos diferentes situaciones en las cuales Dios recibe quejas y críticas de parte del pueblo por la falta de comodidad que tenían que atravesar. Ellos constantemente decían que preferían volver a ser esclavos antes que seguir caminando en esas circunstancias, mostrando una clara falta de fe en las promesas de Dios. Es en medio de todos estos comentarios que encontramos dos situaciones muy parecidas que tuvieron resultados ampliamente diferentes. En ambas, el inconveniente se presenta cuando los israelitas se quejan porque no tienen agua para beber ni ellos ni sus ganados. Moisés se acerca al Señor buscando su misericordia, y en los dos casos las instrucciones tienen que ver con sacar agua de una piedra, aunque hay algunas diferencias que no debemos pasar por alto…

Veamos el mensaje sobre Cristo que se esconde detrás de estos pasajes…

Éxodo 17:5-6 – —Adelántate al pueblo —le aconsejó el Señor — y llévate contigo a algunos ancianos de Israel, pero lleva también la vara con que golpeaste el Nilo. Ponte en marcha, que yo estaré esperándote junto a la roca que está en Horeb. Aséstale un golpe a la roca, y de ella brotará agua para que beba el pueblo.

Así lo hizo Moisés, a la vista de los ancianos de Israel. (NVI)

Este primer pasaje lo encontramos al comienzo del éxodo de Israel. Recién acababan de cruzar el mar Rojo mediante un inmenso milagro de parte de Dios, pero las dudas comenzaban a brotar con cada paso que daban hacia la tierra prometida. Ante la falta de agua, las que quejas no tardan en aparecer. Moisés consulta al Señor qué hacer respecto a esta situación. Es entonces cuando recibe la instrucción de golpear la roca para que de ella brote el agua con la que todo el pueblo quedaría saciado.

Números 20:8-12 – «Toma la vara y reúne a la asamblea. En presencia de ésta, tú y tu hermano le ordenarán a la roca que dé agua. Así harán que de ella brote agua, y darán de beber a la asamblea y a su ganado.»
Tal como el Señor se lo había ordenado, Moisés tomó la vara que estaba ante el Señor. Luego Moisés y Aarón reunieron a la asamblea frente a la roca, y Moisés dijo: «¡Escuchen, rebeldes! ¿Acaso tenemos que sacarles agua de esta roca?» Dicho esto, levantó la mano y dos veces golpeó la roca con la vara, ¡y brotó agua en abundancia, de la cual bebieron la asamblea y su ganado!
El Señor les dijo a Moisés y a Aarón: «Por no haber confiado en mí, ni haber reconocido mi santidad en presencia de los israelitas, no serán ustedes los que lleven a esta comunidad a la tierra que les he dado.» (NVI)

Más adelante en el tiempo, la situación se repite. Esta vez, el problema es causado por la nueva generación de israelitas. Ya habían quedado atrás los tiempos de recibir la ley en el Sinaí, del rechazo al ingreso a la tierra en Cades y los cuarenta años de vagar por el desierto. Sin embargo, las actitudes no habían variado demasiado pese a todo lo acontecido. Encontramos a los israelitas rezongando por las mismas circunstancias que al comienzo de su periplo. Una vez más, Moisés consulta a Dios qué hacer al respecto. Las instrucciones fueron similares a las que había recibido cuarenta años atrás, en el sentido de que ambas involucraban que el agua saliera de una roca, aunque vemos algunas diferencias importantes:

  • Esta vez, Moisés no debía actuar solo, sino que debía hacerlo junto a su hermano, Aarón.
  • La piedra no debía ser golpeada, sino que ambos debían ordenarle que diera agua.
  • No se les da ninguna instrucción sobre una reprimenda al pueblo por su incredulidad.

Las tres instrucciones fueron violadas por Moisés de la siguiente manera:

  • Aarón sólo participó a la hora de reunir a la asamblea, pero no tomó parte al ordenar a la roca. Moisés tomó para sí el control de la situación.
  • Moisés, en lugar de hablar a la roca, le da dos golpes.
  • Moisés emite una reprimenda para el pueblo y se otorga para sí capacidad de sacar agua de la piedra.

Los hermanos que lideraban a Israel quedarían marcados por este error, ya que por su desobediencia no entrarían en la tierra prometida.

Siempre me resultó curioso este pasaje. Si bien está claro la desobediencia de parte de Moisés a la instrucciones de Dios, parece un castigo excesivo que se le prohíba entrar a la tierra por la cual luchó con tanta fidelidad durante muchos años. ¿Qué tal si Moisés había entendido mal y simplemente se había tratado de un error, y nunca había tenido la intención de desobedecer a Dios? ¿Tan grave era esta situación? Si al final sacó agua de la piedra igual… ¿por qué? ¿por qué? ¿por qué?

La realidad es que hay un motivo mucho más profundo por el cual Dios decidió castigar a Moisés de esta manera, y lo encontramos analizando el significado de la roca. Reiteradas veces en el nuevo testamento, es a Jesús a quien se le llama usando este sustantivo (Efesios 2:20, Lucas 20:17, Hechos 4:11, 1 Pedro 2:6). Siendo así, esta vivencia del pueblo de Israel es una nueva sombra del Mesías que vendría.

En el pasaje de éxodo, vemos como el pueblo se queja directamente contra Dios por haberlos abandonado. Moisés así lo reconocía diciéndoles “por qué provocan al Señor” (Éxodo 17:2). Revelarse en contra de la autoridad establecida por Dios es justamente revelarse contra él. Israel estaba juzgándolo directamente y el Señor decidió bajar la cabeza y aceptar ese juicio. La vara representa el castigo por haber cometido una ofensa, ya que en aquel tiempo se utilizaba para emitir juicio sobre quienes violaban alguna ley. Entonces, lo que entendemos de este pasaje es que Dios aceptó ser juzgado por su propio pueblo, para que pudieran tener vida por medio del agua que brotaría de esa roca. Es decir, toda esta escena señala a Cristo siendo crucificado inmerecidamente por los pecados de toda la humanidad. Eso es lo que representa el golpe de la roca.

El problema que hallamos en el pasaje de Números es que Moisés vuelve a golpear la roca cuando debía hablarle. ¡Este fue un error terrible! La roca, que es Cristo, debía ser crucificado una vez y para siempre para el perdón de todos los pecados de aquellos que creyeran en él, y no más. Es por eso que la desobediencia de Moisés fue mucho más grande de lo que se puede observar superficialmente.

Que a partir de este pasaje podamos recordar y honrar a aquel que se humilló a sí mismo por todos nosotros, recibiendo el juicio de una humanidad descarriada, para que creyendo en su sacrificio podamos volver a acercarnos al Señor.

¡Dios te bendiga!

 

Fede Sinopoli

Fede Sinopoli

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Jesús, busco cada día aprender un poquito más de él, disfrutando de esta aventura de vivir como hijos del creador. Me encanta que Papá me desafíe a hacer nuevas cosas para su gloria, y es un placer que podamos crecer juntos en el Señor mediante este blog.

More Posts

Comentarios

comentarios

Fede Sinopoli

Fede Sinopoli

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Jesús, busco cada día aprender un poquito más de él, disfrutando de esta aventura de vivir como hijos del creador. Me encanta que Papá me desafíe a hacer nuevas cosas para su gloria, y es un placer que podamos crecer juntos en el Señor mediante este blog.

7 comentarios en “¿Por qué Moisés no entró a la tierra prometida?

  1. cada dia aprendo mas de la palabra que es el berbo tenia esa inquietud cual fue la desobediencia de moises y por que no llego a la tierra profetisada

  2. No creo que Dios se humille ante su pueblo, y no por que no pueda ser siervo, por algo lavó los pies a sus discipulos. Sino que la humillación es sentirse menos delante de alguien y nunca, nunca Dios será menos o se sentirá menos que el hombre. Sé que tuvo todas las buenas intenciones en su comentario pero deberia tener más cuidado en sus comentarios

    1. Hola Gilberto,
      La idea con que puse esa frase es una referencia implícita a Filipenses 2, pasaje en el cual se nos habla de que Dios, en la persona del Hijo, se humilló a sí mismo tomando forma de hombre y siendo juzgado por la humanidad. En ese sentido, siendo que la roca representa a Cristo, encontramos latente el tema de la humillación. Así como la roca del pasaje recibió el golpe, Cristo recibiría el golpe de parte de la humanidad.
      Quizás no fue la forma más clara de expresar esto en el artículo, pero a esto es a lo que hacía referencia. Veré de editarlo para expresarlo de una manera más clara.
      ¡Gracias por tu comentario!

  3. Muy buen artículo, con referencias y un lenguaje claro y conciso, que me ha ayudado a entender el porqué de Moisés. Muchas gracias por compartirlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *