Cuando Dios te saca algo que amás

¿Sufriste una pérdida importante en este último tiempo? Sea que tuviste que separarte de una persona que querías, o que perdiste cierto trabajo, ciertos bienes materiales o cualquier otra cosa que te venga a la mente, entonces Dios tiene un mensaje para vos por medio del profeta Ezequiel.

Para que entendamos mejor este mensaje es importante que analicemos el contexto en el que se dio todo. Ezequiel fue contemporáneo a Daniel y a Jeremías. Él llevó a cabo su ministerio en Babilonia, entre el pueblo que había sido llevado en las primeras instancias de la deportación; Daniel hablaba de Dios en la misma región, pero en el entorno del palacio. Por su parte, Jeremías formaba parte del grupo que había quedado en Judá, bajo el reinado de Sedecías, un rey impuesto por el propio Nabucodonosor con el fin de tener controlada aquella región. El problema es que este rey decidió dejar de pagar tributo a Babilonia, revelándose contra el imperio que dominaba gran parte del mundo conocido. Esto llevó a que el enorme ejército babilónico sitiara la ciudad de Jerusalén, comenzando así el período en el cual Jeremías escribe su libro Lamentaciones.

Durante sus primeros capítulos y hasta el 24, vemos a Ezequiel anunciando la ruina que le esperaba a la ciudad de Jerusalén. Es en este capítulo, justo en la mitad de sus 48 capítulos, en el cual llegamos a un punto de inflexión en esta historia. La vida del profeta cambiaría para siempre a partir de entonces. Leamos…

Ezequiel 24:15-18 – Y vino a mí la palabra del Señor: “Hijo de hombre, voy a quitarte de golpe el encanto de tus ojos; pero no te lamentarás, ni llorarás, ni correrán tus lágrimas. Gime en silencio, no hagas duelo por los muertos; átate el turbante, ponte el calzado en los pies y no te cubras los bigotes ni comas pan de duelo.” Hablé al pueblo por la mañana, y por la tarde murió mi mujer; y a la mañana siguiente hice como me fue mandado. (NBLH)

Sinceramente, cuando leí este pasaje sólo pude decir una cosa: “¡No puede ser verdad!”. ¿Por qué le pasó esto a Ezequiel? ¡Es terrible! ¡Horrible! ¡Desolador! ¡Inentendible e inadmisible! Dios se le presentó un día y dijo que le quitaría “el encanto de sus ojos”. No creo que el profeta haya entendido en ese momento a qué se refería el Señor con esa frase. Quizás habrá pensando que quedaría ciego, o que le pasaría algo a su vista, o que la tierra en la que se encontraba perdería todo su encanto. No lo sabemos, aunque si tengo que jugármela por una opción, casi que podría decir con seguridad que Ezequiel no comprendió del vamos qué era lo que Dios se traía entre manos. A pesar de todo, y como tantas veces lo había hecho, siguió adelante. Se levantó en la mañana y le habló al pueblo, continuando con su ministerio. Sin embargo, pronto llegaría la tarde, y con la tarde la tragedia: La muerte de su esposa.

Podemos entender que ella no estaba enferma, ni a punto de morir por alguna causa concreta, ni nada por el estilo, en el hecho de que Dios haya anunciado que “de golpe” le sería quitada a Ezequiel, dando una idea de que sería de forma inesperada. Entonces, llegamos a la conclusión de que “el encanto de sus ojos” era ni más ni menos que su esposa. Linda forma de llamar a una mujer, ¿no te parece?

Volvamos a la situación. Ezequiel era una hombre fiel a Dios, a quien él usaba en gran manera. ¿Por qué tenía que pasar por una prueba tan terrible? Y lo que es todavía peor, ¿por qué el Señor le pone una orden tan dura como la de que no podía llorar, ni lamentarse, ni hacer duelo por lo que estaba sucediendo? “Gime en silencio”. Esa fue la única concesión que le dio Dios para tan inmenso dolor. Ezequiel mostró ser un gran hombre en el hecho de que, a pesar de que esta orden era una locura desde el punto de vista humano, “hizo todo como le fue mandado”. ¡Eso es fidelidad más allá de las circunstancias! Y al haber confiado en el Señor como soberano de su vida, casi de inmediato le fue mostrado el propósito por el cual tenía que pasar por esta prueba. En lo que resta del capítulo 24 de sus escritos, vemos que esto representaba que Jerusalén y el templo caerían, pero que el pueblo de Judá no debía lamentarse ni llorar por eso. Toda esta situación por la que tuvo que pasar Ezequiel era parte de un mensaje mucho más grande que Dios tenía preparado para su pueblo.

Todos conocemos la historia de Abraham, cuando Dios le ordenó sacrificar a su hijo. A partir de ella, cada vez que él nos pide algo a nosotros, es inevitable que pensemos en que si decidimos entregarlo, él va a detener nuestro cuchillo y va a dejarnos seguir con ello. Sin embargo, como vemos en el caso de Ezequiel, no siempre sucede así. El Señor se llevó repentinamente a su mujer, y ni siquiera le fue permitido lamentarse por eso.

Quizás vos estés pasando por una situación en la que te hayas tenido que alejar de una persona que querés, o que hayas tenido que hacer a un lado algo que te gusta. Si es así, lo que Dios quiere decirte es lo mismo que le dijo a Ezequiel: No llorés; no te angusties; ¡CONFIÁ! Podemos confiar en que los planes que él tiene para aquellos que buscan hacer su voluntad son perfectos aunque no los entendamos, y eso es lo que nos tiene que ayudar a seguir adelante en estas circunstancias, y continuar cumpliendo el propósito para el cual él nos llamó. Así lo entendía este profeta, quien luego de la situación que tuve que vivir siguió con su ministerio, llegando a escribir otros 24 capítulos, la mayoría de los cuales hablan de la redención que recibiría el pueblo judío tras su caída. Si Ezequiel no hubiera decidido confiar en Dios en este momento de dificultad, por ejemplo, no tendríamos en nuestra Biblia el hermoso capítulo 37 de su libro, donde nos cuenta su visión en el valle de los huesos secos.

Sea lo que sea que Dios te haya sacado, tenés que tener bien en clara una cosa: Él hace todo esto para que puedas aprender a depender por completo y solamente de él. ¡Él hace todo esto para que te bastes en su gracia! Que el poder conocerle y glorificarle sean los únicos motores que empujen tu vida. Por eso, podés confiar en que fiel es el que está al control de todo. Aunque no entiendas la circunstancia que tenés que atravesar, aunque parezca una locura, todo es parte del plan del Señor, y a su debido tiempo vamos a entender las razones por las que nos toca pasar por estas situaciones, y ya no vamos a tener dudas de que el habernos alejado de eso que amábamos fue lo mejor que nos podría haber pasado.

¡Dios te bendiga!

Fede Sinopoli

Fede Sinopoli

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Jesús, busco cada día aprender un poquito más de él, disfrutando de esta aventura de vivir como hijos del creador. Me encanta que Papá me desafíe a hacer nuevas cosas para su gloria, y es un placer que podamos crecer juntos en el Señor mediante este blog.

More Posts

Comentarios

comentarios

Fede Sinopoli

Fede Sinopoli

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Jesús, busco cada día aprender un poquito más de él, disfrutando de esta aventura de vivir como hijos del creador. Me encanta que Papá me desafíe a hacer nuevas cosas para su gloria, y es un placer que podamos crecer juntos en el Señor mediante este blog.

11 comentarios en “Cuando Dios te saca algo que amás”

  1. Muchísima gracias! Excelente mensaje! He seguido por varias publicaciones sus escritos y han sido realmente de mucha bendición!
    Gracias al Señor y q le continúe bendiciendo!
    Con estima en el Señor. ..
    su servidor. .
    José Oscar Salazar

    1. ¡Hola José!
      Es una alegría inmensa saber que Dios te está bendiciendo por medio de Discipulado Cristiano. Para nosotros es un privilegio que él nos da el poder compartir con otros aquellas cosas que nos va hablando.
      Espero que estos artículos puedan seguir bendiciendo tu vida, y muchas gracias por tu mensaje.
      ¡Dios te bendiga!

  2. Eso Hno acabo de ser confrontada con esta palabra perdí a mi esposo y puedo decir cómo le dijo el Señor a Ezequiel… el encanto de mis ojos… un día el Señor decidió llevárselo!? Y ahora he sido estremecida?

    1. Hola Yudith,
      Siento mucho tu pérdida. La realidad es que muchas veces no podemos entender por qué pasan las cosas. Lo que sí sabemos es que los planes de Dios son perfectos, aunque no lleguemos a comprenderlos, y que todo lo que pasa tiene como propósito que podamos confiar y depender más de él. Que no nos valgamos de nuestras propia fortaleza, sino que busquemos a aquel que puede traer paz y consuelo a nuestra alma.
      Cualquier cosa que necesites podés escribirnos. Voy a estar orando por vos, hermana.
      Dios te bendiga!

      1. Gracias amado por sus palabras que Dios te bendiga! Y tocará esperar a lo que Dios va hacer, porque no entiendo nada y no sólo yo, sino también mis hijos.

  3. Hola yo estoy destrozada mi corazon triste perdi mi hijita de 4 meses y mi esposo no tengo me quede con las, manos vacias no entiendo nada solo se que Dios hace buenas cosas me siento destrozada

    1. Hola Flor, gracias por tu mensaje.
      Es duro y difícil pasar por situaciones de prueba como éstas. Pero justamente permaneciendo fieles en estas circunstancias es como probamos que nuestra fe es verdadera. Por eso te animo a que sigas adelante y que confíes en que Dios es fiel y justo, y ninguno de sus hijos quedará desamparado.
      ¡Bendiciones!

  4. Gracias Dios por ser tan misericordioso.conmigo y mis hijas en el 2010 mi esposo dejó el hogar por completo desentendido de todas sus obligaciones hizo lo que quizo y por último ha hecho vida con una mujer que hasta estos momentos nos da dolor en el hogar, yo perdone y mis hijas lo recibimos en casa desde el.2014, porque el llegó diciendo que todo se había acabado, pero lamentablemente no ha sido así, y esa OM, llamó a casa diciendo que estaba con ella haciendo vida y luego a mis hijas diciéndole que les agradecía que le prestarán a su padre. Durante este tiempo el ha ido donde ella y regresa a casa como si no hiciera nada y para dar para las obligaciones de casa con mucho dolor saca el dinero no es que cumple con todo, porque mi hija ayuda con todo su sueldo, y el se queda con la mitad de su sueldo para disfrutarlo con la OM su amante, quiero un consejo yo me mantengo orando, pidiendo por el para su restauración, y regrese transformado. Gracias.

    1. Hola María,
      No me quedaron claras algunas cosas de lo que nos contás. Si querés escribinos por privado, en facebook, y hablamos.
      Saludos!

  5. yo perdi a mi hijo hace un año, era mi primer hijo baron ya que tengo dos hermosas princesas, y aun no se xq se fue tan rapido mi samuel david, es duro perden a un hijo a diferencia de esta historia Dios le hablo a ezequiel y lo ma sduro que en mi caso Dios aun permanece en silencio, no hay un por que una razon

    1. Hola Yully,
      No es que Dios permanezca en silencio, sino que hoy nos habla de otras maneras. Mediante su Palabra, donde se encuentra su voluntad revelada, es una de ellas. Hoy tenemos esa ventaja, respecto a lo que tenía Ezequiel en su tiempo. Además, tenemos al Espíritu Santo que nos llena de paz y le da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios.
      Dios te bendiga y te fortalezca en estos momentos de prueba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *