Yo Soy la resurrección y la vida

Lectura: Juan 11:17-44

Contexto

Lázaro de Betania, quien era conocido por ser amigo de Jesús, había estado enfermo por unos días y luego murió. Jesús, cuando se enteró que Lázaro estaba enfermo, intencionalmente retrasó su viaje hacia él. Esto lo hizo para que los discípulos crean. Él pretendía realizar un milagro asombroso, la resurrección de una persona que llevaba muerta varios días. Su principal motivación era demostrar que Él podía levantar a los muertos, sin importar la cantidad de días que hayan pasado de la muerte.

Marta recibe a Jesús

Jesús llega a Betania, donde Lázaro y sus hermanas vivían, y es recibido por Marta. Marta le dice a Jesús que si Él hubiera estado presente, su hermano no habría muerto. No lo dice con tono de enojo, sino como prueba de su fe en el poder sanador de Cristo. Así y todo, estaba segura de que Dios estaba con Él y que cualquier cosa que pidiera, se le concedería. A esto, Jesús le contesta “Tu hermano resucitará”. Marta entendía que en aquel día los muertos resucitarán. Había sido bien instruida en la doctrina de la resurrección. Pero había un conocimiento que todavía no tenía; Estaba parada frente a la persona que es “La resurrección y la vida”. Ella sabía que la resurrección pasaría al final de los tiempos, pero no sabía cómo esto iba a suceder. Es por eso que Jesús le dice: “Yo soy la resurrección y la vida”. Jesús le estaba dando aún más esperanza a su fe. Le estaba asegurando que su hermano iba a resucitar, porque Él mismo lo resucitaría, porque Él es la vida eterna. Esto lo vimos también en Juan 6:40, Juan 6:43 y Juan 6:54. Es Jesús el que tiene el poder de dar vida. Esto es porque es Dios, ya que sólo Dios puede dar la vida y quitarla(1 Samuel 2:6, Job 1:21). Pero esto no bastaba. Es por eso que Jesús quería realizar este asombroso milagro para demostrar que no eran simples palabras, sino que verdaderamente el poder de Dios residía en Él. Quería demostrar que Él tenía el poder para revertir todas las consecuencias del pecado, de la cuál la peor es la muerte y la eterna separación del hombre y Dios.

La segunda parte de la declaración es verdaderamente increíble: “El que cree en Mí, aunque muera, vivirá, y todo el que vive y cree en Mí, no morirá jamás” ¡Que grandiosa esperanza tenemos en Cristo! Incluso si morimos, vamos a vivir. Porque para todo aquel que cree en Cristo, no sufrirá las consecuencias de la muerte. En lugar de ser separados de Dios eternamente y ser condenados al infierno, la muerte ahora es la forma en la cual Dios llama a sus santos a su presencia. Y cuando vivamos con Dios en la nueva creación, ya no habrá más muerte ni sufrimiento, porque la maldición del pecado ya no va a estar más sobre nosotros ni sobre la nueva creación. La muerte, ese aterrador enemigo que se encuentra al final de cada una de nuestras vidas, ha sido vencido por Cristo. Esa ansiedad y monstruosidad que nos persigue, que tratamos de evitar toda nuestra vida, que tratamos de olvidar, inevitablemente llega para cada uno de nosotros. Nuestros cuerpos corruptibles se gastan por consecuencia del pecado. Pero Cristo se dio a sí mismo como sacrificio para pagar nuestras culpas. Por lo tanto, ese gigante que nos caza por las noches ya no tiene poder. Cristo lo ha derrotado. Ya no seremos avergonzados por la muerte y el diablo. Porque “Y si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con Él, sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de entre los muertos, no volverá a morir; la muerte ya no tiene dominio sobre Él.”(Romanos 6:8-9 NBLH). Ya “no hay condenación para los que están en Cristo Jesús”(Romanos 8:1 NBLH).

Jesús resucita a Lázaro

Cuando llevaron a Jesús donde habían sepultado a Lázaro, lloró. Uno de los versículos más cortos de toda la Biblia. Es raro que Jesús llore por extrañar a su amigo que murió. Después de todo, Él sabía que iba a resucitarlo. No, yo creo que Jesús lloró porque se encontraba frente a la consecuencia del pecado. La muerte estaba en la otra esquina del ring. Jesús lloró porque sabía que esta no era parte del diseño original de la creación. Después de todo, Dios no se complace en la muerte del impío(Ezequiel 18:23). La justicia de Dios demanda que seamos condenados, pero su misericordia y su gracia nos quiere salvar. Es por eso que Cristo tomó en sí mismo nuestra condena. La muerte es la peor de las humillaciones. Nos dice que por más que lo intentemos todo lo que intentemos, nada de lo que hagamos nos puede salvar de ella. Es por eso que necesitamos de un Salvador. Y es por eso, que aquí, el Salvador va a demostrar su poderoso poder. Sólo con el poder de su Palabra, le ordena a Lázaro salir fuera de la tumba. Los hombres muertos no escuchan, pero este hombre resucitó y contra todas las probabilidades, salió caminando de la tumba. Los hombres muertos no responden a las órdenes. Esto nos da una figura de nuestra propia resurrección espiritual. Nosotros que estábamos muertos espiritualmente en nuestros pecados y transgresiones(Efesios 2:1). Es imposible que respondamos por nuestra propia cuenta a la Palabra de Dios, que es algo espiritual. Cuando un hombre natural escucha el evangelio, para él son locura, pavadas(1 Corintios 2:14). Pero cuando el llamado de Dios llega a una persona, por medio del evangelio, este es regenerado, es decir, recibe nueva vida espiritual y por lo tanto es capaz de responder positivamente al arrepentimiento y a depositar su confianza en Cristo. Así cómo Lázaro resucitó por la Palabra de Cristo, cuando nosotros oímos la Palabra de Dios resucitamos y respondemos a sus ordenes.

¡Confiemos en Cristo, nuestra resurrección y esperanza!

Visitá nuestra página Los Yo Soy de Jesús para ver el resto de los posts y descargar guías de estudio para tus grupos pequeños!

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *