¿A dónde vamos al morir?

Una pregunta que nos surge habitualmente tiene que ver con el lugar a donde vamos a estar una vez que muramos. Solemos decir: Los que creyeron van al cielo y los que no al infierno. ¿Es esto así? ¿Fue siempre así o los destinos de los que fallecen fueron cambiando a lo largo de la historia? Veámoslo…

El significado de cada término

Antes que nada, es importante que podamos diferenciar cada uno de los lugares que son asociados con nuestro destino eterno a lo largo de las escrituras.

  • El lugar de los muertos:
    • Seol: Palabra hebrea que se traduce como “lugar o región de los muertos”. Es mencionada un total de 65 veces en el Antiguo Testamento, siendo utilizada por primera vez en Génesis 37:35, y por última vez en Habacuc 2:5. Por su parte, no encontramos referencias de esta palabra en el Nuevo Testamento.
    • Hades: Palabra griega que se traduce como “lugar o región de los muertos”. Te suena familiar esta definición, ¿no? Bueno, la realidad es que significa exactamente lo mismo que Seol, sólo que en este caso está en otro idioma. Esta palabra no aparece en el Antiguo Testamento, pero sí en el Nuevo, un total de 10 veces: 2 en el Evangelio según Mateo, 2 en el Evangelio según Lucas, 2 en el libro de Hechos y 4 en Apocalipsis.
    • Quizás ya captaste la idea, pero es importarte decirlo: las palabras Seol y Hades hacen referencia a la misma cosa en dos idiomas distintos. La prueba irrefutable de esto la tenemos en Hechos 2:25-28. Pedro se encuentra exponiendo su primera prédica en el aposento alto, luego de que todos los que estaban allí fueran llenos del Espíritu. En un momento determinado, vemos que en su mensaje cita un salmo de David (Salmo 16:8-11), quien profetizó sobre Cristo, tal como el propio apóstol lo explica. Lo interesante, es que mientras que el salmo usa la palabra Seol, éste es transcrito en el libro de Hechos como Hades. Siendo que el Antiguo Testamento se escribió en hebreo y el Nuevo en griego, queda en claro que Hades se utiliza como la traducción griega de la palabra Seol.
    • Las dos partes del lugar de los muertos:
      • Lucas 16:19-31 contiene una descripción bastante precisa sobre el Seol dada por el propio Jesús. Es interesante que este pasaje suele ser considerado una parábola, pero en realidad no lo es. En el peor de los casos, puede ser una historia inventada por Jesús, aunque también existe la probabilidad de que él estuviera contando algo que realmente sucedió.
      • El Seno de Abraham: 
        • Lázaro muere y es llevado a este lugar (Lc 16:22).
        • En él, este hombre encuentra consolación por las aflicciones que pasó en la tierra (Lc 16:25).
        • Abraham está en este lugar (Lc 16:23).
      • El lugar de los perdidos (Gehena en hebreo o Tártaro en griego):
        • El hombre rico muere y es llevado a este lugar (Lc 16:23).
        • Desde este lugar podía ver a Abraham y a Lázaro a lo lejos (Lc 16:23).
        • Los que están en este lugar se encuentran en tormento (Lc 16:23) y en agonía (Lc 16:24).
        • No se puede salir de este lugar. Está separado del Seno de Abraham por una “gran sima” o “gran abismo” (Lc 16:26) que no se puede cruzar. A su vez, tampoco pueden regresar aquellos que aquí se encuentran a la tierra de los vivos (Lc 16:27-31). Estas características también aplican a quienes están en el Seno de Abraham.
    •  ¿Dónde está el Seol?
      • La Palabra dice que está en el centro de la tierra; un lugar que es totalmente inaccesible para los vivos.
  • Infierno:
    • El infierno es el lugar de los perdidos que se encuentra en el Seol, es decir, el Gehena o Tártaro.
    • Allí no está Satanás, ya que él se encuentra dando vueltas por el mundo (Job 1:7) como un león rugiente (1 Pedro 5:8).
    • 2 Pedro 2:4 y Judas 1:6 nos indican que en este lugar hay ángeles caídos o demonios. Sin embargo, ellos no están sueltos en el Gehena, sino que están prisioneros a la espera del juicio. Lo que se cree, es que estas criaturas serán liberadas durante la gran tribulación, para luego ser juzgadas definitivamente. La primera impresión al leer estos pasajes es que todos los ángeles que pecaron están encadenados, pero sabemos que esto no es así porque en la tierra hay demonios y, además, está el líder de los ángeles caídos: Satanás. ¿Encontramos una contradicción acá? La realidad es que no. Aquellos demonios que están aprisionados no son los que se revelaron junto a Satanás, sino que tienen que ver con un incidente posterior relatado al comienzo de Génesis 6. El debate está abierto respecto a este tema, pero ésta es la teoría más fuerte.
    • El infierno es un lugar temporal, donde como vimos antes, hay sufrimiento, pero no está relacionado con el lugar de tormento eterno, donde sí va a estar Satanás. Es decir, el concepto bíblico de infierno no va de la mano con la creencia popular de infierno, que tiene que ver con el lago de fuego, que explicaremos a continuación.
    • A este lugar van a aquellos que no creen en Dios, a la espera de ser juzgados. Mateo 23:33 señala que Jesús indica que a este lugar irían los fariseos.
    • El nombre Gehena dado en hebreo a este lugar y traducido como infierno en castellano, viene de la palabra Ge Hinnom, que significa Valle de Hinom. En la actualidad, este lugar se conoce como Wadi er-Rababi. Estando ubicado al sur y al suroeste de Jerusalén, allí se realizaban sacrificios de niños en honor a Baal en la época de los reyes de Judá (2 Crónicas 28:1-3; 33:1-6). Además, según David Kimhi, un rabino del siglo XII, este lugar era usado como basurero. Allí se prendía fue todo tipo de desperdicios provenientes de la ciudad, por lo que se caracterizaba por estar constantemente en llamas. Simbólicamente, se asoció ese lugar con una representación del tormento que se viviría en el infierno o Gehena.
  • Lago de fuego:
    • El lago de fuego es el lugar de tormento eterno, a donde irán aquellos que resulten condenados durante el juicio del trono blanco relatado en Apocalipsis 20. La cuestión es que todos aquellos cuyos nombres no se encuentren en el libro de la vida, van a ser juzgados según sus obras, las cuales no pueden justificarlos. Por lo tanto, les esperará una eternidad de tormento en el lago de fuego (Apocalipsis 20:15)
    • Los primeros en entrar allí serán el falso profeta y la bestia (el anticristo) (Apocalipsis 19:20). De esta manera queda inaugurado el infierno como “lago de fuego”.
    • Satanás y sus demonios también serán echados a lago de fuego, pero más adelante (Apocalipsis 20:10Mateo 25:41). Ellos entrarán luego de cumplido el milenio, a diferencia del falso profeta y del anticristo, que entran antes del milenio.
    • Lo demonios reconocen que están sentenciados al tormento eterno, aunque hoy en día están libres (Mateo 8:29).
    • Es interesante notar que también la muerte y el Seol serán arrojados al lago de fuego. Esto implica dos cosas: En primer lugar, ya no habrá más muerte; en segundo lugar, el Seol será destruido, por lo que se trata de un lugar temporal (Apocalipsis 20:14).
    • Las únicas referencias directas a este lugar las encontramos en los capítulos 19 y 20 de Apocalipsis.
  • Paraíso:
    • Las referencias bíblicas que tenemos acerca del paraíso son más bien escasas. Sin embargo, nos son útiles para entender un poco más a dónde van los santos según la época de la historia.
    • Por un lado, el ladrón de la cruz iría al paraíso por haber creído en Jesús (Lucas 23:43). En el paraíso estaremos en la presencia de Dios, puesto que Jesús dice “estarás conmigo”. Para ello, tenemos que ser perfectos, puesto que no podemos estar en la presencia de Dios no fuéramos completamente santos. (Éxodo 33:20).
    • Un hombre conocido de Pablo fue arrebatado al paraíso. La creencia general es que fue el propio apóstol, aunque él no lo confirma directamente. (2 Corintios 12:4).
    • Una vez que estemos en el paraíso, vamos a comer del árbol de la vida (Apocalipsis 2:7).
  • Tercer cielo:
    • Es un sinónimo del paraíso. Así lo indica el apóstol Pablo en su epístola a los corintios (2 Corintios 12:2-4).
  • Cielo:
    • Tiene que ver con la creación restaurada y con la nueva Jerusalén mecionada en Apocalipsis 21. Esta va a ser la morada eterna de los santos en la presencia de Dios.
  • Jardín del Edén:
    • El jardín del Edén fue el lugar habitado por el hombre hasta el momento de la caída. Estaba ubicado en algún lugar de este planeta. Por las descripciones que se dan del mismo, se presume que podría estar ubicado en la mesopotamia asiática. La pregunta que nos puede surgir es por qué no lo vemos si está acá en nuestro planeta. Lo que se piensa es que pudo haber sido destruido o enterrado como consecuencia de algún fenómeno, como lo fue el gran diluvio. Pero la realidad es que se desconoce qué pasó con él. Lo que sí es importante destacar es que el jardín del Edén es un lugar que no está asociado a nuestro futuro eterno.

¿A dónde van los que no creen según el momento histórico?

  • Desde la caida hasta el juicio del trono blanco:
    • Todos los que no creen lo largo de la historia, sin ninguna excepción, van al Gehena ubicado en el Seol, en el centro de la tierra.
    • Un ejemplo lo encontramos en que Coré y los suyos descendieron al Seol luego de su rebelión (Números 16:33).
    • En este lugar sabemos que esas almas van a ser atormentadas, aunque no está claro de qué manera. Solemos pensar que el tormento tiene que ver con castigos físicos, aunque a juzgar por el relato de Lázaro y el hombre rico, parece que no es así. La evidencia que nos muestra ese texto nos lleva a pensar en que aquellos que se encuentren en el Gehena van a ser conscientes de que se están perdiendo y que les espera la condenación eterna. Es por ello que él le pide a Abraham que lo ayude. Si no fuera consciente de esto no pediría socorro ni tampoco intentaría advertir a sus familiares. No hay nada más aterrador que saber que estás a la espera de recibir a Dios descargando toda su ira sobre vos, condenándote a una eternidad de sufrimiento.
    • Todas estas personas saldrán del Gehena recién al final de los tiempos, cuando sean juzgados en el trono blanco.
  • Desde el juicio del trono blanco hasta la eternidad:
    • Al haber rechazado la obra de Cristo, los nombres de estas personas no estarán en el libro de la vida. Por tanto, les espera la condenación, y son arrojados al lago de fuego donde ya se encuentra Satanás con todos sus demonios.

¿A dónde van los que creen según el momento histórico?

  • Desde la caída hasta la obra consumada de Cristo:
    • Recordemos que si no hay pecado no hay muerte, por lo que antes de la caída no había ningún lugar a dónde ir al morir.
    • Todos los que fueron considerados justos por su fe en Dios y en el Mesías que vendría, fueron al Seol, pero a diferencia de los condenados, no estaban destinados al Gehena sino al Seno de Abraham. Allí, además del propio padre de la fe, encontramos a otros personajes. Por ejemplo:
      • José fue al Seol (Génesis 37:35)
      • Jacob sabía que iría al Seol (Génesis 42:38Génesis 44:29)
    • En este lugar, los santos encontraban consuelo y descanso, pero aun así estaban fuera de la presencia de Dios. Recordemos que la sangre de los animales sacrificados podía cubrir pero no borrar el pecado (Hebreos 10:4). Es por ello que ellos estaban allí, esperando a que su redención fuera consumada.
  • Desde la obra consumada de Cristo hasta el juicio del trono blanco:
    • Al morir en la cruz, Jesús fue al Seol (Mateo 12:40). Sin embargo, él no permaneció allí más de tres días, porque así estaba profetizado por David en el Salmo 16:8-11. Pedro explica esta declaración en Hechos 2:31, cuando indica que Cristo no fue abandonado en el Seol ni tampoco su cuerpo sufrió corrupción.
    • 1 Pedro 3:19 nos indica que en el Seol le predicó a los espíritus encarcelados. Como vimos antes, había ángeles caídos encerrados en aquel lugar. Lo que hizo Jesús fue anunciarles su victoria y la consumación de su obra.
    • Mateo 16:18 indica que “las puertas del Hades no prevalecerán contra ella”. ¿A qué se refiere esto? Una lectura rápida nos lleva a pensar que las puertas del Seol no podrían hacer frente a la iglesia. Pero seamos honestos, desde el punto de vista bíblico eso es una locura. Nosotros tenemos que llevar el mensaje de salvación antes de que las personas se vayan al Seol. Una vez que estén allí, ya no podemos hacer nada. No podemos abrir las puertas del Hades. Entonces, ¿a qué se refiere este pasaje? El foco está en que las puertas no prevalecerán contra “esta roca”, la cual será usada para edificar la iglesia. Y “esta roca” no se refiere a Pedro, sino a la declaración de Pedro, quien afirmó “tu eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”. Es decir, las puertas del Hades no prevalecieron frente a Jesús, porque él descendió hasta el Seol y llevó al tercer cielo a todos aquellos que estaban en el Seno de Abraham, esperando la consumación de su redención. Siendo así, ese lugar del Seol quedó completamente vacío, porque todos los justos se encuentran en el paraíso, en la presencia de Dios.
    • Efesios 4:7-10 nos da una referencia más concreta de que Jesús llevó consigo al paraíso a un gran número de cautivos, que se encontraban esperando su redención definitiva en el Seol.
    • En conclusión, a partir de que Cristo consumó su obra redentora en la cruz, y fue a buscar a todos los justos que estaban en el Seno de Abraham, dejándolo vacío, y llevándolos al tercer cielo, todos los que mueren habiendo creído en Jesús para salvación, van a ir a ese lugar directamente.
  • Desde el juicio del trono blanco hasta la eternidad:
    • Dejaremos el paraíso o tercer cielo para resucitar con nuestros cuerpos glorificados y ser juzgados en el trono blanco. Al estar escritos nuestros nombres en el libro de la vida, vamos a ser contados por justos por la justicia de Cristo, y por tanto comenzaremos a habitar en la Nueva Jerusalén, la ciudad que Dios preparó para que nosotros habitemos durante toda la eternidad.

Fede Sinopoli

Fede Sinopoli

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Jesús, busco cada día aprender un poquito más de él, disfrutando de esta aventura de vivir como hijos del creador. Me encanta que Papá me desafíe a hacer nuevas cosas para su gloria, y es un placer que podamos crecer juntos en el Señor mediante este blog.

More Posts

Comentarios

comentarios

Fede Sinopoli

Fede Sinopoli

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Jesús, busco cada día aprender un poquito más de él, disfrutando de esta aventura de vivir como hijos del creador. Me encanta que Papá me desafíe a hacer nuevas cosas para su gloria, y es un placer que podamos crecer juntos en el Señor mediante este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *