Desde la Cruz: “Consumado es”

Después de esto, sabiendo Jesús que todo ya se había consumado, para que se cumpliera la Escritura, dijo: “Tengo sed.”  Había allí una vasija llena de vinagre. Colocaron, pues, una esponja empapada del vinagre en una rama de hisopo, y se la acercaron a la boca. Entonces Jesús, cuando hubo tomado el vinagre, dijo: “¡Consumado es! (¡Cumplido está!)” E inclinando la cabeza, entregó el espíritu.

Juan 19:28-30 (NBLH)

Las últimas palabras de Jesús que registran el evangelio según Juan son: “¡Consumado es!”. La palabra que se traduce como “consumado” es una palabra griega que puede significar: cumplir, completar, terminar, finalizar, pagar ¿Qué fue lo que Cristo consumó en la cruz del calvario?

Cristo cumplió perfectamente su llamado y propósito

Jesús fue enviado a la Tierra para morir en la cruz por los pecados de su pueblo. Cuando llegó el momento y terminó de recibir todo el castigo de parte de Dios, Él dijo: “Consumado es”. Al haber recibido toda la Ira de Dios en sí mismo, su llamado a morir por nosotros se cumplió totalmente. Él cumplió con el encargo de su Padre. Cuando estaba orando en el huerto de Getsemaní, a pesar de saber el horror que le esperaba, el sufrimiento, el escarnio, la crucifixión, pero por sobre todas las cosas, el convertirse en pecado por los pecadores, el separarse del Padre y ser el objeto de su Ira, Jesús oró: “Padre Mío, si es posible, que pase de Mí esta copa; pero no sea como Yo quiero, sino como Tú quieras.”(Mateo 26:39 NBLH). Jesús vino a hacer la voluntad de su Padre y la cumplió hasta la muerte. La palabra traducida como “consumado” tiene su raíz en una palabra que significa “fin” o “propósito”. Jesús cumplió con el propósito con el que vino a la Tierra. Y es por eso que cuando llegó el momento, Él dijo “Consumado es”.

Cristo cumplió perfectamente todas las profecías hechas acerca de Él en el Antiguo Testamento

Este es claramente uno de los puntos que el autor del evangelio quiere resaltar. Desde que comienza el relato de la crucifixión, hasta que termina, Juan dice cuatro veces la frase: “Esto pasó para que se cumpliera la Escritura”. El plan de redención ideado por Dios desde la eternidad y llevado a cabo por Jesucristo fue revelado gradualmente a los hombres, en especial a la nación de Israel. Es increíble pensar el nivel de detalle con que Dios fue revelando a los profetas de Israel acerca de Jesús. Y lo más increíble es verificar que todo se cumplió tal cual la Escritura decía. Tal cual Dios había revelado hacía cientos y miles de años antes. Basta con leer el Salmo 22 o Isaías 53 para maravillarse de la precisión con la que Dios reveló las circunstancias de la muerte de su Hijo en la cruz. Esto tiene que mostrarnos varias cosas:

  • Dios es soberano y está al control de todo lo que sucede en la Tierra. Esto es afirmado por el primer sermón de Pedro, quien dice que Dios predeterminó que Jesús fuera crucificado por los romanos a pedido de los judíos (Hechos 2:33). Así y todo, Pedro no vacila en culpar a los judíos y los romanos por la ejecución de Jesús, demostrando que ellos actuaron libremente, dentro del plan determinado por Dios
  • El propósito de Dios, desde la eternidad, fue que su Hijo se sacrificara por los pecadores, de forma que la gloria de su gracia y justicia se manifieste de forma completa
  • La obra redentora de Cristo está validada y verificada por la Palabra de Dios hablada a los profetas del pueblo de Israel

Cristo cumplió perfectamente la Ley

El sacrificio de Cristo marca un fin a la antigua dispensación de la salvación. Su sacrificio es a lo que todos los sacrificios del Antiguo Testamento apuntaban. Todos los rituales religiosos, etc., apuntaban a la obra redentora de Cristo. El autor de Hebreos deja en claro que todos esos sacrificios y rituales religiosos no tenían poder en sí mismo, sino que apuntaban al verdadero sacrificio que nos daría la salvación (Hebreos 10:1-4). Calvino lo pone de esta manera: “Cristo contrasta su muerte con los antiguos sacrificios y todas las figuras como si dijera: ‘De todo lo que era practicado bajo la Ley, no había nada que tuviera algo de poder en sí mismo para expiación de pecados, para propiciación de la ira de Dios y para obtener justificación; pero ahora la verdadera salvación es exhibida y manifestada al mundo.’ De esta doctrina dependen la abolición de todas las ceremonias de la Ley; Porque sería absurdo seguir a las sombras, ya que tenemos el cuerpo en Cristo”. Por lo tanto, al manifestarse aquello a lo que la Ley apuntaba, el significado de las ceremonias y los sacrificios fue consumado y ya no tienen más valor en sí mismo.

Cristo pagó perfectamente nuestra deuda

Como dijimos anteriormente, la palabra traducida como “consumado” también puede usarse en algunos contextos para decir que se terminó de pagar una deuda o que una transacción fue finalmente completada. En la cruz del calvario, con su muerte, Cristo compró de una vez y para siempre un pueblo para sí mismo. Allí, Cristo murió de manera eficaz por todos los que iban a creer en Él. Nuestra salvación fue consumada en la cruz. Cuando Jesús dijo “Consumado es”, también tenía en mente la compra de un pueblo que sería santificado por medio de su sacrificio. Un pueblo que lo adoraría por la eternidad. La obra redentora de Cristo es totalmente suficiente para nuestra salvación. No hay otra cosa necesaria. Nosotros sólo tenemos que aceptar ese sacrificio creyendo que es suficiente. Fue allí en la cruz que nuestra redención se cumplió totalmente y fue sellada. Cristo no murió para que tengamos la posibilidad de ser salvos, como algunos dicen. Cristo murió efectivamente para que aquellos que iban a creer sean salvos. Sin el sacrificio de Cristo, no íbamos a poder ser salvos, por más que creamos en Dios, ya que nuestra rebelión y traición merecían el castigo que Jesús recibió en nuestro lugar. Fue el sacrificio de Jesús el que propició(calmó) la ira de Dios hacia nosotros y expió(cubrió) nuestros pecados. Por lo tanto, a ÉL sea la gloria por todos los siglos, amén.

 

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

2 comentarios en “Desde la Cruz: “Consumado es”

  1. Siempre busco de ahondar en la palabra y doy gracias a Dios por usarlo para beneficio de su pueblo que el señor le siga dando sabiduría y muchas bendiciones de lo alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *