1 Timoteo: El verdadero hijo en la fe (1:2)

1 Timoteo 1:2 – a Timoteo, verdadero hijo en la fe: Gracia, misericordia y paz de parte de Dios Padre y de Cristo Jesús nuestro Señor. (NBLH)

Luego de presentarse a sí mismo y la autoridad que esta detrás de sus palabras, Pablo procede a mencionar a quien recibiría su epístola: Timoteo. Este muchacho, que se había sumado a la aventura de predicar el Evangelio junto al apóstol por todo el mundo durante su segundo viaje misionero, era posiblemente la persona más querida por quien tenía la tarea de llevar el mensaje de salvación a los gentiles. Ahora que están separados, tiene que dirigirse a él por medio de cartas, pero quiere asegurarse de que su discípulo tenga bien en claro que más allá de la distancia, la estima por él permanece intacta.

Siendo así, vemos que a Timoteo se le asignan dos características en la primera parte del versículo que estamos estudiando:

  • En primer lugar, se dice de él que es un verdadero hijo en la fe. La realidad de la iglesia en aquel tiempo, y que sigue siendo similar hoy en día, es que hay muchos que se consideran hijos pero en realidad no lo son. Tenemos montones de congregaciones llenas de personas que llevan un cristianismo de domingo a la mañana, congregándose, pero sin tener una verdadera comunión con Dios y, sobre todo, sin haber sido transformados por la Palabra de verdad. Van a la iglesia como bien pudieran ir a un club de barrio, pero nunca entendieron las verdades espirituales que el Evangelio nos enseña, y por lo tanto, no son verdaderamente discípulos de Cristo (Juan 8:31-32; Podés leer más del tema acá: Basta de engaños; Discípulos Verdaderos y Discípulos Falsos). No basta sólo con ir a la iglesia. Esto lleva a que existan muchos falsos hijos de la fe. Sin embargo, Timoteo no era como esas personas; él sí era un verdadero hijo de la fe, y lo demostraba con los frutos de justicia que producía.
  • En segundo lugar, Timoteo es llamado hijo por Pablo. Esto tiene dos connotaciones:
    • De Dios: A quienes creen en Jesús se les da potestad de ser llamados hijos suyos (Juan 1:12, Efesios 1:5). Por ende, Timoteo es hijo de Dios. Pablo tiene la certeza de que la fe de su discípulo es verdadera porque así lo demuestra por sus obras y su vida transformada.
    • De Pablo: Pablo consideraba a Timoteo su hijo en la fe, ya que fue él quien lo instruyó en su camino para que pudiera llegar a explotar al máximo los dones que ya Dios había puesto en su vida. Pablo lo incentivó y le dio lugar para que pudiera crecer en el Señor. Es por esto que, a partir de todo el tiempo que pasaron juntos, el apóstol llegó a considerarlo como un hijo suyo. De igual manera, usa esta referencia con Tito (Tito 1:4) y Onésimo (Filemón 1:10).

Esto tiene que alentarnos a nosotros a ayudar a creyentes más inmaduros a que puedan ser verdaderos hijos de Dios, y también que podamos verlos como nuestros hijos espirituales, sabiendo que hacemos todo lo que esté a nuestro alcance para que puedan alcanzar la madurez en Cristo (Lucas 2:52Colosenses 1:28). Así como Jesús lo hizo con sus doce, encontramos en Pablo cómo él se encargaba de ayudar a un grupo reducido de creyentes, entre los que podemos nombrar a Timoteo, Lucas, Onésimo, Filemón, Epafras, Epafrodito, Tito, Marcos, Tíquico, etc, a que puedan alcanzar la estatura de Cristo.

Mencionado el destinatario de la epístola, y antes de entrar a los temas por los cuales escribe, Pablo dedica un pequeño espacio para darle algunas palabras de aliento a su discípulo, que se encontraba afrontando una tarea nueva para él, como lo era el ser pastor de la iglesia de Éfeso. Siendo así, Pablo menciona tres bendiciones para Timoteo:

  • Gracia: En todas sus cartas Pablo pone en primer lugar a la gracia entre las bendiciones que dedica a sus receptores. Esto se debe a la importancia que tuvo en su vida, y que de igual manera la debe tener en la vida de todo creyente. El caso del apóstol es un ejemplo extremo de cómo opera la gracia de Dios en todos los casos. Sólo por su gracia somos salvos y sólo su gracia nos capacita para obrar conforme a su voluntad y cumplir con los propósitos que el Señor tiene para nosotros. Si pudiéramos desearle una sola cosa a alguien, entonces que sea gracia.
  • Misericordia: Es interesante notar que esta es una bendición particular que Pablo le da a Timoteo en las dos cartas que le escribió. En todas las demás, la fórmula repetida es “gracia” y “paz”. Esta característica tiene que ver con la compasión hacia las personas que sufren. Pablo deseaba especialmente que su antiguo compañero de viajes reciba misericordia de parte de Dios, quizás por la situación que estaba viviendo a cargo de la iglesia de Éfeso.
  • Paz: Esta característica la obtenemos cuando nacemos de nuevo, dejando de ser enemigos de Dios para pasar a tener paz para con él y para con los hombres. Además, si algo caracteriza la vida de un verdadero creyente, es la paz aun en medio de la peor de las tormentas.

¿De parte de quién vienen las bendiciones? ¿De Pablo? No, de Dios y de Cristo Jesús. Que cuando bendigamos a otros podemos hacerlo en nombre del Señor. Que él sea el que ponga en nuestras vidas el sentir de ser de bendición para otros a partir de las bendiciones que Dios ya nos dio en nuestras vidas.

Nuestro Señor: Más allá de que Pablo se considera el padre espiritual de Timoteo, reconoce que ambos sirven a un único y mismo señor. Acá ninguno está más arriba que otro, sino que Pablo simplemente se encargó de cuidar a un discípulo de Cristo. Es decir, si bien él estuvo enseñándole a Timoteo, la realidad es que ambos son discípulos de Jesús. Simplemente Dios permite que aquellos discípulos un poco más avanzados puedan ayudar a otros a acercarse más al maestro y a ser más parecidos a él. Sin embargo, eso nunca nos debe hacernos olvidar que hay un solo señor y que todos somos consiervos. Pablo dice que debemos imitarlo a él, como él imita a Cristo (1 Corintios 4:16,11:1, Filipenses 3:17). Esto apunta justamente a que él también está aprendiendo; no es ningún maestro. No obstante, como él está persiguiendo la meta de ser como el maestro, podemos tomar esa actitud como ejemplo.

Fede Sinopoli

Fede Sinopoli

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Jesús, busco cada día aprender un poquito más de él, disfrutando de esta aventura de vivir como hijos del creador. Me encanta que Papá me desafíe a hacer nuevas cosas para su gloria, y es un placer que podamos crecer juntos en el Señor mediante este blog.

More Posts

Comentarios

comentarios

Fede Sinopoli

Fede Sinopoli

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Jesús, busco cada día aprender un poquito más de él, disfrutando de esta aventura de vivir como hijos del creador. Me encanta que Papá me desafíe a hacer nuevas cosas para su gloria, y es un placer que podamos crecer juntos en el Señor mediante este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *