Yo Soy: Lo que dejó Cima 2017

Un nuevo Cima llegó a su fin en Buenos Aires. Mientras algunos salieron a las prácticas en lugares como La Quiaca, Rosario, Villarrica, Cochabamba, entre varios, otros nos volvimos a casa con una valija llena de bendiciones recibidas durante una semana en la que sin dudas, una vez más, Dios estuvo presente. Esta vez me tocó formar parte del amplio equipo de voluntarios que posibilitó que este evento se llevara a cabo, y le estoy inmensamente agradecido a Papá por este privilegio que me dio. Algunas cosas salieron bien, en otras tantas tendremos que seguir trabajando para mejorar, pero lo importante es que Jesús fue el centro de este campamento y que todo lo que se hizo, para su gloria fue hecho. Es por eso que no tengo dudas de que este Cima 2017 dejó una marca en muchos de los que tuvieron la posibilidad de participar en él.

En este artículo, quiero contarte cómo fue mi experiencia al formar parte del congreso de capacitación misionera más grande de Latinoamérica, deseando que ésto pueda ser de bendición para tu vida para que puedas participar en una próxima oportunidad.

Yo Soy

Yo Soy es el nombre con el que Jesús mismo eligió revelarse, ya que de esta manera se estaría asociando con aquel nombre con el que Dios se identificó ante Moisés. A lo largo del año que pasó, en Discipulado Cristiano, estuvimos haciendo un estudio de cada una de las veces que Jesús usó la frase “Yo Soy” en el Evangelio de Juan, lo que nos lleva a descubrir más y más diferentes aspectos de su persona, pero por sobre todo, nos lleva a postrarnos en adoración a él reconociéndolo como nuestro Dios. Podés leer estos artículos acá.

Esta frase fue el tema central de este congreso, y a partir de ella descubrimos:

  • En los devocionales:
    • Jesús es nuestro amigo: En quien podemos confiar (Juan 15:14-15).
    • Jesús es nuestra ayuda: Quien nos permite superar momentos difíciles (Hebreos 13:5-6).
    • Jesús es nuestro consolador: En él encontramos esperanza y fortaleza (Salmos 119:50-52).
    • Jesús es nuestro proveedor: Quien satisface todas nuestras necesidades (Mateo 6:25-27).
    • Jesús es nuestra alegría: En él encontramos la verdadera felicidad (Juan 15:9-11).
  • En los grupos pequeños:
    • Jesús es quien nos busca: Él toma la iniciativa para con nosotros (Juan 15:16).
    • Jesús es nuestro todo: No necesitamos nada más que a él (Mateo 5:3).
    • Jesús es quien nos habla: Él es la revelación final de Dios (Hebreos 1:1-2).
    • Jesús es quien restaura nuestra relación con Dios: En él tenemos reconciliación (Romanos 5:10).
  • En las plenarias matutinas:
    • Jesús es nuestro pan de vida: Nuestra suficiencia y nuestra subsistencia (Juan 6:35).
    • Jesús es nuestro pastor: Nuestra guía y nuestra protección (Juan 10:14-16).
    • Jesús es el camino: Nuestra única posibilidad de salvación y de acceso al Padre (Juan 14:6-7).
    • Jesús es la vid: Nuestra fuente de vida y quien nos permite llevar fruto (Juan 15:5).
  • En las plenarias nocturnas:
    • Jesús es Dios: Es la imagen visible del Dios invisible (Colosenses 1:15).
    • Jesús es el Creador: Todo fue creado por él y para él (Colosenses 1:16-17).
    • Jesús es la cabeza de la iglesia: Sólo unidos a él tenemos acceso al Padre (Colosenses 1:18-19).
    • Jesús es la paz: Tenemos paz con Dios por medio de Jesús (Colosenses 1:20).
    • Jesús es la reconciliación: Con su muerte nos apartó para que seamos santos (Colosenses 1:21-22).
    • Jesús es nuestra perseverancia: En él nos mantenemos firmes en la verdad (Coloseneses 1:23).

Todas estas cosas que podemos ver acerca de Jesús, deben llevarnos a reconocerlo como el gran Yo Soy y que eso nos permite rendirnos por completo a él, para ya no vivir nosotros, sino vivir conforme a la voluntad de aquel que murió por todos nosotros (Gálatas 2:20).

Sobre los Oradores

Al haber servido como voluntario, pude conocer y entablar relación con varios de los oradores, llegando a conocerlos más allá de las charlas que dieron. Si bien no pude hablar con todos, sí tuve el privilegio de hacerlo con algunos, y cada uno llegó a ser una gran bendición para mi vida:

  • Rafael Canadá: Con su ministerio Conexión Global, se dedica a llevar a pequeños grupos de personas a conocer la iglesia en lugares donde el alcance del Evangelio es muy bajo. Hace unos 5 o 6 viajes al año, que permiten a quienes sienten un sentir misionero, conocer diferentes posibles áreas de trabajo. También se encarga de mentorear iglesias locales para que desarrollen una visión misionera. Es una gran bendición escucharlo predicar el Evangelio como lo hace, y también verlo en el trato personal con los chicos, no teniendo problemas en acercarse a ellos y sentarse en el pasto con el único fin de compartir.
  • Rodolfo Senn: Este hombre dedicó gran parte de su vida a la traducción bíblica en pueblos nativos americanos, que se encuentran en la amazonia briselera. A diferencia de nosotros, ellos no tenían ni una porción de la Biblia traducida en su lenguaje. Este hombre, junto a su esposa, les predicaron, los alfabetizaron y les tradujeron todo el Nuevo Testamento. Es inspirador escuchar sobre la enorme travesía que tenían que hacer cada vez que iban a compartir con estos pueblos, lo que incluía viajar en avión, avioneta y lancha. No sólo se dedicaban a traducir la Biblia, sino que buscaban meterse en la cultura del lugar, para poder buscar la mejor manera de transmitir el Evangelio. Por ejemplo, en el lugar donde estuvo, quedarse callado era una señal de estar enojado con alguien; es por ello que, en el pasaje que Jesús calla ante Herodes, él no pudo hacer una traducción literal sino que tuvo que buscar la mejor forma de escribirlo para que, en la cultura en la que se encontraba, pudieran entender el mensaje. Hoy en día, Rodolfo es el director de Letra Argentina, un ministerio que se dedica a la traducción de la Biblia en lenguas que no tienen ni una porción de las Escrituras.
  • Nicolás Spies: Un joven pastor de Córdoba que con un mensaje simple y práctico logró impactar la vida de todos los que tuvieron la posibilidad de asistir a sus talleres y plenarias. Cualquiera que lo escuchaba una vez se quedaba con ganas de seguir escuchando más, algo que no es sencillo de encontrar hoy en día, en una generación que se distrae con mucha facilidad.
  • Walter Altare: Pastor de Santa Fe encargado de transmitir mensajes frescos y directos, yendo al grano sin dar demasiadas vueltas. Tuve la posibilidad de compartir una cena con él, y fue una gran bendición para mí el escuchar de sus anécdotas en el servicio, cuando es invitado a predicar a diferentes lugares. Un hombre al que podés poner a predicar de cualquier tema y sabés que siempre va a cumplir las expectativas.
  • Fabián y Betty Leiva: Fueron misioneros durante más de diez años en Afganistán, un país donde resulta muy difícil compartir el Evangelio. Es hermoso escuchar sus testimonios de cómo Dios fue obrando en sus vidas: Desde el punto en el que cada uno recibió este llamado de manera personal, para luego recién encontrarse en el camino y casarse, hasta aquellas circunstancias en las que el Señor los usó para ser luz en una nación tan llena de oscuridad. Hoy en día, se encuentran en Argentina con el propósito de formar y movilizar personas hacia a aquellos lugares.
  • Danilo y Gabita: Misioneros preparándose para salir a trabajar en un país musulmán, donde el acceso es restringido para los creyentes. Fue un privilegio conocer sus experiencias, cómo ya estuvieron trabajando en otros países, y cómo ahora se preparan, esperando pacientemente para ir a servir entre no alcanzados.
  • Nora Bloj: Ella viene sirviendo durante muchos años en el Cáucaso, una región del sur de Rusio ubicada entre el mar Caspio y el mar Negro. En esta zona, la mayor parte de las personas son musulmanes, y hay una fuerte presencia terrorista. Ella nos transmitió sus experiencias con la iglesia de aquel lugar, y también el gran choque cultural que significa ir a ser luz en aquellas regiones.
  • Lidia Masalyka: Junto a su esposo pastorea una iglesia en Córdoba. En mi caso, tuve la posibilidad de conocerla en una plenaria que dio acerca del plan de Dios para el pueblo de Israel a lo largo de toda la historia. Fue muy interesante que me pudiera compartir todos sus conocimientos acerca del pueblo escogido, algo que siempre me interesó.
  • Claudia Bustamante: Directora de RAIM, nos compartió en una plenaria acerca de cómo participar en las misiones desde casa. Fue muy clara y precesisa en los puntos que mencionó, y fue una gran bendición para mi vida. Me encantó saber que estudió en el Seminario Bíblico de Fe, donde yo estoy actualmente estudiando.
  • Lucas Magnin: Un joven con mucha calidez. Si bien no tuve la posibilidad de ir a sus plenarias, sí pude charlar bastante con él y fue un gran privilegio conocerlo. Él es músico y escritor. Recomiendo a quienes les interese el tema, un libro suyo llamado “Arte y Fe”, en el cual intenta reconciliar estas dos cosas que aparentan ser tan separadas.
  • Naiot Dance: Ale y Karen dirigen este ministerio destinado a mostrar a Jesús por medio de la danza. Ellos estuvieron compartiendo con nosotros el taller de evangelismo por medio de la danza, y también estuvieron ayudándonos a despertar a los chicos con clases de gimnasia a las 7 am. Sin dudas que su buena predisposición y simpatía le pusieron un toque particular a este Cima.
  • DRIME: Es un ministerio que recibe su nombre por ser las siglas de Disciples Ready In Mobile Evangelism. Ellos se dedican a hacer interpretaciones de dramas que son realizados íntegramente por el equipo, cada uno de los cuales tiene por objetivo llevar al espectador a los pies de Cristo. Guille, Tania y Vero estuvieron representando al equipo de Drime Paraguay en Cima, y sin dudas fueron de gran bendición.
  • Pablo Diomede: Él, junto a su esposa, nos estuvo acompañanado en el taller de teatro. Ellos forman parte del ministerio Líbranos del Mal, que realiza distintas exposiciones artísticas con el único objetivo de compartir a Jesús. Cerrando el Cima, hicieron un show de improvisación teatral que nos hizo reír a todos hasta no poder más.

Además de ellos, estuvieron presentes: Ana Somosa, Jorge Gómez, Diego Rodríguez, Gastón Bruno, Sheila Sosa, Walter Morales, Nelson Lastiri, ministerio Restauración Sexual, Marcos Oszurko y Marcelo Morales. Le doy gracias a Dios por la vida de cada uno de ellos y por haber dispuesto de su tiempo para bendecir a tantos jóvenes en este Cima 2017.

Una Santa Cena especial

El Cima tuvo de todo: Momentos de búsqueda de Dios, de estrés, de dormir poco, de conocer gente, etc. Sin dudas fue una semana en la que pudimos ver a Dios en medio nuestro, aun cuando las cosas no salían como esperábamos. Sin embargo, más allá de todo lo que vivimos, hay un momento que me dejó una marca, y que creo que ésta va a permanecer por mucho tiempo: La Santa Cena de voluntarios. El sábado 14 empezaban a llegar los participantes del Cima, por lo que el viernes 13 fue el último día que tuvimos en soledad el equipo de voluntarios en el lugar donde se iba a realizar el congreso. Allí tomamos la Santa Cena, comprometiéndonos a permanecer unidos y tirando para el mismo lado más allá de cualquier dificultad que pudiera presentarse.

El ambiente que se dio caló ondo en mi corazón. Ver a chicos que hacía varios días que estaban trabajando sin parar con el fin de que saliera todo bien rendir todo ese esfuerzo para la gloria de Dios fue algo muy lindo. Pero más allá de todo, lo que me impactó fue el mensaje. Rafael Canadá nos dio una charla previa a la Cena, que me hizo entender el propósito de esta ordenanza mucho más allá de lo que ya conocía. El pasaje usado fue 1 Corintios 11:17-22, que es lo que viene a ser la introducción a las instrucciones sobre la Santa Cena. En él, Pablo habla de los problemas de divisiones que había en la iglesia de Corinto, la que probablemente fue la más conflictiva de aquella época. En esto encontramos que, uno de los propósitos de la Cena, es que podamos recordar el sacrificio de Jesús. Siempre somos conmovidos cuando vemos a alguien sacrificándose por la causa de Cristo; de igual manera, somos conmovidos cuando recordamos lo que Jesús hizo por nosotros. En nuestro diario andar nos cuesta tenerlo presente todo el tiempo. Sin embargo, cuando tomamos la Cena, vemos cómo Cristo sufrió y murió para que nosotros fuéramos libres. Entonces, el fin de ella es que recordemos ese sacrificio, para que podamos ser conmovidos, y que éste nos lleve a entregarnos a cumplir con el plan de Dios.

Nosotros lo buscamos porque él nos buscó primero; nosotros lo amamos, porque él nos amó primero; nosotros damos nuestra vida por él porque él dio su vida por nosotros. Esto fue el centro del trabajo que hicimos como voluntarios en el Cima, de manera que no nos glorificáramos a nosotros mismos, sino que toda la gloria fuera para Dios.

La Búsqueda de Dios

Fiel a la costumbre de todos los Cimas, este año se regaló un libro que me encantó: La búsqueda de Dios, de A. W. Tozer. Si bien en el congreso sólo se analizaron cuatro capítulos del libro, la realidad es que es excelente en su totalidad, analizando aspectos básicos de nuestra relación con Dios y llevándonos a una vida de completa adoración a él. Los capítulos que vimos fueron estos:

  • Capítulo 1: Sigamos ardorosamente en pos de Dios.
    • Éste nos habla de cómo nosotros no buscamos a Dios, sino que es él quien nos busca a nosotros. Recién entonces nosotros podemos ir en pos de él, con el mismo fervor como el que tiene el siervo al bramar por las aguas.
  • Capítulo 2: La bienaventuranza de no poseer nada.
    • Éste pone su foco en la bienaventuranza que señala a los pobres en espíritu, de los cuales es el reino de los cielos. A partir de esta base, nos lleva a entender la importancia de tenerlo todo por basura y por vano en comparación de tener a Cristo en nuestras vidas.
  • Capítulo 6: La voz que habla.
    • Éste se centra en cómo Dios se reveló al hombre por medio de su Palabra, y cómo ésta es el medio por el cual nosotros podemos llegar a ser salvos.
  • Capítulo 8: Restauración de relaciones entre Dios y la criatura.
    • Éste apunta al plan de redención; en cómo nosotros estábamos muertos y perdidos en nuestros pecados, y cómo ahora, que fuimos justificados por medio de Jesús, podemos tener libre acceso al Padre y a toda bendición espiritual que de él proviene.

Sin dudas que es un libro más que recomendable. Es una lectura corta y rápida que te va a llevar mucho más profundo en el conocimiento de este Dios santo que tenemos.

La Iglesia es Una

El credo niceno constantinopolitano dice que la iglesia es una, santa, católica y apostólica. Es decir, aquella oración que Jesús hace en Juan 17 es una realidad aun en nuestros días, cuando parece haber tanta división entre las diferentes congregaciones. La iglesia es UNA y nada puede romper eso. Todos los que creyeron verdaderamente se mantienen unidos a Jesús, formando parte de un solo cuerpo del cual él viene a ser la cabeza.

Una de las cosas que me llevo de este Cima es cómo gente de diferentes denominaciones y contextos eclesiásticos, con costumbres completamente variadas, pudieron compartir un tiempo juntos adorando y sirviendo al único Dios verdadero. Al ver tantas diferentes formas de dar gloria a Dios, no puedo más que decir que la iglesia es verdaderamente una, y está unida por medio del Espíritu Santo con el cual fuimos sellados para el día de la rendención.

Doy gracias a Dios por todos los hermanos a los que conocer en este congreso, y también a los que pude seguir conociendo. Todos llegamos de lugares geográficos muy variados, pero aun así tenemos a Cristo en común, y eso es suficiente.

Sólo Testigos

El 2018 se nos viene con un nuevo desafío de parte de Dios: ¡Sólo testigos!

Hechos 20:24 – Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios. (RVR)

Pablo entendió que nada tenía sentido en su vida si no la dedicaba para cumplir con el ministerio que recibió de parte de Jesús. Él entendía que si permanecía en la tierra, era porque tenía que cumplir un propósito, y estaba dispuesto a renunciar a todo con tal de lograrlo. Ese propósito era el de dar testimonio del Evangelio, es decir, llevar la buena noticia de que Dios envió a un salvador para que podamos ser redimidos hasta lo último de la tierra. ¡Y esta debe ser la única razón de nuestra existencia! Por lo que experimentamos en nuestra vida, somos testigos de la gracia de Dios para con nosotros, y todo aquello que recibimos de gracia, de gracia debemos darlo. Que como lo hicieron los apóstoles, nosotros también podamos vivir como testigos de nuestro Señor, sin importar las consecuencias de ello.

En Enero del 2018, si estás en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Costa Rica, Paraguay o Perú, te invito a ser desafiado, a entender cuál es la misión de Dios, y a abrir tus ojos respecto a las misiones y los no alcanzados, en Cima 2018: Sólo Testigos.

Fede Sinopoli

Fede Sinopoli

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Jesús, busco cada día aprender un poquito más de él, disfrutando de esta aventura de vivir como hijos del creador. Me encanta que Papá me desafíe a hacer nuevas cosas para su gloria, y es un placer que podamos crecer juntos en el Señor mediante este blog.

More Posts

Comentarios

comentarios

Fede Sinopoli

Fede Sinopoli

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Jesús, busco cada día aprender un poquito más de él, disfrutando de esta aventura de vivir como hijos del creador. Me encanta que Papá me desafíe a hacer nuevas cosas para su gloria, y es un placer que podamos crecer juntos en el Señor mediante este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *