Resumen de Isaías: Capítulo 2

Contenido

El contenido de Isaías 2 se puede bosquejar de la siguiente manera:

  • El futuro reinado universal de Dios (v1-5)
  • El día del Señor (v6-22):
    • El estilo de vida de Israel (v6-8)
    • La humillación de los arrogantes (v9-18)
    • El terror que generará la venida del Señor (v19-22)

De esta manera, encontramos cuatro partes principales:

  1. El futuro reinado universal de Dios.
  2. El día del Señor.

Parte 1: El futuro reinado universal de Dios

Luego de haber realizado su acusación contra Judá en el capítulo anterior, Isaías nos lleva directamente al final de los tiempos, cuando Cristo regrese para reinar durante mil años. En este pasaje, vemos que desde Sion, es decir, Jerusalén, saldrá enseñanza para toda la tierra; gente de todas las naciones se acercará a aquel lugar para ser instruida. Allí se establecerá el monte del Señor, donde Cristo mismo, luego de su segunda venida, reinará en gloria, habiendo establecido su reino. Es interesante notar que los montes eran los lugares utilizados para hacer altares a dioses paganos; entender esto le da más significación al hecho de que el monte de Sión se establecerá como más alto que todos los montes. El punto es que todos los falsos dioses creados por el hombre tendrán una total insignificancia en comparación con la majestuosidad de nuestro Señor.

En estos mil años sólo entrarán los creyentes que hayan sobrevivido a la tribulación y aquellos que hayan resucitado por haber puesto su fe en Jesús. Es decir, no habrá incrédulos, al menos en un principio. Es por ello que encontramos un mundo lleno de completa paz, donde las espadas se convierten en arados. ¡Éste es el reino establecido de nuestro Señor! Luego, los que nacieron durante estos mil años que no hayan puesto su fe en Jesús, serán comandados por Satanás en la rebelión final, una vez que haya terminado el milenio. Pero durante este período de tiempo, veremos el mundo de paz descrito por Isaías.

Parte 2: El día del Señor

Luego de darnos un bosquejo de los temas a tratar a lo largo de su libro, Isaías empieza a desarrollar los temas en mayor profundidad. En este pasaje vemos como el pueblo de Judá se amoldó a este mundo, adorando la obra de sus propias manos en lugar de al único Dios verdadero. Ellos se dejaron llevar por la época de supuesta prosperidad que vivían, y habían dejado de poner su confianza en el Señor para confiar en sus propias capacidades y bienes materiales. El orgullo había hecho que toda la nación se apartara de los caminos de Dios y es por eso que el juicio era inminente.

Todo este pasaje nos lleva al día en el que Dios juzgó a Judá, por medio de Babilonia, pero también al día en el que Cristo vuelva y toda la humanidad sea juzgada por su maldad. El orgullo humano y la confianza en los bienes materiales en la que vivía Judá es similar a lo que vemos hoy en día en nuestra sociedad. La humanidad está demostrando altivez e incluso cree que puede pisotear a Dios, pero un día, sólo el nombre del Señor será exaltado. El juicio causará terror en toda la humanidad, es por eso que Isaías nos hace un llamado final diciendo: “¡Dejen de confiar en el hombre!”.

Personajes Principales

  • Isaías: El profeta que recibe el mensaje y habla con el pueblo.
  • Dios: Da un mensaje a Isaías por medio de una visión.
  • Judá: Pueblo hacia quien va dirigido el mensaje de Dios.

Versículo Elegido

Isaías 2:5 – Casa de Jacob, vengan y caminemos a la luz del Señor. (NBLH)

Palabras Clave

Día, juicio, milenio, monte, paz, venida.

Retos

  • ¿A qué hace referencia la palabra “Sión” en el contexto de este pasaje?
  • ¿Por qué Dios abandonó a su pueblo?
  • ¿A qué se refiere Isaías cuando dice “los cedros del Líbano, las encinas de Bazán y las naves de Tarsis”?
  • ¿Qué quiere decir el versículo 22 al indicar que el aliento del hombre está en la nariz?

Referencias

Miqueas 4:1-3 – Este pasaje es prácticamente idéntico al relatado en Isaías 2:2-4.

Apocalipsis 20:1-6 – Relato del reinado milenial de Cristo.

Salmos 48:7 / Jonás 1:3 – Otras menciones de las naves de Tarsis (Is 2:16)

Levítico 19:26 / Deuteronomio 18:10-14 – Prohibiciones que habían recibido los israelitas respecto a su trato con adivinos (Is 2:6).

Ver la Historia de la Redención

Al describir la situación en la que el pueblo se encontraba, Isaías llega a una terrible conclusión: “¡Imposible que los perdones!” (Is 2:9). Era tal la maldad que había en la sociedad de aquel tiempo, que el profeta no veía posibilidad alguna de perdón; no había ningún mérito en el pueblo que le valiera la misericordia. Sin embargo, Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros (Rm 5:8).

Tal como pasaba en aquel tiempo, podemos ver la realidad de la humanidad a lo largo de toda la historia, desde la caída. No hace falta un análisis muy complejo para mirar lo que somos y llegar a la conclusión a la que llegó Isaías al decir que no hay forma en que merezcamos el perdón de Dios. Y esa es la cuestión: No lo merecemos, sino que por gracia lo recibimos. Todos estábamos perdidos en nuestras transgresiones, pero Jesús se hizo hombre y murió en nuestro lugar, para que nosotros, creyendo en su sacrificio, podamos recibir el perdón de Dios. Es esta la manera en la que Dios pudo mostrar que es justo, ya que el precio por nuestro pecado fue pecado, y a su vez misericordioso, brindándonos la posibilidad de llegar al perdón. Eso que Isaías veía como un imposible fue posible por medio de la obra de Cristo en la cruz. ¡Cuán hermoso es nuestro Dios!

Enseñanza

Algo que me impactó en este capítulo es la enseñanza que tenemos en el versículo 5. Luego de presentar un mundo hermoso donde Cristo estaría reinando y todos viviríamos en completa paz, Isaías vuelve a traernos a la realidad. Es muy lindo pensar en ese futuro, pero esos tiempos todavía no llegaron. Miramos a nuestro alrededor y vemos que la maldad día a día va en aumento. Sin embargo, es hermosa la invitación que el profeta le hace al pueblo de Judá, y también ahora a nosotros: “Vengan y caminemos a la luz del Señor”. ¿Para qué? Para algún día poder disfrutar de su reino establecido definitivamente y vivir en completa paz y gozo. Es decir, lo que nos tiene que motivar a venir y caminar en la luz del Señor, a tener todas las cosas de este mundo por basura (Fil 3:8), es la esperanza que tenemos de que Dios va a cumplir sus promesas, y un día nos va a librar de este cuerpo pecaminoso y vamos a tener una vida eterna de gozo junto a él. ¿Qué más hermoso que eso? Es eso lo que nos tiene que motivar a santificarnos y buscar una relación más íntima con Dios; a caminar en su luz. Va a llegar el tiempo en el que todo sufrimiento va a terminar; el va a enjugar las lágrimas de todos nosotros y no va a haber más llanto ni dolor (Ap 21:4).

En este pasaje, Isaías nos invita a mirar al futuro con esperanza, sabiendo que vamos a tener parte en el reino que Cristo preparó para los que ponen su fe en él. Que esto nos anime a comprometernos más con nuestro Señor y a caminar en su luz, para que así podamos perseverar, porque el que persevere hasta el fin, ese será salvo (Mt 24:13)

Fede Sinopoli

Fede Sinopoli

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Jesús, busco cada día aprender un poquito más de él, disfrutando de esta aventura de vivir como hijos del creador. Me encanta que Papá me desafíe a hacer nuevas cosas para su gloria, y es un placer que podamos crecer juntos en el Señor mediante este blog.

More Posts

Comentarios

comentarios

Fede Sinopoli

Fede Sinopoli

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Jesús, busco cada día aprender un poquito más de él, disfrutando de esta aventura de vivir como hijos del creador. Me encanta que Papá me desafíe a hacer nuevas cosas para su gloria, y es un placer que podamos crecer juntos en el Señor mediante este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *