Lucas 10

Contenido

El contenido se puede bosquejar de la siguiente manera:

  • Jesús envía a los setenta (vv. 1-16)
  • Regresan los setenta (vv. 17-24)
  • La parábola del Buen Samaritano (vv. 25-37)
  • Jesús visita a Marta y María (vv. 38-42)

Jesús envía a los setenta

Luego de enviar a sus doce discípulos más cercanos, los apóstoles, Jesús encomienda una misión a setenta de sus discípulos. La misión era la de ir por distintas ciudades y predicar el evangelio.  Jesús utilizó estas misiones para enseñarle a sus discípulos lo que iban a tener que hacer, una vez que Él resucitara y deje este mundo. Él les da instrucciones claras que ellos deben seguir y además les da autoridad para poder predicar el evangelio.

Regreso de los setenta

Los setenta regresan con gozo de su misión, celebrando que incluso sobre los demonios tenían autoridad en el nombre de Jesús. Pero Jesús les dice que ellos no deben sentir gozo por esto, sino que deben gozarse en la salvación.

Luego Jesús mismo se regocija y agradece al Padre por el plan de redención que se estaba cumpliendo, de acuerdo a lo planeado desde antes de la fundación del mundo.

La parábola del Buen Samaritano

Un intérprete de la Ley de Moisés le preguntó a Jesús qué debía hacer para ganar la vida eterna. Jesús le responde con una pregunta. Pero su conciencia lo condenaba por lo que Jesús le cuenta una historia que conocemos como “la parábola del buen samaritano”.

Jesús visita a Marta y a María

Jesús visita a Marta y María de Betania, las hermanas de Lázaro. Cuando llega, Marta comienza a armar los preparativos, mientras María escucha atentamente la enseñanza de Jesús. Jesús le enseña una valiosa lección a Marta.

Personajes Principales

  • Jesús: En esta ocasión, Jesús envía a 70 de sus discípulos en su primera misión de evangelización. Jesús los está preparando para la misión que les encomendará luego de su resurrección (Mateo 28:18-20)
  • los setenta: Son setenta discípulos de Jesús. Probablemente los setenta más maduros del grupo total de sus discípulos. Ellos son enviados por Jesús a predicar el evangelio en distintas ciudades de Judea
  • El intérprete de la Ley: No conocemos el nombre de esta persona. Sólo sabemos que era un estudioso del Antiguo Testamento, probablemente enseñaba y predicaba en alguna sinagoga. Además, puede que perteneciera a la secta de los fariseos, ya que creía en la vida eterna.
  • Marta: Vivía en Betania. Hermana de Lázaro y María. Es probable que ella pertenezca a una familia adinerada, ya que recibieron a Jesús y estaban haciendo grandes preparativos por su llegada. Además, cuando Lázaro murió, muchas personas del pueblo se acercaron a traer sus respetos a la familia. El sepulcro de Lázaro no era el típico de cualquier Judío. Y por último, el perfume usado por María para ungir a Cristo era realmente caro. Todo esto nos hace suponer que ellos tenían muchos recursos económicos. Muchas personas tienen una visión negativa de Marta, pero lo cierto es que ella era una ferviente creyente en el Señor Jesús, y que hizo una confesión de fe que iguala a la del apóstol Pedro (Juan 11:27). También vemos que ella siempre ponía sus recursos económicos a disposición del Señor para servir a sus propósitos.
  • María: Hermana de Marta y Lázaro. Al igual que sus hermanos, ella era una ferviente creyente en el Señor. Ella demuestra siempre el amor que sentía por Jesús en todos los episodios en los que aparece. Ella ungió a Jesús con perfume. Ella es quien “eligió la mejor parte”. Son muy valiosas las lecciones que podemos aprender de esta preciosa mujer.

Versículo Elegido

v. 20 – “Sin embargo, no se regocijen en esto, de que los espíritus se les sometan, sino regocíjense de que sus nombres están escritos en los cielos”

Palabras clave

Paz, Reino de Dios, Prójimo, Ley, Buen Samaritano, Compasión

Retos

  • ¿Qué quiere decir Jesús cuando le dijo a los setenta que debían alegrarse, no por que los demonios se les sujetaba, sino porque sus nombres estaban escritos en los cielos?
  • ¿Por qué dice Jesús que Dios le ocultó el evangelio a los sabios y los inteligentes y se lo reveló a los niños? ¿Quiénes son aquellos a los que el Hijo decide revelarles el reino de Dios?
  • La parábola del buen samaritano presenta un desafío aterrador. Ese nivel de amor por el prójimo es muy difícil de lograr, incluso para los cristianos más maduros. Que Dios nos ayude a ser más generosos y compasivos con nuestros prójimos

Referencias

  • Deuteronomio 6:5: “Amarás al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza.”
  • Deuteronomio 30:16: “Hoy te ordeno amar al Señor tu Dios, andar en Sus caminos y guardar Sus mandamientos, Sus estatutos y Sus decretos, para que vivas y te multipliques, a fin de que el Señor tu Dios te bendiga en la tierra que vas a entrar para poseerla.”

Ver la Historia de la Redención

  • En los primeros versículos, vemos lo que el Señor pretende de la tarea evangelística: Predicar el evangelio. Muchas veces intentamos complicar esto usando métodos y programas y estrategias para atraer a las personas, pero el Señor dice: Vayan y anuncien que el Reino de Dios se ha acercado. Lo único que debían hacer era predicar el evangelio y atender a los necesitados. Esto es porque el Evangelio es poderoso para salvar. No necesita ningún aditivo
  • Vemos también los ayes por las ciudades en las que el evangelio era rechazado. Es increíble lo duro que puede ser el corazón humano. Ellos rechazaban el mensaje del evangelio, incluso cuando veían los milagros que los discípulos y Jesús hacían. El evangelio del Señor Jesús es la máxima revelación que tenemos de parte de Dios. Es por eso que Jesús pronuncia estos ayes. Si estas ciudades rechazaron la máxima revelación posible, ya nada les queda, más que esperar el juicio, que será más severo que aquellas ciudades que contaron con una revelación menor.
  • En los vv. 21-24 vemos que la salvación es netamente por gracia de Dios para aquellos que Él desea salvar.
  • En los vv. 25-29, cuando el intérprete de la Ley le pregunta a Jesús qué debe hacer para ser salvo, la intención de Jesús es tratar de mostrarle que no hay ninguna obra que él pueda hacer para “merecer” la salvación. Es por eso que Jesús usa el gran mandamiento, para exponer la deficiencia de las obras de este hombre. Su conciencia lo acusaba, porque sabía que él no cumplía este mandamiento como era debido. Y ninguno de nosotros lo hace. Es por eso que necesitamos un salvador. Es por eso que necesitamos la obra del Espíritu Santo para santificarnos y hacernos semejantes a Cristo
  • La parábola del buen samaritano no hace más que exponer aún más la verdad anterior. Esta historia acusa la conciencia de todos nosotros, quienes hemos fallado incontables veces en obrar como el buen samaritano lo hizo. Podemos además entender que hubo alguien que sí pudo cumplir e incluso superar la obra del buen samaritano. Jesús hizo una obra infinitamente mayor a la del buen samaritano. Podríamos entender la parábola de esta forma:
    • Nosotros somos el hombre que fue asaltado, robado y dejado por muerto. Hemos sido engañados por las falsas promesas del pecado y hemos muerto espiritualmente. Podemos asumir que este hombre era judío, porque salía de Jerusalén y se dirigía a Jericó
    • El samaritano era un hombre que seguramente iba y venía de las ciudades haciendo negocios. Era un comerciante. Pero sobre todo, era samaritano, y por lo tanto, era despreciado por los judíos. A pesar de esto decidió compadecerse del hombre medio muerto y asistirlo. Sanó sus heridas, lo sentó en su cabalgadura, lo llevó a un mesón y lo cuidó. ¿Se dan cuenta la gran cantidad de molestias que este samaritano se tomó para compadecerse de este hombre? Probablemente perdió muchísimo tiempo y gastó de su propio dinero para cuidar de él. Siendo enemigos, no tuvo esto en cuenta, porque tuvo compasión de él. Así mismo, Dios demostró su amor por nosotros, en que cuando aún eramos sus enemigos, Él envió a su Hijo a morir por nosotros(Romanos 5:10; 1 Juan 4:10). Jesús, siendo Dios mismo, no se aferró a esto, sino que compadeciéndose de nuestra situación, vino a entregar su propia vida por nosotros. Vino a sufrir el castigo que merecían nuestras rebeliones. Cristo es el verdadero buen samaritano. El dio mucho más que su tiempo y su dinero por nosotros. Lo dio todo. Por eso a Él sea toda la gloria por siempre

Enseñanza

Además de lo que aprendimos acerca de la historia de la redención, tenemos más enseñanzas en este pasaje, pero quisiera destacar dos:

  • Cuando Jesús les dice a sus discípulos que no se alegren de las grandes obras que hacían, sino de su salvación, Él los está reprendiendo. No debemos alegrarnos de nuestras obras, como si fueran nuestras propias. Toda buena obra y don viene de parte de Dios. Es por eso que cuando vemos el fruto del Espíritu en nuestra vida, debemos alegrarnos de nuestra salvación. Debemos alegrarnos de que el Señor está obrando en nosotros y nos está santificando. Eso es lo hermoso de la salvación y en esto se deleita Dios. Y si Dios mismo se deleita en esto, cuanto más nosotros tenemos derecho a disfrutar de la obra de Dios en nuestra vida, siempre y cuando lo reconozcamos a Él como el autor de nuestra bendición.
  • Cuando El Señor Jesús le dice a Marta que debe dejar de hacer todo lo que estaba haciendo y seguir el ejemplo de su hermana María, estaba diciendo: “Está bien que sirvas a tus huéspedes con tanto amor y esfuerzo, pero Yo estoy hoy aquí, lo mejor que podes estar haciendo en este momento es escucharme”. No hay nada mejor que escuchar y conocer más al Señor. No podemos pretender servirle si no le conocemos. Y si le conocemos en la intimidad, entonces vamos a poder servirle como es debido.

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *