Alaben Todos al Señor

Este es el capítulo más corto de toda la Biblia. Este precioso salmo ha sido entonado con distintas melodías y es una canción muy conocida dentro del mundo evangélico. Aún así, podemos meditar en este precioso salmo y encontrar hermosas enseñanzas en Él.

  1. El primer versículo dice “Alabad a Jehová/Alaben al Señor”. Esto es un mandamiento directo. El Señor es digno de alabanza. Quizás te preguntes ¿Es Dios un ser tan egocéntrico que, no sólo necesita ser alabado, sino que demanda alabanza de sus criaturas? Nunca debemos pensar de esta forma. El pensar de esta manera, nos muestra que tan poco conocemos a Dios. Pensá lo siguiente: ¿Qué significa alabar a alguien/algo? ¿Cuándo en tu vida cotidiana alabas a algo? Digamos que viste un partido de fútbol en el que jugaba Lionel Messi. Cuando vemos las maravillas que esta persona hace con una pelota de fútbol, no podemos más que decir: ¡Esta persona es extremadamente talentosa! Da placer mirar sus jugadas. De repente queremos compartir nuestra admiración por este jugador con otras personas. Queremos que todos vean el último gol de Messi. Anunciamos por todos lados que Messi es el más grande jugador de la historia. De repente, estamos alabando a un jugador de fútbol ¿Por qué lo hiciste? Porque es digno de ser alabado. Porque da placer verlo jugar. Porque realmente es talentoso. Pensá ahora en la comida más sabrosa que hayas comido. Recordá todo lo que disfrutaste comerla ¿No quisieras que todos disfrutaran de ese placer? ¿No vas por todos lados diciendo que es la mejor comida que probaste en tu vida? ¿La sola mención de esta comida no te da ganas de comerla de nuevo? Ahora nos encontramos alabando a la comida y a la persona que nos la hizo ¿Cuál es el punto de todo esto? El punto es el siguiente: Nosotros alabamos a alguien/algo, porque ese alguien o algo es fuente de nuestro placer. Ahora, Dios es la fuente última de todo placer, porque todo lo bueno, proviene de Dios (Santiago 1:16). Y Dios es el ser más grandioso, supremo, perfecto, hermoso, bondadoso que existe en todo el mundo. Cada placer real y cosa buena de este mundo que hayas sentido, vino de Dios. No hay nada bueno que no provenga de Él. Dios es el mayor tesoro de todo el universo. La fuente del gozo y felicidad definitiva. Tal Ser es digno de toda nuestra alabanza. Nos da placer alabar a dicho Ser. Queremos que todos puedan sentir esta satisfacción que sentimos. Queremos que todos vean lo hermoso, dulce, amoroso, santo y perfecto que es el Señor. Y esto nos da aún más satisfacción. Esto es alabanza. Decirle a Dios lo bueno que es para nosotros. Decirle a Dios lo hermoso que es. Y decirle a los demás lo grande, fuerte y glorioso que es nuestro Dios. Dios no demanda nuestra alabanza por un capricho, Él es realmente digno de ser alabado, porque no hay Ser más supremo que Él y no hay fuente de satisfacción más grande e importante en el Universo entero.
  2. Vemos que el salmista quiere que “todas las naciones y los pueblos” alaben a Dios. Esto es porque quiere que todas las naciones disfruten de lo grande y poderoso de nuestro Dios. Quiere que todos lo conozcan ¿Sentís deseos de que otras personas conozcan a Dios? ¿No sentís deseos de que otras personas puedan disfrutar de conocer al Ser más grandioso de todo el Universo? ¿Lo conocés realmente vos? ¿Podés decir que Dios es realmente tan grande que es digno de ser alabado y reconocido por todas las naciones y pueblos de la Tierra?
  3. En el versículo 2 vemos una razón más específica de por qué el salmista quiere que todas las naciones conozcan a Dios: Él ha engrandecido sobre nosotros su misericordia
  4. ¿A qué se refiere con que ha engrandecido sobre nosotros su misericordia? ¿Por qué habría Dios de ser misericordioso con nosotros? Hemos dicho que Dios es digno de ser alabado porque no hay nadie como Él, tan perfecto, bueno, amoroso, santo, justo, glorioso. Pero ahora nos enfocaremos en su misericordia. Este es un aspecto grandioso del Señor. A pesar de que de Él proviene todo lo bueno, ninguno de nosotros tiene permiso de disfrutar de todo lo que Dios tiene para darnos ¿Por qué? Porque hemos pecado. Nos hemos rebelado y enemistado con Dios. No hay ninguna persona en este mundo que no haya sido participe en esta traición contra el Rey del Universo. Y ¿En qué consiste nuestra rebelión? Principalmente consiste en no haber honrado a Dios como Él se lo merece y no haberle agradecido por todo lo bueno que nos dio (Rom. 1:18-23). Nos dio un mundo hermoso en donde vivir. Nos dio la vida misma. Nos dio cada placer de este mundo. Las potentes olas del mar, las majestuosas montañas, los hermosos lagos. Nos dio la capacidad de disfrutar de toda esta belleza que con su poder creó. Y a pesar de todo esto, nosotros decidimos no honrar a Dios, no reconocerlo en nuestras vidas, y vivimos como si Él no existiera. Por eso, estamos totalmente enemistados con Dios. No queremos seguir las normas que Él nos dio para que vivamos todos en paz. Nos asesinamos unos a otros. Vivimos con envidia, pobreza, egoísmo, orgullo y maldad. Trastornamos cada aspecto de la creación con nuestro pecado. Por lo tanto, Dios ha dicho que debemos ser castigados y ser privados del bien supremo, es decir, luego de morir, seremos apartados para siempre de Él y nunca más disfrutaremos de nada bueno en esta vida. Dios es un juez justo y no tolerará esta ofensa de nuestra parte.
  5. Pero ¿Dónde está la misericordia de Dios? En esto vemos el amor de Dios, en que cuando éramos sus enemigos, Él envió a su Hijo para morir por todos nosotros. El Hijo de Dios, Jesucristo, vino a este mundo a recibir el castigo que nosotros merecíamos. Él fue separado de Dios cuando dijo “Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has abandonado?” para que nosotros podamos estar con Dios para siempre. Jesucristo es la misericordia de Dios. Todos los que se arrepientan de su forma de vivir enemistados con Dios y crean que Jesús murió para perdón de sus pecados, son salvos del castigo eterno. Aquellos que creen, disfrutarán de Dios y lo alabarán por siempre. Nunca se agotarán de adorar al infinito Dios.
  6. Dios ha engrandecido su misericordia, porque lo que ha hecho es lo máximo que podría haber hecho. Dios ha dado a su propio Hijo, la segunda persona de la Trinidad, para que seamos salvos. Esto lo hizo para que disfrutemos de Él por siempre. La misericordia de Dios es lo que va a permitir que nosotros disfrutemos de todos sus otros atributos por toda la eternidad. Es por eso que el salmista quiere que todos conozcan a Dios y que todos disfruten de su misericordia.
  7. ¿Qué es la fidelidad de Dios? La fidelidad de Dios es su determinación a mantener todas sus promesas. Dios ha hecho un nuevo pacto con nosotros a través de su Hijo y Él se ha determinado a cumplir con todas sus promesas para con nosotros. Podemos descansar entonces de que todo lo que Dios ha dicho por medio de su Hijo, esto hará. Jesús dijo que viviremos por siempre con Él, entonces esto será así. Jesús dijo que participaríamos por siempre de su gozo y amor con el Padre, entonces esto será así. Jesús dijo que enviaría a su Espíritu Santo y Él nos enseñaría todo y nos perfeccionaría hasta el día de nuestra muerte, entonces esto será así. Dios no es hombre para mentir. Sus promesas son para siempre. Podemos estar seguros de que su amor para con su pueblo será para toda la eternidad. Esto nos impulsa a gritar con el salmista y con todas nuestras fuerzas ¡Aleluya! (Que significa, alabado sea el Señor).
  8. Que nuestro amor y admiración por el Señor nos lleve a anunciar a todas las naciones y todas las personas acerca de la grandeza de Dios. Este es el motor más grande para el evangelismo. Cuando entendemos realmente lo bueno que es Dios, vamos a querer compartirlo con todos y no vamos a querer que nadie se pierda de pasar una eternidad disfrutando y alabando a este asombroso Ser.

Es mi oración y mi deseo que hoy estés reflexionando en este precioso salmo y que puedas disfrutar cada día más de Dios, de forma que cada día lo alabes más.

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Comentarios

comentarios

Matías Salerno

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Cristo. Ingeniero en Informática egresado de la Universidad Nacional de La Matanza. Curioso, tratando de aprender siempre algo nuevo, busco estudiar la Palabra de Dios para poder compartir el evangelio con los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *