El Temor de Dios

Muchas veces escuchamos hablar del temor de Dios/Señor/Jehová. Oímos que debemos tenerlo, que la gente ya no lo tiene e incluso que a muchas iglesias le falta. Aunque esto sea una realidad y es muy importante tener temor de Dios. ¿Qué significa? ¿Es tenerle miedo de Dios? ¿solamente respetarlo, reverenciarlo? ¿por qué razón debo tenerlo? Veamos que dice la Biblia sobre esto.

Antes de hablar en si es del temor de Dios me gustaría decir de su importancia. Salomón, autor del libro de Eclesiastés o “El predicador”, fue un rey de Israel, qué no se privo de nada. Este libro habla de como todo separado de Dios es vanidad. Esa palabra se repite mucho. Salomón, una persona que hizo cuanto quizo (Eclesiastés 2:10) llegó a escribir:

El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala. (Eclesiastés 12: 13-14 RVr 1960)

Entonces podemos leer cuan importante es temer a Dios. Ahora, ¿Que es este temor?

El verbo temer a Dios no significa tener miedo de Dios. Sino una actitud de respeto, obediencia, sumisión A Dios… La traducción de esta palabra: yare’ (hebreo para el Antiguo Testamento), eulabeia o fobos (griego para el Nuevo Testamento) es la actitud con que una persona reconoce el poder y la condición de la persona a la que se reverencia y se le rinde el debido respeto. Es reconocer que estamos en presencia de un Dios grande que creó todo (Salmo 33: 5-9), Santo (Apocalipsis 15:4), Justo, que está enemistado con el pecado, y siendo nosotros pecadores estamos frente a un Dios que no nos debe nada, no merecemos nada de Él, salvo juicio y condenación por nuestro pecado, pero en vez de castigarnos nos recibe, nos perdona y nos salva por medio de Jesús (Hebreos 12:28-29). Imagínense estar frente a un Dios perfecto, nosotros que somos imperfecto. Sin embargo, en lugar de recibir condenación recibimos salvación.

Este temor, Dios mismo lo produce en nosotros para alejarnos del pecado. No lo hace para alejarnos de Él, sino para acercarnos (Jeremías 32:38-40, Éxodo 20:20), para que podamos ocuparnos de nuestra salvación (Filipenses 2:12-13) y arrepentirnos de nuestro pecado. La simple idea de alejarnos de Dios debería hacernos temblar. No hay que olvidar la advertencia de Hebreos 10:31

En otras Palabras este temor es un estado que hace amar lo que Dios ama, aborrecer lo que aborrece (Proverbios 8:13) para hacer su voluntad y no alejarnos de Él, nos hace estar sujetos a Dios y como dice Eclesiastes es el todo del hombre.

Matías Daniel Battaglia

Matías Daniel Battaglia

Miembro de la iglesia Asamblea Cristiana Villa Devoto. Me gusta leer la biblia, aprender más de Dios y poder compartirlo con la gente.

More Posts

Comentarios

comentarios

Matías Daniel Battaglia

Matías Daniel Battaglia

Miembro de la iglesia Asamblea Cristiana Villa Devoto. Me gusta leer la biblia, aprender más de Dios y poder compartirlo con la gente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *