Héroes de la Fe: Panteno de Sicilia (?-216)

A lo largo de la historia cristiana encontramos una gran cantidad de personas que pueden ser admiradas por los trabajos que hicieron para la gloria de Dios. Continuando con nuestro recorrido por ellas, en este caso quiero contarte de alguien que no es de los creyentes más reconocidos, pero que aun así tuvo una gran importancia para los inicios de la iglesia, sobre todo en la parte de la enseñanza. Te presento a Panteno de Sicilia…

No son demasiados los datos biográficos que se tienen de este hombre. De hecho, aunque Eusebio, en una de sus obras sobre la historia de la iglesia, lo llama siciliano, las fuentes que utiliza para esa referencia no son demasiado claras. Tampoco se conoce con exactitud la fecha en la que nació, aunque sí sabemos que vivió en la etapa inmediatamente posterior a la partida de los apóstoles y los creyentes que sirvieron con ellos.

Lo que sí sabemos de este hombre es que era un erudito que desarrollo una carrera como profesional de la filosofía en Alejandría, uno de los centros de mayor sabiduría y lugar por excelencia de la ciencia en aquel tiempo; allí confluían todo tipo de teorías filosóficas. En particular, Panteno fue educado bajo el sistema estoico, que pone el énfasis en que la sabiduría y el domino propio llevan a las personas a la felicidad, y no los bienes materiales. Sin embargo, todas estas cosas quedaron en el pasado cuando recibió el testimonio de Cristo, de parte de los creyentes de Alejandría. Él abrazó la fe cristiana y se convirtió en un estudioso de la Palabra.

Debido a su entusiasmo por compartir el Evangelio y su gran conocimiento de las verdades divinas, fue enviado como misionero a la India, donde se encontró con que, gracias al trabajo que Bartolomé había hecho en aquel lugar, ya tenían el Evangelio de Mateo, aunque en lengua hebrea. A pesar de este trabajo, la vida de Panteno no se destaca por las misiones, sino más bien por su especial entusiasmo por la enseñanza. Alrededor del año 180 se establecería definitivamente en Alejandría, donde se le daría el cargo de directo de la escuela de catequesis de aquella ciudad, la cual sería llamada Didaskálion. Él es el primer director que se conozca de este lugar de enseñanza teológica, aunque no se tiene un conocimiento certero de si fue o no el fundador. Hay quienes hablan de que fue Marcos el que fundó este lugar, aunque tampoco tenemos demasiada información al respecto. La realidad es que sea que Panteno fundó esta escuela o no, lo que sabemos con seguridad es que su trabajo fue muy importante para su crecimiento.

Durante su tiempo como director se encargó de educar a las nuevas generaciones de teólogos, enseñándoles a guardar la sana doctrina en un contexto plagado por la diversidad filosófica. Sobre todo, el foco de esta escuela de catequesis estaba puesto en dejar en evidencia la falta de fundamento de las doctrinas gnósticas, que tantos problemas le trajeron a la iglesia en los primeros siglos. Si bien se dice que desarrolló algunos escritos, la realidad es que ninguno de ellos llegó hasta nuestros días. Por esto suele verse a Panteno como un gran exponente de la predicación y la enseñanza oral, más que la escrita. Dos de sus principales discípulos fueron Clemente de Alejandría y Alejandro de Jerusalén. El primero sería quien lo sucedería en el cargo en la escuela de catequesis, lugar en el que luego serían también capacitados reconocidos cristianos como Orígenes y Atanasio de Alejandría.

Es decir, gracias a los esfuerzos de este hombre por adentrarse en las profundidades de las verdades divinas y enseñarlas, pudieron surgir muchos férreos defensores de la fe cristiana, que argumentaron en contra de las diferentes herejías que iban surgiendo en sus tiempos. Esto nos debe llevar a pensar en la importancia que tiene en nuestras iglesias el darle adecuado lugar a la enseñanza de las verdades bíblicas, de manera que podamos crecer y no ser engañados por cualquier tipo de doctrina extraña que pudiera llegar a aparecer. Que la historia de Panteno como maestro de personas que llegaron a ser mucho más reconocidas que él en el ámbito cristiano, puedan motivarnos a enseñar la Palabra a otros sin buscar ningún tipo de reconocimiento, sino con el único objetivo de la edificación del cuerpo de Cristo.

Fede Sinopoli

Fede Sinopoli

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Jesús, busco cada día aprender un poquito más de él, disfrutando de esta aventura de vivir como hijos del creador. Me encanta que Papá me desafíe a hacer nuevas cosas para su gloria, y es un placer que podamos crecer juntos en el Señor mediante este blog.

More Posts

Comentarios

comentarios

Fede Sinopoli

Fede Sinopoli

Miembro de la Iglesia Asamblea Cristiana de Villa Devoto. Discípulo de Jesús, busco cada día aprender un poquito más de él, disfrutando de esta aventura de vivir como hijos del creador. Me encanta que Papá me desafíe a hacer nuevas cosas para su gloria, y es un placer que podamos crecer juntos en el Señor mediante este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *