Una pequeña devocion: Romanos 12:17-21

Un par de días atrás, me encontré en una situación nada agradable, y para mi vergüenza, mi reacción no fue la que se espera de una persona que dice amar a Cristo. La vida cristiana esta llena de situaciones injustas, frustrantes e irritantes, situaciones que simplemente encienden nuestras pasiones y nos llevan a enojarnos y a hacer cosas que jamas creeríamos que somos capaces de hacer. La única forma de combatir este mal, es con la Palabra de Dios. Este texto me dio libertad del enojo, y espero que Dios lo use para ayudarte a vos también.

Nunca paguen a nadie mal por mal. Respeten (Consideren) lo bueno delante de todos los hombres. Si es posible, en cuanto de ustedes dependa, estén en paz con todos los hombres. Amados, nunca tomen venganza ustedes mismos, sino den lugar a la ira de Dios, porque escrito está: “Mia es la venganza, Yo pagaré,” dice el Señor. Pero si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; y si tiene sed, dale de beber, porque haciendo esto, carbones encendidos amontonaras sobre su cabeza.” No seas vencido por el mal, sino vence el mal con el bien. (Romanos 12:17-21 NBLH)

Este capitulo de Romanos empieza con Pablo escribiendo que debemos ser transformados por medio de la renovación de nuestra mente. Luego habla de como debemos comportarnos según lo que Dios nos haya llamado a hacer dentro de la iglesia. Y, a partir del versículo 9, escribe una lista de mandamientos, obras que debemos hacer, un total de 26 mandamientos. Y en esta lista se encuentra nuestro texto.

De esta lista de 26 mandamientos, considero que 24 de ellos se desprenden de los dos primeros “Aborrezcan el mal; aférrense al bien” (Romanos 12:9), digo esto porque los demás mandamientos describen como debe ser el amor sincero, y para que el amor sea sincero debemos aborrecer el mal y aferrarnos al bien. Amar sinceramente no es simplemente cumplir una lista de mandamientos, sino que requiere una transformación, como la que describe Pablo en Romanos 12:2. Esta transformación nos debe llevar a aborrecer el mal y a aferrarnos al bien cada vez mas, y los mandamientos que siguen son la guía de como se ve esa transformación, de como es el amor sincero y la meta que debemos alcanzar.

Una de esas metas es nuestro pasaje, meta que es difícil de alcanzar, y Pablo lo sabe, por eso nos da dos solidas razones para ayudarnos a cambiar.

  • Porque escrito está: “Mia es la venganza, Yo pagaré,” dice el Señor. (Romanos 12:19 NBLH)
  • “Pero si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; y si tiene sed, dale de beber, porque haciendo esto, carbones encendidos amontonaras sobre su cabeza.” (Romanos 12:20 NBLH)

Como estas dos razones nos ayudan a no pagar mal por mal es, a mi parecer, bastante claro. Pagar con mal, sabiendo que la venganza es del Señor, es similar a pensarse Dios, no solo eso, es similar a pensar que nuestra miserable venganza puede satisfacer nuestra sed de justicia mejor de lo que podría la venganza de Dios. Pagar con el mal con mal es un insulto a nuestro Señor, por eso se nos dan estos mandamientos y razones. Por otro lado, la segunda razón, nos lleva mas allá de solamente contener nuestro mal, nos dice que hagamos el bien al que nos hizo mal, y luego nos da un motivo para hacer esto, “porque” dice, indicándonos un motivo (diferentes versiones escriben el “porque” con otras palabras, como “pues” en Reina Valera, pero el concepto no cambia). El motivo es amontonar carbones encendidos sobre la cabeza de nuestro enemigo, obviamente (espero) a nadie se le va a ocurrir tomar este pasaje y salir a comprar carbón, el significado de esta frase en otras traducciones (NVI, NTV) hacen referencia a que nuestra buena conducta hacia el que nos hizo mal, en su tiempo de necesidad, va a hacer que se incremente su vergüenza por sus actos.

Entonces, para resumir, Dios nos da dos razones para no pagar con mal, sino con bien. La primera, que Él mismo se va a hacer cargo de pagarle a los que nos hacen mal, y segundo, que pagando con bien, hacemos que nuestros enemigos se avergüenzan de sus acciones.

Pero hasta ahora solamente refinamos un poco nuestro entendimiento de los mandamientos y las razones para cumplirlos, y tengo la convicción de que eso no alcanza para causar que seamos transformados, falta algo clave, algo indispensable para alcanzar nuestra meta de acabar con el enojo, las pasiones malvadas y los arranques de ira. La clave esta en el Hijo de Dios, Jesucristo, en contemplar su gloria en este pasaje y como es exaltado en lo que esta escrito, aun cuando su nombre no esta explicito en el texto.

Estos mandamientos no son normas morales simplemente, son verdades liberadoras, son la forma en la que Dios nos dice “no sigan enojados, y no busquen la venganza, Yo voy a dar el pago”, ya no hace falta llevar la carga de la ira, sino que somos libres para amar a nuestro enemigo, sabiendo que ninguno de los males que recibimos pasan desapercibidos por Dios. Y tenemos garantía de eso, porque la paga que nos correspondía a nosotros la pagó Cristo, Dios no deja pasar ninguna injusticia sin retribución, para los que tenemos fe en el Hijo de Dios, Cristo llevó nuestra paga, y para los que no la tienen, Dios les va a pagar conforme a sus obras a su tiempo.

La conclusión es, que la gloria de Dios se revela y nos transforma en este pasaje al recordarnos la libertad que traen sus mandamientos, y como exaltan su justicia, y nos mueve a actuar con misericordia hacia nuestros enemigos, así como Dios actua con misericordia hacia nosotros. Y si meditamos en estas cosas, y oramos a nuestro Padre para que nos libere del enojo y la ira, y nos transforme en personas llenas de misericordia como lo es Él, podemos tener la confianza de que vamos a ser conformados a su imagen cada día mas.

 

Luis Marchini

Luis Marchini

Miembro de la Iglesia Asamble Cristiana Villa Devoto. Soy un recien llegado a la fe, teniendo poco mas de un año desde que Dios se volvio el centro de mi vida. Aun asi mi objetivo es claro, glorificar a Dios en todo, confiando en El, obedeciendolo y disfrutandolo cada dia mas. Y le agradezco la oportunidad que me da de bendecir a mis hermanos y de crecer juntos.

More Posts

Comentarios

comentarios

Luis Marchini

Luis Marchini

Miembro de la Iglesia Asamble Cristiana Villa Devoto. Soy un recien llegado a la fe, teniendo poco mas de un año desde que Dios se volvio el centro de mi vida. Aun asi mi objetivo es claro, glorificar a Dios en todo, confiando en El, obedeciendolo y disfrutandolo cada dia mas. Y le agradezco la oportunidad que me da de bendecir a mis hermanos y de crecer juntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *