Guía de Lectura Bíblica: Marcos 3

Marcos 3: La elección de los doce

Descargar versión en pdf

Recomendaciones

Al momento de leer la Palabra de Dios podés seguir las siguientes recomendaciones:

  • Leé el contexto para ayudarte a entender la intención original del autor.
  • Orá pidiéndole al Padre que por medio del Espíritu Santo te ayude a interpretar el pasaje.
  • Leé el pasaje y meditá en él. Es recomendable leerlo varias veces. Las preguntas de esta guía te ayudarán a reflexionar.
  • ¿Hay algún versículo para memorizar o alguna promesa para guardar? ¿Hay algo que Dios te está ordenando? ¿Cómo puedo aplicar esto a mi vida?
  • Anotá dudas que tengas para poder preguntarle a algún hermano con más conocimiento.
  • Adorá a Dios y agradecele por su Palabra de vida en este día.

Contexto

Al comenzar este capítulo vemos que sigue la discusión sobre el Día de reposo. En este caso, sí era lícito  sanar a una persona enferma el sábado. Era tal la distorsión del sábado que habían hecho los fariseos, que sólo permitían que sean atendidos los enfermos en ese día, sólo en caso de que éste estuviera con peligro de muerte. Incluso así, tampoco podían ser curados totalmente. Esta situación en la sinagoga, produce que los fariseos quieran matar a Jesús, porque Él con pocas palabras estaba destruyendo todas las costumbres y ritos que no eran doctrinales. Luego podemos observar cómo la gente seguía a Jesús, al punto que ésta le oprimía. Vemos también la elección de los doce apóstoles y las tareas que Jesús les encargó.

A mitad del capítulo observamos cómo los escribas empiezan a querer desacreditar a Jesús, increíblemente, diciendo que estaba endemoniado. Jesús los hace callar con pocas palabras demostrando lo absurdo de lo que estaban diciendo, y habla de la blasfemia contra el Espíritu Santo. Finalizando el capítulo Jesús dice quién verdaderamente es su familia.

Reflexionemos

Marcos 3:1-12

  1. ¿Quién estaba en la sinagoga? Una persona con mano seca es alguien que tiene la mano paralizada. En el pasaje paralelo Lucas 6:6-11 la mano era la derecha. Pensá lo difícil que era para este hombre trabajar y hacer sus actividades sin su mano.
  2. En el V.2 podemos ver que la actitud de muchos era la de acechar o acosar a Jesús. Era el día de reposo y en vez de santificarse y buscar de Dios, lo único que les interesaba era acusar a Jesús de algo que era supuestamente ilícito”. Es posible que ellos hayan llevado a esta persona para ver qué hacía Jesús.
  3. Muchas veces nos va a pasar que queriendo hacer el bien nos vamos a encontrar con gente que solo nos quiere acusar injustamente. Pero en ese momento confiemos en Dios para poder hacer su voluntad recordando lo que dice 1 Pedro 4:16. Tengamos cuidado de no ser nosotros los que en vez de buscar a Dios, busquemos acusar injustamente a otros.
  4. ¿Qué hizo Jesús ante todo esto? ¿Qué les dijo? Para saber qué dijo Jesús te recomiendo que leas también Mateo 12:11-13. ¿Cuál fue la respuesta de ellos? ¿Por qué pensás que callaron?
  5. Observá que ante la respuesta de Jesús la actitud de ellos no cambió, seguían en su pensamiento endurecido. Jesús les preguntó, ¿qué debo hacer? ¿el bien o el mal?. Ellos sabían lo que se tenía que hacer, ¡eran los intérpretes de la ley!, pero en vez de reconocer su error seguían con su doctrina falsa. Cuando Dios nos muestre nuestro error (porque nadie es perfecto y todos pecamos) aceptemos nuestro error y no seamos duros de corazón.
  6. Cuando Jesús le sanó, ¿qué pasó?
  7. ¿Cuál creés que es la razón por la cual Jesús reprendía a los demonios para que no digan quién es Él?  Ellos decían la verdad.
  8. Como vamos a ver más adelante, Jesús es acusado de estar endemoniado. Si hubiera dejado a los demonios decir quién era, alguien podría usar esa declaración para apoyar esa falsa acusación.

Marcos 3:13-27

  1. ¿A quiénes llamó Jesús? ¿Qué tenían de especial estas doce personas?
  2. Como podemos ver estos doce no tenían nada de especial, es más, eran llamados gente del vulgo y sin letras y muchos no eran apreciados por la sociedad. Jesús los llamó porque Él así lo quiso. Cuando Dios nos llame a servirle recordá que no nos llamó por algo especial en nosotros, sino porque Él lo quiere y lo único que necesitamos para servirle es tener un corazón dispuesto.
  3. ¿Qué pasó en los V. 20-21? (Los suyos puede hacer referencia tanto a su familia como a gente muy cercana de Él) ¿Qué nos quiere decir esto?
  4. ¿Qué le dijeron los escribas a Jesús? ¿Cuál fue su respuesta? Notá que los escribas no negaron el milagro de Jesús, pero buscaban desacreditarlo. No querían reconocerlo como el Mesías, esto significaba que debían sujetarse a él y por ende reconocer sus errores. Esto confirma lo que Jesús dijo en Juan 3:19-20. Jesús les demostró lo absurdo que era lo que los escribas estaban diciendo.
  5. Cuando estemos haciendo la voluntad de Dios vamos a encontrar oposición. Gente que no quiere reconocer que es su voluntad o simplemente no quiere ser corregida, como el caso de los fariseos. Tengamos cuidado de no ser nosotros los que buscan cualquier excusa para no aceptar la obra de Dios y no reconocer cuando estamos fallando.

Marcos 3:28-30

  1. ¿Cuál es la razón por la cual Jesús habla de la blasfemia contra el Espíritu Santo? ¿Qué crees que es este pecado? ¿Pensás que verdaderamente es imperdonable?
  2. ¡Sí! es imperdonable (V.29). Pero Jesús no le dice a los escribas que cometieron este pecado. La razón de decirlo, es que ellos le dijeron que tenía espíritu inmundo (V.30). Por lo cual, estaban a punto de hacerlo, por lo que les dijo ¡Cuidado!. Entonces ¿por qué es imperdonable? si la Biblia habla de que todos los pecados son perdonados y Jesús murió por TODOS LOS PECADOS, ¿acaso se contradice?
  3. En efecto todos los pecados son perdonados. Pero para que lo sean uno tiene que arrepentirse Marcos 1:4 (entre otros pasajes) por lo cual todo pecado y blasfemia es perdonada mientras te arrepientas. Y es el Espíritu Santo el que nos da esa convicción de pecado y nos lleva al arrepentimiento Juan 16:7-11. Por eso si pecamos contra el Padre, el Hijo Mateo 12:32, la iglesia, nuestros hermanos, etc, el Espíritu todavía nos puede llevar al arrepentimiento y ser perdonados. Pero si blasfemamos y también alejamos al Espíritu no tenemos esa convicción de pecado y ¿cómo podemos ser perdonados de algo que no nos arrepentimos? ¡Esto no quiere decir que podemos pecar libremente! ¡Todo lo contrario! Recordá lo que vimos en la Guía de 1 Juan 3.
  4. Entonces ¿qué es la blasfemia contra el Espíritu Santo? Es el rechazo, la resistencia continua y deliberada al punto de alejarlo de nuestras vidas, lo que hace imposible que nos lleve al arrepentimiento. Mirá la importancia de buscar de Dios y mantenerse alejados del pecado, de no endurecer nuestros corazones Hebreos 3:7-13.
  5. En este momento ellos estaban a punto de cometer este pecado  al atribuirle a  Satanás la obra del Espíritu. Hoy en día mucha gente lo está haciendo al revés, atribuyendo al Espíritu obras que hace Satanás. Podemos verlo con todas estas “nuevas revelaciones”, “doctrinas” y “profecías” que dicen que son del Espíritu, pero que contradicen lo que dice la palabra de Dios (que es inspirada por el Espíritu Santo).
  6. Ahora, si te estás preguntando si cometiste este pecado o estás preocupado por esto, el simple hecho de tu duda o remordimiento te dice que no. Porque estás buscando el arrepentimiento. Recordá, TODO pecado es perdonado sólo si te arrepentís de él.

Marcos 3:31-35

  1. ¿Quiénes buscaban a Jesús?  ¿Cuál fue su respuesta?
  2. ¿Quién es la verdadera familia de Jesús? Los hermanos y María en ese momento eran parte de su familia terrenal pero no eran de su familia espiritual, porque para serlo tenían que hacer la voluntad de Dios. Lucas 8:19-21 dice que su familia es el que oye la Palabra de Dios y la obedece. En ese momento los hermanos de Jesús no creían siquiera en Él (Juan 7:5).  Vimos que Jesús sanó a muchos enfermos, al punto de que les pedía a sus discípulos que tuvieran la barca siempre lista porque le oprimían demasiado por esto (Marcos 3:9-10). Acá vemos como Jesús dice que si fuiste sanado, no quiere decir que seas salvo, seas mi famila, seas hijo de Dios. Para serlo tenés que creer en Dios y obedecer su Palabra. Recordá lo que dice Juan 14:15-31.
  3. Si verdaderamente amamos a Dios y queremos ser sus hijos, obedezcamos.
Matías Daniel Battaglia

Matías Daniel Battaglia

Miembro de la iglesia Asamblea Cristiana Villa Devoto. Me gusta leer la biblia, aprender más de Dios y poder compartirlo con la gente.

More Posts

Comentarios

comentarios

Matías Daniel Battaglia

Matías Daniel Battaglia

Miembro de la iglesia Asamblea Cristiana Villa Devoto. Me gusta leer la biblia, aprender más de Dios y poder compartirlo con la gente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *