Guía de Lectura Bíblica: Marcos 4

Marcos 4: Jesús enseña con parábolas

Descargar versión en pdf

Recomendaciones

Al momento de leer la Palabra de Dios podes seguir las siguientes recomendaciones:

  • Leé el contexto para ayudarte a entender la intención original del autor.
  • Orá pidiéndole al Padre que por medio del Espíritu Santo te ayude a interpretar el pasaje.
  • Leé el pasaje y medita en él. Es recomendable leerlo varias veces. Las preguntas de esta guía te ayudarán a reflexionar.
  • ¿Hay algún versículo para memorizar o alguna promesa para guardar? ¿Hay algo que Dios te está ordenando? ¿Cómo puedo aplicar esto a mi vida?.
  • Anotá dudas que tengas para poder preguntarle a algún hermano con más conocimiento.
  • Adorá a Dios y agradécele por su Palabra de vida en este día.

Contexto

En este capítulo Jesús continúa con las enseñanzas por medio de parábolas, también explica el porqué de las mismas. Se puede observar el trato especial que tiene con sus discípulos a quienes les revela su significado.

Marcos relata la historia de Jesús en la barca, donde se hace manifiesta su autoridad sobre el mundo natural y contrasta el miedo con la fe.

Reflexionemos

Marcos 4:1-12

  1. Las parábolas son relatos breves contadas como analogías para ilustrar una verdad espiritual. Cerca de un tercio de las enseñanzas de Jesús fueron impartidas por este método.
  2. La parábola del Sembrador es muy conocida, por eso a veces podemos pasarla por alto, pensando que no tiene nada nuevo que enseñarnos o que ya le sacamos cualquier enseñanza e interpretación posible. Tengamos cuidado de no cerrar nuestros ojos y oídos a la palabra de Dios.
  3. En los primeros versículos vemos cómo la gente se acercaba a Jesús para aprender, y como Él les enseñaba muchas cosas (vv.1-2). Así mismo nosotros debemos acercarnos a Dios para recibir su palabra y aprender lo que él nos quiere enseñar de su doctrina. También podemos pensar que los más cercanos a la orilla (los que estaban más cerca de la barca de Jesús)  escucharon con más claridad las palabras del maestro, lo que nos debe llevar a buscar acercarnos a la palabra estando en comunión con Dios y en santidad para poder entenderla mejor.
  4. ¿Los discípulos entendían las parábolas de Jesús?¿Que hicieron cuando estuvieron a solas con Cristo? (v.10)
  5. Cuando algo de la palabra no nos queda claro, debemos pedir a Dios en oración para que nos revele las escrituras. Muchas veces Dios nos pone a mano el conocimiento de hermanos, de estudiosos e incluso de amigos y familiares, debemos estar atentos y abrir nuestro corazón, reflexionar y buscar con limpia conciencia todo lo que viene de Dios.
  6. Debemos también entender que el entendimiento de la palabra viene de Dios y él lo da, o lo quita. (vv.11-12)
  7. ¿Que es el misterio del reino de Dios? ¿quien lo da a conocer? ¿a quienes les es revelado? (v.11) Véase Col 1.26-28. El misterio del Nuevo Testamento se centra en la vida sin pecado de Cristo, su muerte expiatoria, su poderosa resurrección y su ascensión gloriosa.

Marcos 4:13-20

  1. ¿Quien es el sembrador?, o podríamos también preguntarnos ¿Quién fue aquel enviado a sembrar la palabra?, en nuestros días ¿en quién recae esa responsabilidad?
  2. La siembra no solo implica esparcir la semilla, también requiere esperar el tiempo indicado, preparar el suelo, riega y otros cuidados. Aun así, factores externos pueden destruir las cosechas, por esto es que Pablo (1 Cor. 3:6) decía , yo planté, haciendo referencia a su ministerio de expandir el evangelio , Apolos regó, que es la otra parte de la gran comisión, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo y enseñándoles que guarden todas las cosas que Jesús nos ha mandado guardemos. Pero termina diciendo: “…el crecimiento lo ha dado Dios”. Dios nos promete que si sembramos en buena tierra, Él hará que la semilla lleve fruto.
  3. El primer grupo, dice Jesús, son los de junto al camino. En el evangelio de Mateo dice, son aquellos que escucharon la palabra pero no la entendieron, y entonces vino el malo y la arrebato. Esto nos habla de la importancia de entender la palabra, para que las distracciones de nuestro tiempo no nos hagan olvidar lo que fue sembrado en nosotros.
  4. ¿Cómo podemos lograr entender la palabra?, solo Dios tiene la potestad de darnos entendimiento, pero Dios desea que reflexionemos sobre la palabra y oremos a Él para que la palabra lleve fruto.
  5. El segundo grupo, es el de la semilla que cayó en pedregales. Este grupo representa a aquellas personas sin “profundidad de tierra”, esto es, gente que recibe la palabra con emoción, pero estas emociones humanas cuando llega la prueba, se marchitan y mueren, dejándolos sin nada que los comprometa a seguir a Cristo.
  6. ¿Como se si mi sentir es una emoción humana o el verdadero poder del Espíritu Santo que habita en mi vida?, “por sus frutos los conoceréis…” (Mateo 7:16). Si no hay un cambio en nuestra vida, y un verdadero compromiso con las cosas que Dios nos ha mandado a ser y a hacer, podemos estar seguros que aún hay emociones que nublan nuestra visión, y no nos dejan ver con claridad el propósito que Dios tiene para nuestras vidas.
  7. El tercer grupo, el que cayó entre las espinas. Para que una planta crezca, requiere luz, aire, agua, en otras palabras, energía y nutrientes, y también tiempo. Así mismo para crecer espiritualmente, se requiere esfuerzo, compromiso y paciencia, pero los afanes del mundo tienden a agotar nuestras reservas de energía, corremos con los tiempos, y le damos la mayor importancia a nuestros asuntos. Entonces tenemos que tomar una decisión, nuestras energías, nuestro esfuerzo y nuestro tiempo, ¿son para mi, o son para Cristo?
  8. Estudiar, trabajar, ocuparse de las tareas del hogar, servir en un ministerio y demás. Todas estas cosas son de bendicion si lo hacemos para Dios. (Ver Mateo 6:32-34)
  9. El último grupo, es el que cayó en buena tierra. Esto es, aquellos en quienes la palabra crece y lleva fruto. El fruto del Espíritu, sólo puede crecer en buena tierra, por eso debemos orar al Padre para que nos restaure, y comprometernos a limpiar todas las cosas que impidan el crecer espiritual.

Marcos 4:21-25

  1. En este pasaje, Jesús habla sobre una luz. ¿Qué representa la luz?, para el contexto de esta parábola representa la palabra.
  2. En el v. 21, habla del lugar que le corresponde a la palabra. La luz pertenece en el candelero, esto representa el corazón, que es la fuente del conocimiento (Rom 1:21). Debemos mantener a Cristo (el centro de toda la palabra) en nuestro pensamiento (Flp. 4:8).
  3. Cuando la palabra habita en nuestro corazón, no hay verdades que queden ocultas. Y lo que Dios nos revela en lo privado de nuestra mente, también nos pide que lo demos a conocer en público. (Mateo 10:26-27)
  4. Los vv 24-25 hablan de dos grupos de personas: los que tienen, y los que no. Se refiere a aquellas personas que buscan recibir de Dios y su verdad, y de los que son indiferentes o no creen. A los primeros se les dará mayor entendimiento, y a los segundos se les quitará toda capacidad de comprensión de la palabra.

Marcos 4:26-29

  1. Esta parábola aparece solamente en el evangelio de Marcos, hace referencia al crecimiento de la palabra, y que quien la sembró ignora cómo, ya que la obra es de Dios y su carácter sobrepasa nuestro entendimiento.
  2. Esto nos debe llevar a comprender cuál es nuestro propósito cuando llevamos la palabra, sembrar. Si la persona que recibe la palabra se salva o no, depende de Dios.

Marcos 4:30-34

  1. La parábola del grano de mostaza habla del pequeño comienzo del ministerio de Jesús, y de su futura gloria cuando regrese.
  2. Esta parábola también puede ser relacionada con la promesa de Job 8:5-7.
  3. En los vv. 33-34 da un cierre a la jornada. Jesús usaba las parábolas para enseñar a la multitud, pero a sus discípulos les revelaba su significado.

Marcos 4:35-41

  1. Empezamos en el v.35 con una directiva de Jesús, “pasemos al otro lado”. Después de todo un dia de enseñar a las multitudes, Él decidió que era momento de despedir a las multitudes y comenzar a navegar hacia su próximo destino.
  2. Durante el viaje, se levantó una gran tormenta, un gran problema fuera del control de los navegantes. Muchas veces surgen estos problemas, a veces mientras seguimos a Cristo, y otras cuando seguimos nuestra propia voluntad. En el primer caso el problema es llamado prueba, en el segundo consecuencia. Cualquiera de las dos pueden servir para que Dios nos hable, pero la prueba es para nuestro crecimiento y la consecuencia para disciplina.
  3. La tripulación despertó a Jesús, que luego de una agotadora jornada se encontraba durmiendo en la parte trasera de la barca, reclamando que no le preocupaba su situación actual. Durante la prueba debemos tener cuidado de no imputar al Señor pasividad (Hab. 1:1-5), el Señor busca que crezca nuestra fe y paciencia (Stg. 1:3), y tenemos también una promesa (Rom. 8:28) de que el resultado en nuestras vidas será positivo, tal vez no según estándares humanos, pero si segun los estandares de Dios.
  4. Jesús respondiendo a los reclamos de su tripulación, se levanta y con dos simples palabras resuelve el problema. Un suceso natural como una tormenta no escapa a la potestad que Dios posee sobre toda la creación, y esto también es prueba de la deidad de Jesús, que no solo posee el poder de sanar enfermos, levantar muertos y echar fuera demonios, sino que también a la creación ordena y ella le obedece.
  5. Luego Jesús fue el que reclamó a la tripulación, (v. 40). Ellos pensaron que Él se había olvidado de ellos, y que los iba a dejar perecer en el mar. En pocas palabras no tuvieron fe en Jesús, el miedo hizo  que vieran a la tormenta como algo fuera del alcance de Dios.
  6. Cuando tenemos miedo, debemos orar a Dios para que no permita que distorsione nuestra visión de las cosas, sabemos que Dios está al control de nuestras vidas, de toda circunstancia y que Él es soberano de todo lo creado,  por lo tanto debemos estar confiados de que mientras estemos caminando en su voluntad, Él no nos dejará desamparados.
Luis Marchini

Luis Marchini

Miembro de la Iglesia Asamble Cristiana Villa Devoto. Soy un recien llegado a la fe, teniendo poco mas de un año desde que Dios se volvio el centro de mi vida. Aun asi mi objetivo es claro, glorificar a Dios en todo, confiando en El, obedeciendolo y disfrutandolo cada dia mas. Y le agradezco la oportunidad que me da de bendecir a mis hermanos y de crecer juntos.

More Posts

Comentarios

comentarios

Luis Marchini

Luis Marchini

Miembro de la Iglesia Asamble Cristiana Villa Devoto. Soy un recien llegado a la fe, teniendo poco mas de un año desde que Dios se volvio el centro de mi vida. Aun asi mi objetivo es claro, glorificar a Dios en todo, confiando en El, obedeciendolo y disfrutandolo cada dia mas. Y le agradezco la oportunidad que me da de bendecir a mis hermanos y de crecer juntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *