Acerca de

Nuestra visión

Como discípulos de Cristo, nuestro principal objetivo es seguirle, guiados por el Espíritu Santo, obedeciendo todos sus mandatos y llevar a cabo la misión que nos encomendó en la Tierra de predicar el evangelio y hacer discípulos de todas las naciones. Queremos aportar recursos y material para ayudar a las distintas Iglesias locales a cumplir con esta misión.

¿Qué es un discípulo?

Un discípulo es una persona que decide seguir a otra a quien llama maestro, con el propósito de aprender de él y poder ser como él (Lucas 6:40). En los tiempos de Jesús una persona que decidía ser discípulo de un Rabí (maestro en hebreo), lo seguía, literalmente, a todas partes. Esto quiere decir que un discípulo es un seguidor que aprende de la experiencia de convivir con su maestro.

¿Cómo puedo ser un discípulo de Jesús?

Hay que estar dispuesto a creer en lo que Jesús tiene para decirnos.

Arrepentirnos y clamar a Dios

Como seres humanos que pecamos contra Dios (Romanos 3:23) debemos arrepentirnos y clamar a Dios poniendo nuestra fe en Jesús, quien murió para pagar el castigo de nuestro pecado (Romanos 3:24-25) dandonos de forma gratuita la salvación, siendo bautizados como muestra de nuestro arrepentimiento. No hay nada que podamos hacer para ser salvos, fue Jesús quien hizo todo en la cruz. Esta es la decisión más importante que se puede tomar en la vida creer en Jesucristo como salvador, arrepentirse y agradecerle.

Seguir a Jesús

Jesús se presentó a la vida de sus apostoles con una simple ordén: “sigueme”(Mateo 9:9, Mateo 4:19). Ellos dejaron todo y lo siguieron, sin condiciones, sin ataduras. Esto es el discipulado cristiano.

El costo de seguirlo

Seguir a Cristo nos va a costar todo lo que tenemos. Es simple de decir, pero a la vez es díficil de hacer. Pero esto es lo que nos pide Jesús(Mateo 8:19-22, Mateo 19:21, Mateo 16:24). Esto lo hacemos por amor a aquel que dió su vida por nosotros. Pero el Señor nos asegura que esta es la mejor inversión que podemos hacer en nuestra vida (Mateo 13:44, Mateo 13:45-46,  Mateo 16:25-27, Lucas 9:22-27).

Poner en práctica su palabra

Como discípulos debemos estudiar la Palabra de Dios, que es la Biblia, y ponerla por práctica (Juan 14:20-21). Sobre todo debemos amar a Dios y amar a nuestros prójimos como a nosotros mismos. Además debemos estar comprometidos con nuestra Iglesia local, participando con amor, amando a todos los discípulos de Cristo(Juan 13:35).

 Cumplir con la misión que Jesús nos encomendó

Luego de su muerte y resurrección, Jesús nos dejó una misión conocida como la gran comisión. La misión es la siguiente:

“Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,  enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.” (Mateo 28:18-20 NVI)

La misión de un discípulo de Cristo es ser un hacedor de dicípulos. Nuestro deber es el de llevar el evangelio y hacer discípulos del Señor, de forma que las buenas noticias de salvación lleguen a todas las naciones y etnias del mundo.