Una Iglesia en Comunión

Uno de los grandes problemas de la iglesia de hoy en día está en las dificultades que se encuentran para mantener la unidad, no sólo entre los miembros de una misma congregación, sino principalmente con aquellos que se congregan en otro lado. Es habitual que nos pongamos la camiseta de nuestra congregación, y que no nos importe demasiado lo que pasa en otras iglesias. Eso no está bueno, porque en definitiva somos todos parte de un mismo cuerpo (Efesios 4:4-6), y Dios quiere que nos preocupemos por todos nuestros hermanos en el mundo, y que podamos estar en comunión con ellos. Me duele mucho cuando veo a dos congregaciones compitiendo para ver cuál hace los mejores eventos, lleva a los mejores predicadores o tiene más miembros en sus asientos; suena ridículo… pero es tan ridículo como real. Hay gente que se alegra si a otra congregación le va mal, porque eso les hace sentirse bien, pensando en que están mejor. ¿No nos damos cuenta que somos parte de un mismo equipo? ¿No notamos que si hermanos de otra congregación sufren, nosotros tendríamos que sufrir con ellos, y que si hermanos de otra congregación se alegran, nosotros tendríamos que alegrarnos con ellos? (Romanos 12:15)

Leer más

El Matrimonio que Dios Quiere: Los Deberes Matrimoniales

Efesios 5:22-30 – Esposas, sométanse a sus propios esposos como al Señor. Porque el esposo es cabeza de su esposa, así como Cristo es cabeza y salvador de la iglesia, la cual es su cuerpo. Así como la iglesia se somete a Cristo, también las esposas deben someterse a sus esposos en todo. Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella para hacerla santa. Él la purificó, lavándola con agua mediante la palabra, para presentársela a sí mismo como una iglesia radiante, sin mancha ni arruga ni ninguna otra imperfección, sino santa e intachable. Así mismo el esposo debe amar a su esposa como a su propio cuerpo. El que ama a su esposa se ama a sí mismo, pues nadie ha odiado jamás a su propio cuerpo; al contrario, lo alimenta y lo cuida, así como Cristo hace con la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo. (NVI)

Leer más

El Matrimonio que Dios Quiere: La Santificación Mutua

Hace casi dos años, en la medida que crecía en el Señor, me empecé a dar cuenta de que quería dedicarle tanto tiempo como me fuera posible. Eso me llevó a hacerme una pregunta: ¿El matrimonio no sería una pérdida de tiempo? ¿No terminaría haciendo que yo pudiera dedicarle menos tiempo a las cosas de Dios? A partir de ese momento, empecé a pedirle al Señor que me muestre si el celibato era para mí, y si de esa manera iba a poder cumplir con mi deseo de entregarme al máximo a hacer su voluntad. La realidad es que la respuesta de Dios me sorprendió y me hizo aprender muchas cosas respecto al matrimonio. Papá me dijo: “Yo voy a poner en tu vida a una persona que te va a acercar a mí mucho más de lo que vos podrías acercarte individualmente”. Es decir, Dios me estaba prometiendo presentarme a una persona al lado de quien yo podría crecer y conocer mucho más de Dios, que permaneciendo soltero.

Leer más

Relaciones Laborales

El foco central de la carta que Pablo escribió a los efesios está en la conformación de una nueva sociedad conformada por nuevas criaturas; es decir, por personas cuyas vidas fueron transformadas por Cristo. Es así que el apóstol va describiendo, a lo largo de la misma, distintos comportamientos que deberíamos tener, como verdaderos hijos de Dios, en nuestras relaciones. En este caso, vamos a ver de qué manera quiere el Señor que sean nuestras relaciones laborales, siendo estas las últimas indicaciones que Pablo da sobre las relaciones interpersonales de esta sociedad santa.

Leamos…

Leer más

Conocedores de la Palabra

Oseas 4:6a – Mi pueblo es destruido por falta de conocimiento. (LBLA)

La iglesia se pierde si no tiene conocimiento de la Biblia

En este último tiempo, estuve hablando con muchos hermanos respecto a la importancia de estudiar la Biblia. En muchos casos, me comentaban que apenas dedican tiempo para la lectura bíblica, y aunque saben que lo tienen que hacer, es algo que les cuesta. ¡Esto no es admisible en el pueblo santo de Dios! El no dedicar tiempo a leer la Biblia tiene muchas implicancias en nuestra vida, y a partir de este breve texto, me gustaría que pudiéramos analizar juntos algunas de ellas.
Como bien nos señala el versículo del libro de Oseas, la iglesia se pierde si no tiene conocimiento de la Biblia.

Leer más

Llamados a Cambiar el Mundo

Jueces 10:1-5 – Después de Abimelec, se levantó para librar a Israel Tola hijo de Fúa, hijo de Dodo, varón de Isacar, el cual habitaba en Samir en el monte de Efraín. Y juzgó a Israel veintitrés años; y murió, y fue sepultado en Samir. Tras él se levantó Jair galaadita, el cual juzgó a Israel veintidós años. Este tuvo treinta hijos, que cabalgaban sobre treinta asnos; y tenían treinta ciudades, que se llaman las ciudades de Jair hasta hoy, las cuales están en la tierra de Galaad. Y murió Jair, y fue sepultado en Camón. (RV60)

Leer más