Solteros: Cuando la Paciencia Empieza a Agotarse

Seguimos adelante con este mensaje para aquellos que aún están esperando al amor de su vida. En la publicación anterior vimos la importancia de entregarle nuestras preocupaciones a Dios y de enfocarnos únicamente en buscar cumplir su voluntad en nuestras vidas (si no lo leíste aún, podés hacerlo ingresando acá). Ahora vos podés venir y decirme: “Fede, estoy enfocándome por completo en las cosas de Dios, y cada día crezco más en él, pero el tiempo pasa y pasa, y nada… todo sigue igual”. A estas situaciones nos referimos cuando decimos que la paciencia empieza a agotarse. Confiamos en Dios, pero no vemos respuestas, y comenzamos a dudar de sus promesas… ¿de verdad Dios prometió que si buscamos primeramente su reino lo demás nos vendría por añadidura?

(más…)

Solteros: Primero el Reino de Dios

Una de las grandes preocupaciones que tienen muchos de los cristianos tiene que ver con la dificultad que se les presenta a la hora de encontrar a la persona indicada para sus vidas. Al principio confiamos en Dios y estamos dispuestos a esperar en él hasta las últimas consecuencias, aunque la cosa empieza a tomar otro color cuando el tiempo va pasando y pasando, y vemos que todo sigue igual. Esto empieza a transformarse en una preocupación e incluso, en algunos casos, en una obsesión.

(más…)

El Matrimonio que Dios Quiere: Los Deberes Matrimoniales

Efesios 5:22-30 – Esposas, sométanse a sus propios esposos como al Señor. Porque el esposo es cabeza de su esposa, así como Cristo es cabeza y salvador de la iglesia, la cual es su cuerpo. Así como la iglesia se somete a Cristo, también las esposas deben someterse a sus esposos en todo. Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella para hacerla santa. Él la purificó, lavándola con agua mediante la palabra, para presentársela a sí mismo como una iglesia radiante, sin mancha ni arruga ni ninguna otra imperfección, sino santa e intachable. Así mismo el esposo debe amar a su esposa como a su propio cuerpo. El que ama a su esposa se ama a sí mismo, pues nadie ha odiado jamás a su propio cuerpo; al contrario, lo alimenta y lo cuida, así como Cristo hace con la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo. (NVI)

(más…)

El Matrimonio que Dios Quiere: La Santificación Mutua

Hace casi dos años, en la medida que crecía en el Señor, me empecé a dar cuenta de que quería dedicarle tanto tiempo como me fuera posible. Eso me llevó a hacerme una pregunta: ¿El matrimonio no sería una pérdida de tiempo? ¿No terminaría haciendo que yo pudiera dedicarle menos tiempo a las cosas de Dios? A partir de ese momento, empecé a pedirle al Señor que me muestre si el celibato era para mí, y si de esa manera iba a poder cumplir con mi deseo de entregarme al máximo a hacer su voluntad. La realidad es que la respuesta de Dios me sorprendió y me hizo aprender muchas cosas respecto al matrimonio. Papá me dijo: “Yo voy a poner en tu vida a una persona que te va a acercar a mí mucho más de lo que vos podrías acercarte individualmente”. Es decir, Dios me estaba prometiendo presentarme a una persona al lado de quien yo podría crecer y conocer mucho más de Dios, que permaneciendo soltero.

(más…)

¿Qué Opina Dios del Noviazgo?

El noviazgo, tal y como lo conocemos ahora, no es mencionado nunca en la Biblia. Esto se debe a que el noviazgo que conocemos es una construcción social de nuestra cultura. Si vamos a otras culturas, como en la India, una gran cantidad de matrimonios se realizan de forma arreglada, por acuerdo entre los padres. Algo similar sucedía en los tiempos en los que fue escrita la Biblia. El noviazgo romántico es relativamente nuevo en la historia de la humanidad.

(más…)

“Estamos Orando”, la Antesala del Noviazgo

Toda persona en algún momento de su vida anda buscando su “media naranja”, es decir, esa persona especial con quien compartir el resto de su vida. Como hijos de Dios, entendemos que a su tiempo nos uniremos a aquella mujer u hombre (según corresponda) para ser uno a través del matrimonio.

“18 Después, el Señor Dios dijo: «No es bueno que el hombre esté solo. Haré una ayuda ideal para él». […] 24 Esto explica por qué el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su esposa, y los dos se convierten en uno solo.” (Génesis 2:18 y 24 NTV)


Sin embargo, no encontramos en la biblia menciones sobre etapas previas, como el noviazgo por ejemplo, pero nos parece prudente que este tiempo exista y que sea útil y de bendición para la vida de los novios. A raíz de esto uno de los pedidos que recibimos de nuestros lectores fue tratar una etapa aún anterior al noviazgo. Analicemos algunos puntos que como cristianos debemos contemplar:

(más…)