Héroes de la Fe

En Hebreos capítulo 11, encontramos una especie de salón de la fama de grandes creyentes de todos los tiempos. La principal cualidad que los une es justamente que pusieron, a lo largo de su vida terrenal, toda su confianza en el Señor, y por eso fueron capaces de hacer grandes hazañas. Hoy en día, la gente considera como héroes a personas famosas o que tengan alguna capacidad sobresaliente. Sin embargo, en la Biblia, se les otorga este título a aquellos que dedicaron su vida para servir a Dios. Es decir, lo que los hizo sobresalir no fue una característica que ellos tuvieran, ni una capacidad, ni un talento, ni nada de eso; lo que los hizo sobresalir fue haber el hecho de que pusieron su fe en el Señor más allá de toda circunstancia. Es por ello que son destacados y sus vidas sirven de ejemplo para todos los creyentes.

En este capítulo encontramos que se destaca a las siguientes personas: Abel, Enoc, Noé, Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, Rahab, Gedeón, Barac, Sansón, Jefté, David, Samuel y los profetas.

Hebreos 11:32-38 – ¿Y qué más diré? Pues el tiempo me faltaría para contar de Gedeón, Barac, Sansón, Jefté, David, Samuel y los profetas; quienes por la fe conquistaron reinos, hicieron justicia, obtuvieron promesas, cerraron bocas de leones, apagaron la violencia del fuego, escaparon del filo de la espada. Siendo débiles fueron hechos fuertes, se hicieron poderosos en la guerra, pusieron en fuga a ejércitos extranjeros. Las mujeres recibieron a sus muertos mediante la resurrección. Otros fueron torturados, no aceptando su liberación a fin de obtener una mejor resurrección. Otros experimentaron insultos y azotes, y hasta cadenas y prisiones. Fueron apedreados, aserrados, tentados, muertos a espada. Anduvieron de aquí para allá cubiertos con pieles de ovejas y de cabras; destituidos, afligidos, maltratados (de los cuales el mundo no era digno), errantes por desiertos y montañas, por cuevas y cavernas de la tierra. (NBLH)

La frase “¿Y qué más diré?” nos señala que el escritor pensaba que podría escribir una infinidad acerca de las diferentes personas que, hasta ese tiempo, habían entregado su vida a la causa de Dios. Sin embargo, como no terminaría nunca, decide cortar la lista mencionando a algunas personas más, pero dejando en claro la idea de que fueron muchos los que depositaron su confianza en el Señor.

Luego, este pasaje lo podemos dividir en dos secciones:

  • Las hazañas realizadas por la fe:
    • Conquistaron reinos: 
      • Al mando de Josué, los israelitas conquistaron toda la tierra prometida.
      • Las conquistas de David, llevando al reino de Israel a su máxima extensión.
    • Hicieron justicia:
      • David administró la justicia en el pueblo (2 Sam 8:15).
      • La reina de Saba describe el rol de Salomón (1 Re 10:9).
    • Obtuvieron promesas:
      • La promesa que Dios hizo a Abraham se cumplió por medio de la línea de Isaac (Gn 15:5, Heb 6:13-20).
    • Cerraron bocas de leones:
      • Daniel sobrevivió una noche entera en el foso de los leones (Dan 6:22).
    • Apagaron la violencia del fuego:
      • Sadrac, Mesac y Abed Nego sobrevivieron al horno ardiente de Nabucodonosor (Dan 3:26).
    • Escaparon del filo de la espada:
      • Elías escapó para salvar su vida cuando Jezabel lo perseguía para matarlo (1 Re 19:2-3).
      • Joram quiere matar a Eliseo durante el sitio de Samaria (2 Re 6:31).
    • Siendo débiles fueron hechos fuertes:
      • Ezequías se humilló ante Dios cuando fue profetizada su muerte (2 Re 20:1-5).
      • Job y su restauración (Job 42:10).
    • Se hicieron poderosos en la guerra:
      • Gedeón y su ejército de 300 valientes (Jue 7:19-21).
      • Sansón acabando con ejércitos enteros filisteos (Jue 15:15, Jue 16:27-28).
    • Pusieron en fuga a ejércitos extranjeros:
      • Jonatán atacando el campamento filisteo junto a su paje de armas (1 Sa 14:13-15).
      • David acabando con Goliat (1 Sa 17:51).
      • Asa puso en fuga las fuerzas etiopes (2 Cr 14:12).
      • Ezequías e Isaías claman a Dios y ponen en fuga a todas las fuerzas de Asiria (2 Cr 32:20-22).
      • Los macabeos y sus grandes hazañas contra los ejércitos del imperio seleucida.
    • Las mujeres recibieron a sus muertos mediante la resurrección: 
      • Elías con la viuda de Sarepta. El profeta oró y el hijo de esta mujer resucitó de entre los muertos (1 Re 17:22).
      • Eliseo resucita al hijo de una sunamita (2 Re 4:35).
  • Los sufrimientos por causa de la fe:
    • Otros fueron torturados, no aceptando su liberación a fin de obtener una mejor resurrección: 
      • Las persecución sucedida en la época de los macabeos, relatada en los libros apócrifos que llevan su nombre y que aunque no fueron inspirados, nos sirven como referencias históricas (2 Macabeos 6:18-7:42).
    • Otros experimentaron insultos y azotes, y hasta cadenas y prisiones:
      • Jeremías fue azotado y burlado por predicar el mensaje de condenación hacia el pueblo de Judá (Jer 20:2, 20:7).
      • Jeremías fue acusado injustamente de querer desertar para irse con los caldeos, y por ello fue apresado durante el reinado de Sedequías (Jer 37:14-15).
      • Jeremías es puesto en una cisterna (Jer 38:6).
      • Micaías es aprisionado por hablar en contra de Acab (1 Re 22:26-27, 2 Cr 18:25-26).
    • Fueron apedreados, aserrados, tentados, muertos a espada:
      • El profeta Zacarías fue apedreado por hablar las verdades de Dios (2 Cr 24:20-21).
      • Según la tradición judía, Isaías fue aserrado por el rey Manasés (2 Re 21:16).
      • El profeta Urías murió a espada (Jer 26:23).
    • Anduvieron de aquí para allá cubiertos con pieles de ovejas y de cabras; destituidos, afligidos, maltratados (de los cuales el mundo no era digno), errantes por desiertos y montañas, por cuevas y cavernas de la tierra: 
      • David se refugió en la cueva de Adulam (1 Sa 22:1), anduvo por el desierto de Zif, escapando de Saúl (1 Sa 23:15), luego en el desierto de En Gadi (1 Sa 24:1) y finalmente en la colina de Haquila (1 Sa 26:1), todo esto para escapar de Saúl.
      • Elías se enconde de Acab junto a un arroyo y es alimentado por cuervos (1 Re 17:3).
      • Abdías escondió a 100 profetas en dos cuevas, sustentándolos con pan y agua, mientras todos ellos eran perseguidos por Jezabel (1 Re 18:4).
      • Elías se escondió en una cueva, huyendo de Jezabel (1 Re 19:9).
      • Elías cubierto de pieles, cuando se encontró con los mensajeros del rey Ocozías (2 Re 1:8).

Esto nos enseña que cosas extraordinarias pasan cuando nosotros nos disponemos a creen EN Dios y también a creerle A Dios. Mientras que nosotros nos dispongamos a humillarnos al tiempo que su nombre es glorificado, por la fe cosas que van más allá de lo que podemos imaginar pueden pasar a nuestro alrededor (Ef 3:20). Estos hombres no eran diferentes a nosotros, sino que estaban sujetos a las mismas pasiones que tenemos hoy en día. Aun así, es su fe la que les permitió hacer grandes hazañas para la gloria del Señor (Stg 5:17-18). No obstante, si queremos ver el obrar de Dios en nuestras vidas, no debemos ignorar la otra parte: El sufrimiento. Estos mismos hombres que vieron las maravillas de nuestro Señor es sus vidas, también fueron perseguidos y llevaron vidas difíciles, tal como sucedió con Jesucristo. El sufrimiento es la evidencia de que realmente creímos (Jn 16:33); el sufrimiento es el camino que nos lleva a Dios (Hch 14:22).

Leer las historias de estos hombres nos inspira y nos lleva a analizarnos a nosotros mismos, de manera que podamos ver si realmente estamos viviendo a la altura del llamado que recibimos. Pero lo interesante de todo esto, es que los relatos sobre los héroes de la fe no terminaron en el siglo I, sino que se siguen extendiendo hasta nuestros días. Es por ello que, en esta serie, queremos contarte sobre la vida de personas que, por haber puesto su fe en el Señor, podemos considerarlos verdaderos héroes.