Un Llamado a Dejarlo Todo

Cuando Pedro, Juan, Santiago y Andrés estaban volviendo de sus actividades pesqueras, la figura de Jesús se cruzó frente a ellos. No era la primera vez que se cruzaban con él, pero este encuentro cambiaría por completo sus vidas. A partir de ese día, ellos dejaron todo a un lado para seguir a Jesús. Vamos a analizar las circunstancias que rodearon este llamado…

Leer más

Un Pueblo Santo

Efesios 2:11-22 – Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión hecha con mano en la carne. En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo.

Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades. Y vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca; porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre.

Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.

Leer más

La Parábola del Sembrador

Muchas veces nos preguntamos cómo Evangelizar. ¿Por qué evangelizar? ¿O Por qué las personas no creen? En este pasaje vamos a estudiar la famosa Parábola del Sembrador. ​Ésta tiene el propósito de mostrar la forma en que distintos tipos de personas reciben el Evangelio. Nos dice la razón y las condiciones por las cuales algunas personas dan fruto y otras no. Pero también nos hace reflexionar sobre la condición en la que nos encontramos nosotros mismos cuando recibimos la Palabra de Dios

Leer más

Los Valientes del Señor

En 2 Samuel 23 relatan las últimas palabras dichas por el rey David, al final de sus días. Luego, se usa todo el capítulo para mencionar a aquellos que fueron los soldados más valientes y leales de este gran rey de Israel. Allí es que encontramos un relato que nos narra una de las grandes hazañas realizadas por los tres guerreros más importantes de David. A partir de ella, vamos a ver cómo tenemos que relacionarnos nosotros con nuestro Señor…

2 Samuel 23:15-17 –  David sintió un gran deseo, y dijo: “¡Quién me diera a beber agua del pozo de Belén que está junto a la puerta!” Entonces los tres valientes se abrieron paso por el campamento de los Filisteos, y sacando agua del pozo de Belén que estaba junto a la puerta, se la llevaron y la trajeron a David. Pero él no quiso beberla, sino que la derramó para el SEÑOR, y dijo: “Lejos esté de mí, oh SEÑOR, que yo haga esto. ¿Beberé la sangre de los hombres que fueron con riesgo de sus vidas?” Por eso no quiso beberla. Estas cosas hicieron los tres valientes.

Leer más

Un cristiano que no crece, ¿es cristiano?

Efesios 4 es por excelencia el capítulo de la unidad en la Biblia, y una de las grandes enseñanzas que podemos encontrar allí es que para que ésta exista en la iglesia, cada uno de sus integrantes debe estar comprometido tanto con su crecimiento personal como con ayudar a otros a crecer. Ahora bien, ¿qué pasa con la gente que está a nuestro alrededor y al pasar el tiempo no muestran ninguna señal de crecimiento? ¿Son verdaderamente creyentes o simplemente son inmaduros?

Leer más

Una pequeña devocion: Romanos 12:17-21

Un par de días atrás, me encontré en una situación nada agradable, y para mi vergüenza, mi reacción no fue la que se espera de una persona que dice amar a Cristo. La vida cristiana esta llena de situaciones injustas, frustrantes e irritantes, situaciones que simplemente encienden nuestras pasiones y nos llevan a enojarnos y a hacer cosas que jamas creeríamos que somos capaces de hacer. La única forma de combatir este mal, es con la Palabra de Dios. Este texto me dio libertad del enojo, y espero que Dios lo use para ayudarte a vos también. Leer más