El Matrimonio que Dios Quiere: La Santificación Mutua

Hace casi dos años, en la medida que crecía en el Señor, me empecé a dar cuenta de que quería dedicarle tanto tiempo como me fuera posible. Eso me llevó a hacerme una pregunta: ¿El matrimonio no sería una pérdida de tiempo? ¿No terminaría haciendo que yo pudiera dedicarle menos tiempo a las cosas de Dios? A partir de ese momento, empecé a pedirle al Señor que me muestre si el celibato era para mí, y si de esa manera iba a poder cumplir con mi deseo de entregarme al máximo a hacer su voluntad. La realidad es que la respuesta de Dios me sorprendió y me hizo aprender muchas cosas respecto al matrimonio. Papá me dijo: “Yo voy a poner en tu vida a una persona que te va a acercar a mí mucho más de lo que vos podrías acercarte individualmente”. Es decir, Dios me estaba prometiendo presentarme a una persona al lado de quien yo podría crecer y conocer mucho más de Dios, que permaneciendo soltero.

(más…)