Un amigo es…

Pasó el día del amigo, pero no por eso tenemos que dejar de hablar del tema. Debemos valorar a aquellas personas que Dios pone a nuestro lado para acompañarnos y ayudarnos a perseverar hasta el final en este camino, y ello implica recordarlos no sólo un día al año, sino en todo momento.

En este texto, vamos a analizar juntos una serie de características que todo amigo cristiano debe tener. Para ello, usaremos como ejemplo a la amistad más reconocida de toda la Biblia: la de David y Jonatán. Ellos fueron amigos incondicionales y representan en gran manera un ejemplo a seguir para todos nosotros en cuanto a este tema.

1 Samuel 23:17 – «No tengas miedo —le dijo—, que mi padre no podrá atraparte. Tú vas a ser el rey de Israel, y yo seré tu segundo. Esto, hasta mi padre lo sabe.» (NVI)

Leer más

Una Amistad Centrada en el Evangelio

¿Cómo debe ser la amistad entre dos cristianos? ¿Debemos ser amigos con todos los miembros de nuestra congregación? ¿Qué clase de amigos debemos tener? Estas son algunas de las preguntas que nos hacemos cuando evaluamos nuestras amistades. Sin dudas, Dios creo al hombre para vivir en sociedad. Al relacionarnos con otros seres humanos, tendemos a formar vínculos de amistad con personas a lo largo de nuestra vida. Hay un sentimiento muy noble detrás de la amistad: El hecho de invertir nuestro tiempo en otras personas, de estar para compartir buenos y malos momentos juntos, etc.. Incluso en la Biblia, vemos que se habla muy bien de los amigos. Todos conocemos el famoso pasaje de proverbios acerca de la amistad:

Leer más

El Mandato del Amor

“No hay un amor más grande que el dar la vida por los amigos.”

Juan 15:13 (NTV)

El Señor nos dejó un mandato mientras estuvo acá en la Tierra y cuando ya estaba preparado para enfrentar el calvario, durante la última cena. Él dijo que debemos amarnos unos a otros como Él nos amó. ¿Qué clase de amor es este? Él mismo lo dice, es aquel amor de la persona que está dispuesta a dar su vida por sus amigos, refiriéndose a sí mismo, que estaba por entregar su propia vida para salvación nuestra.

Podemos destacar de este versículo también que el Señor nos vuelve a llamar amigos de Él, esto es porque nos comparte todo acerca de su obra acá en la tierra y lo que más se sobresale es que debemos amarnos unos a otros, de tal forma que debemos estar dispuestos a dar nuestra vida por los demás. A veces nos resulta tan difícil querer a ese hermano que el otro día no nos saludó, o a aquel que nos trato de mala manera, o incluso alguien que simplemente no comparte nuestra forma de ver las cosas. Este versículo debe invitarnos a reflexionar acerca de nuestras actitudes, de nuestro amor hacia los demás. Si seguimos leyendo el próximo versículo, tenemos la clave para poder ser amigos del Señor. Él dice: “Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando”, es decir amarnos de la misma forma que Él nos amó.

Leer más