Armémonos de este pensamiento

Quiero hablar de 1 Pedro 4:1-6. Esta porción de las escritura nos habla de armarnos, preparamos con un pensamiento, para poder terminar con el pecado, vivir en santidad y predicar el evangelio. Leer más

Si tu grupo de WhatsApp te es ocasión de caer ¡Salí de él!

Resulta difícil pensar que haya alguien que esté usando internet para leer este blog y no sepa lo que es WhatsApp. Aquella aplicación que se ha convertido en el estándar de facto para todas nuestras telecomunicaciones personales desde hace ya algunos años. Su fácil instalación y su gran idea de no tener que crear cuentas y agregar a nuestros contactos por nuestra propia cuenta la hicieron posicionarse rápidamente como la aplicación de mensajería instantánea más utilizada.

Leer más

6 consejos prácticos para perseguir la santidad

En mi anterior post estuvimos hablando acerca de quién es responsable por nuestra santificación, si aún no lo leíste, te invito a leerlo. Recordemos que no queremos predicar una religión en la que se obtiene la salvación por medio de las obras. Nosotros predicamos un evangelio en el cual estábamos muertos en pecado y Cristo nos rescató, nos dio nueva vida y ahora es Él quien vive en nosotros y por medio de su Espíritu produce la santificación en nosotros, a pesar de que éste es un acto consiente de nuestra mente. Es un acto de gracia en el que Dios nos va transformando, moldeándonos a la imagen de Cristo, nuestro hermoso y perfecto maestro y salvador. Antes de ponerte a hacer todas estas cosas, debes renunciar a intentarlas por tus propios medios, ya que lo más probable es que te frustres, creas que son una carga muy pesada, intentes negociar con Dios por medio de las obras y por último vas a abandonarlas, cuando te des cuenta que nadie está en la posición de negociar con el Señor. No cometas el error de intentar agradar a Dios, eso ya lo hizo Jesús con su vida y su sacrificio. La santificación no es la forma en que los cristianos agradamos a Dios, es la forma en la que encontramos nuestro propósito y satisfacción en Él, de forma que magnificamos la Gloria de Dios en nuestra vida. Si comprendiste que la santificación es la obra de Dios por medio de su gracia, entonces, vamos a ver algunos puntos prácticos que en su gracia, el Señor nos reveló por medio de su Palabra.

Leer más

La Santificación: ¿Responsabilidad nuestra o de Dios?

Últimamente venía preguntándome: ¿Cómo es que yo puedo santificarme?¿La santificación no es la obra del Espíritu Santo?¿Es una actividad consciente o es algo que va a ir pasando sólo a medida que leo la Palabra y paso más tiempo en oración? Cuando tengo dudas acerca de la santificación y la lucha interna entre la naturaleza pecaminosa (la carne) y el Espíritu, siempre vuelvo a leer Romanos 7 y 8. Allí encontré este pasaje:

Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa.  Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán. Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios.  Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: «¡ Abba! ¡Padre!»

Romanos 8:12-15 (NVI)

Leer más

Caballo de Troya

Una de las batallas más recordadas de la edad antigua y, particularmente, de la historia Griega, es la batalla de Troya. Si bien no se sabe a ciencia cierta si realmente existió o no alguna vez esta batalla, se encontraron algunas pistas arqueológicas que pueden llegar a hacer alusión a un combate llevado a cabo en el territorio de la actual Turquía, donde se encontraba Troya. Sin embargo, a lo largo del tiempo, este evento fue siendo rodeado de misticismo y, si realmente sucedió, no hay dudas de que los relatos que tenemos hoy en día son algo exagerados.

Leer más