1 Timoteo: La comisión de Pablo a Timoteo (1:18-20)

Esta comisión te confío, hijo Timoteo, conforme a las profecías que antes se hicieron en cuanto a ti, a fin de que por ellas pelees la buena batalla, guardando la fe y una buena conciencia, que algunos han rechazado y naufragaron en lo que toca a la fe. Entre ellos están Himeneo y Alejandro, a quienes he entregado a Satanás, para que aprendan a no blasfemar.

1 Timoteo 1:18-20 (NBLH)

Luego de contar su testimonio, el apóstol Pablo comienza a hacerle un encargo a Timoteo. El resto de la carga va a tener este tono de encargo y ordenes que Pablo le da a Timoteo sobre cómo iba a tener que dirigir a la congregación de Éfeso. Recordemos que Timoteo había sido ordenado Pastor (Obispo/Anciano) de la congregación de Éfeso para traer orden a la misma. Estas ordenes y enseñanzas tienen gran relevancia para nosotros hoy, incluso si no somos pastores.

Leer más

Entrenando para la Carrera

Los juegos panamericanos que están ocurriendo en este momento me hicieron meditar sobre la vida que llevan los atletas. Es impresionante ver como estas personas se entranan para llevar el rendimiento de sus cuerpos al máximo, superando límites inimaginables, a través de la disciplina y el esfuerzo. Encuentro personas como Usain Bolt, El hombre más rápido del mundo (O como diría Barry Allen, “the fastest man alive”), o Michael Phelps, considerado por muchos como el mejor nadador de la historia, ejemplos increibles en lo que respecta a disciplina y esfuerzo por lograr nuevas metas.

Si tan solo pudiera tener la disciplina que tienen ellos para hacer la voluntad de Dios.

Es así que me puse a buscar las distintas referencias que hace la Biblia acerca de la disciplina y encontré que muchas veces se compara la vida cristiana a la vida de un atleta.

Tener disciplina debe ser más que un simple deseo, debe ser una realidad en mi vida. Como hijo de Dios, mi vida debe parecerse más a la de un atleta. Voy a enumerar 5 puntos que pude destacar acerca de esta realidad Leer más