El maestro y la intimidad con Dios

Es habitual que, cuando pensamos en la palabra “maestro”, nos imaginemos a alguien enseñando y compartiendo tiempo con sus discípulos. Él es quien les explica de la Palabra y quien les va transmitiendo distintas enseñanzas de parte de Dios. Esto es algo que vemos habitualmente a lo largo de todo el ministerio de Jesús. Él estaba constantemente corrigiendo y animando a los suyos para que pudieran comprender las verdades del reino de los cielos. Sin embargo, su función ni empezaba ni terminaba en las explicaciones; la clave que él tenía para impactar la vida de sus discípulos estaba en el tiempo que pasaba en intimidad con Dios. En su vida terrenal, vemos como constantemente se apartaba para buscar del Señor en soledad. Y si Cristo, siendo Dios, necesitaba esto, cuánto más nosotros  que somos maestros falibles. Nunca estaremos capacitados para hablar verdades que transformen la vida de los demás si primero no nos mostró el Señor esas verdades en la intimidad.

Leer más

¿En qué enfocamos nuestra vida?

Luego de pasar setenta años bajo el cautiverio babilónico, una vez que Ciro de Persia tomó el poder, los israelitas pudieron comenzar su regreso a la tierra que habían heredado de sus antepasados. Este regreso se dio en tres tantas, las cuales fueron lideradas por Zorobabel, Esdrás y Nehemías. Todas tuvieron sus particularidades, pero en este caso nos vamos a enfocar sólo en la primera. ¿Cómo fueron esos primeros años? ¿Cómo encontraron todo en Jerusalén? ¿Ellos se dedicaron por completo a los asuntos de Dios?

Hageo 1:2-6 – “Así dice el Señor de los ejércitos: ‘Este pueblo dice: “No ha llegado el tiempo, el tiempo de que la casa del Señor sea reedificada.”’” Entonces vino la palabra del Señor por medio del profeta Hageo: “¿Es acaso tiempo para que ustedes habiten en sus casas artesonadas mientras esta casa está desolada?” Ahora pues, así dice el Señor de los ejércitos: “¡Consideren bien sus caminos! Siembran mucho, pero recogen poco; comen, pero no hay suficiente para que se sacien; beben, pero no hay suficiente para que se embriaguen; se visten, pero nadie se calienta; y el que recibe salario, recibe salario en bolsa rota.” (NBLH)

Leer más

Catecismos: Una práctica cristiana

¿Que son los catecismos? ¿Para qué nos sirven? Hoy en día no se usan en la mayoría de las iglesias y pocas veces escucho que se hablen de ellos para nada. Sin embargo, son muy útiles para la vida y el crecimiento tanto de cristianos nuevos como de cristianos más antiguos. Vamos a ver cómo estas herramientas nos ayudan en la carrera cristiana.  Leer más

1 Timoteo: El verdadero hijo en la fe (1:2)

1 Timoteo 1:2 – a Timoteo, verdadero hijo en la fe: Gracia, misericordia y paz de parte de Dios Padre y de Cristo Jesús nuestro Señor. (NBLH)

Luego de presentarse a sí mismo y la autoridad que esta detrás de sus palabras, Pablo procede a mencionar a quien recibiría su epístola: Timoteo. Este muchacho, que se había sumado a la aventura de predicar el Evangelio junto al apóstol por todo el mundo durante su segundo viaje misionero, era posiblemente la persona más querida por quien tenía la tarea de llevar el mensaje de salvación a los gentiles. Ahora que están separados, tiene que dirigirse a él por medio de cartas, pero quiere asegurarse de que su discípulo tenga bien en claro que más allá de la distancia, la estima por él permanece intacta.

Leer más

Un día en Proyecto Maná

¿Alguna vez escuchaste hablar de un ministerio llamado “Proyecto Maná”? Lo más probable es que no. Por eso, en este artículo quiero contarte cómo fue mi experiencia al compartir un día con ellos.

Como cada jueves a la tarde, un grupo de hermanos se reúne en la iglesia Comunidad Cristiana de Buenos Aires, con el fin de comenzar a preparar alimento. Leonardo y Jazmín son los que están a cargo, pero lejos están de estar solos. Es un numeroso grupo de hermanos que se moviliza cada semana con el fin de colaborar. Ellos cocinan con entusiasmo, sabiendo que hay personas que esperan especialmente esos platos. Es que la comida no la preparan para ellos mismos ni para hermanos de la iglesia, sino que la hacen para llevarla a un asentamiento ubicado en la localidad de Paternal, en la capital argentina. Allí hay un grupo de gente que vive en condiciones de pobreza, y que necesitan de ayuda. Así que, una vez que tanto el postre como el plan principal están listos, los hermanos salen para aquel lugar.

Leer más

La Última Cena

Cuando llegó la hora, Jesús y sus apóstoles se sentaron a la mesa. Entonces les dijo:

—He tenido muchísimos deseos de comer esta Pascua con ustedes antes de padecer, pues les digo que no volveré a comerla hasta que tenga su pleno cumplimiento en el reino de Dios.

Luego tomó la copa, dio gracias y dijo:

—Tomen esto y repártanlo entre ustedes. Les digo que no volveré a beber del fruto de la vid hasta que venga el reino de Dios.

También tomó pan y, después de dar gracias, lo partió, se lo dio a ellos y dijo:

—Este pan es mi cuerpo, entregado por ustedes; hagan esto en memoria de mí.

De la misma manera tomó la copa después de la cena, y dijo:

—Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que es derramada por ustedes.

Lucas 22:14-20 (NVI)

Hoy es Jueves santo. Lo llamamos así porque fue el día en el cual Jesús cenó por última vez con sus discípulos y luego es traicionado por Judas para ser juzgado. Es un hecho importante para nosotros, porque fue ese día en el cuál Jesús estableció la cena del Señor o Santa Cena. Sabemos, por todos los relatos de los distintos evangelios, que esta reunión fue muy íntima, ya que sólo participaron los 12 apóstoles y Jesús. Esta última cena tiene además grandes y hermosas enseñanzas que Jesús dejó a sus discípulos, como por ejemplo el lavamiento de los pies, la promesa del Espíritu Santo y la hermosa oración de Jesús por sus discípulos.

Leer más

Discípulos Verdaderos y Discípulos Falsos

Juan 15:5-6 –  »Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada. El que no permanece en mí es desechado y se seca, como las ramas que se recogen, se arrojan al fuego y se queman. (NVI)

En este pasaje del evangelio de Juan, nos encontramos a Jesús dando una enseñanza sobre la importancia de permanecer en él para ser verdaderamente discípulos suyos, y dar así mucho fruto. El Señor hace una importante declaración: no todos los que creen ser sus seguidores lo son verdaderamente. Hay quienes dicen estar aferrados a Jesús, que es la vid verdadera, pero en realidad no están unidos a él, por lo que no reciben los nutrientes necesarios para dar fruto, y terminan siendo ramas que se secan y se descartan.

Leer más

¿A qué se refiere la Biblia cuando nos dice que debemos permanecer en Jesús?

El que afirma que permanece en él, debe vivir como él vivió.

1 Juan 2:6 (NVI)

Cuando leemos la 1 carta de Juan, bien nos conviene leerla con un dedo marcando la hoja del evangelio escrito por el mismo apóstol. Esto se debe a que muchas frases y verdades se entienden mejor cuando se la compara con frases similares del evangelio del “discípulo amado”. Éste pasaje es un ejemplo claro de lo que acabo de decirte. Si leemos el reconto de Juan de la última cena del Señor con sus discípulos, vemos que el Señor les deja enseñanzas muy profundas acerca de todo lo que iba a venir y de como debían depender del poder de Dios para seguir adelante. Leer más

La Puerta Estrecha

El pasaje que vamos a leer comienza a formar el cierre del Sermón del Monte. Tras las enseñanzas, ahora Jesús empieza a darle forma y dar entender que esto también se trata de acción, de llevar a la práctica todo lo aprendido. Leer más

Una Sana Ambición

La palabra ambición tiene una connotación negativa en nuestra cultura. Sobre todo en el ámbito de la iglesia. Se supone que los cristianos no debemos ser ambiciosos, sino compartir nuestras posesiones con los demás. No perseguir en nuestra vida las cosas de este mundo, sino enfocarnos en las cosas de arriba (Col 3:2-3).

Leer más