Vivimos lo que no decimos

Este va ser un mensaje cortito, porque más que palabras requiere una reflexión personal. Muchas veces habrás escuchado la frase “Haz lo que yo digo pero no lo que yo hago”. La idea es que podamos ver esa frase desde otro punto. El enfoque suele darse a que uno dice lo que es correcto, lo que hay que hacer, pero no lo hace. De inicio su actitud es errónea, por lo tanto, es pecado. Ahora, vamos a decir lo mismo pero al revés.

En vez del planteo anterior, vamos a decir que muchas veces vivimos lo que no decimos. ¿Qué quiere decir esto? Aquí hacemos énfasis a nuestros actos en la vida.  Nuestro diario vivir a veces oculta grandes pecados o malas acciones que no son dichas. Es por esto que la pregunta central de esta reflexión es:

¿Podríamos poner nuestra vida como ejemplo de vida, como ejemplo de imitadores de Jesús?

Leer más