Ni en los cielos ni en la tierra

Cuando perdemos de vista lo que más importa las cosas se vuelven muy difíciles, perdemos motivación, nuestros asuntos empiezan a perder relevancia, mientras que una sensación de vacío e indiferencia se vuelve cada vez mas grande. Esto es particularmente cierto para los cristianos, ¿pero qué es lo que mas le importa a un cristiano? ¿Por qué lo perdemos de vista? (más…)

1 Timoteo: El verdadero hijo en la fe (1:2)

1 Timoteo 1:2 – a Timoteo, verdadero hijo en la fe: Gracia, misericordia y paz de parte de Dios Padre y de Cristo Jesús nuestro Señor. (NBLH)

Luego de presentarse a sí mismo y la autoridad que esta detrás de sus palabras, Pablo procede a mencionar a quien recibiría su epístola: Timoteo. Este muchacho, que se había sumado a la aventura de predicar el Evangelio junto al apóstol por todo el mundo durante su segundo viaje misionero, era posiblemente la persona más querida por quien tenía la tarea de llevar el mensaje de salvación a los gentiles. Ahora que están separados, tiene que dirigirse a él por medio de cartas, pero quiere asegurarse de que su discípulo tenga bien en claro que más allá de la distancia, la estima por él permanece intacta.

(más…)

Yo Soy la vid verdadera

Juan 15:1-8 – »Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Toda rama que en mí no da fruto, la corta; pero toda rama que da fruto la poda para que dé más fruto todavía. Ustedes ya están limpios por la palabra que les he comunicado. Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí.

»Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada. El que no permanece en mí es desechado y se seca, como las ramas que se recogen, se arrojan al fuego y se queman. Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá. Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos. (NVI)

(más…)

La Iglesia Invisible

Cuando queremos saber si uno de nuestros hermanos en Cristo va a asistir al culto de adoración, por lo general le hacemos la siguiente pregunta: ¿Vas a ir a la Iglesia este fin de semana? Solemos confundir a la Iglesia con el edificio donde nos reunimos para adorar a Dios. La realidad es que en la Biblia, cada vez que se habla de la Iglesia o las Iglesias, se trata siempre de un conjunto de personas. La palabra griega ekklesia es la que se traduce al español como iglesia y quiere decir: “Los llamados hacia afuera”. Esto es porque fuimos llamados por Dios fuera del mundo y no pertenecemos a él(Juan 15:19). Como Iglesia, somos el cuerpo de Cristo y lo representamos ante un mundo que no lo conoce. Sin embargo, la Iglesia no siempre ha reflejado lo que implica ser “los llamados hacia afuera”.

(más…)

Discípulos Verdaderos y Discípulos Falsos

Juan 15:5-6 –  »Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada. El que no permanece en mí es desechado y se seca, como las ramas que se recogen, se arrojan al fuego y se queman. (NVI)

En este pasaje del evangelio de Juan, nos encontramos a Jesús dando una enseñanza sobre la importancia de permanecer en él para ser verdaderamente discípulos suyos, y dar así mucho fruto. El Señor hace una importante declaración: no todos los que creen ser sus seguidores lo son verdaderamente. Hay quienes dicen estar aferrados a Jesús, que es la vid verdadera, pero en realidad no están unidos a él, por lo que no reciben los nutrientes necesarios para dar fruto, y terminan siendo ramas que se secan y se descartan.

(más…)

Basta de Engaños

No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino sólo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo. Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios e hicimos muchos milagros?” Entonces les diré claramente: “Jamás los conocí. ¡Aléjense de mí, hacedores de maldad!” Mateo 7:21-23 (NVI)

(más…)