El maestro y la intimidad con Dios

Es habitual que, cuando pensamos en la palabra “maestro”, nos imaginemos a alguien enseñando y compartiendo tiempo con sus discípulos. Él es quien les explica de la Palabra y quien les va transmitiendo distintas enseñanzas de parte de Dios. Esto es algo que vemos habitualmente a lo largo de todo el ministerio de Jesús. Él estaba constantemente corrigiendo y animando a los suyos para que pudieran comprender las verdades del reino de los cielos. Sin embargo, su función ni empezaba ni terminaba en las explicaciones; la clave que él tenía para impactar la vida de sus discípulos estaba en el tiempo que pasaba en intimidad con Dios. En su vida terrenal, vemos como constantemente se apartaba para buscar del Señor en soledad. Y si Cristo, siendo Dios, necesitaba esto, cuánto más nosotros  que somos maestros falibles. Nunca estaremos capacitados para hablar verdades que transformen la vida de los demás si primero no nos mostró el Señor esas verdades en la intimidad.

Leer más

Un cristiano que no crece, ¿es cristiano?

Efesios 4 es por excelencia el capítulo de la unidad en la Biblia, y una de las grandes enseñanzas que podemos encontrar allí es que para que ésta exista en la iglesia, cada uno de sus integrantes debe estar comprometido tanto con su crecimiento personal como con ayudar a otros a crecer. Ahora bien, ¿qué pasa con la gente que está a nuestro alrededor y al pasar el tiempo no muestran ninguna señal de crecimiento? ¿Son verdaderamente creyentes o simplemente son inmaduros?

Leer más

17 Errores cometidos al escuchar una predicación

En este artículo vamos a reflexionar acerca de la manera en que nos comportamos cuando estamos escuchando a alguien predicar en nuestras reuniones. En general, hay una serie de errores que, consecuencia de nuestra naturaleza pecaminosa, tendemos a cometer. El problema de esto es que terminan ocasionando que nos perdamos la bendición de recibir un mensaje que Dios tenía especialmente para nosotros, y por tanto, perdemos la posibilidad de ser transformados por su Palabra.

Por eso, es mi deseo que en esta lista de puntos podamos ir reflexionando con sinceridad sobre cuál es nuestra actitud al escuchar a un hermano dar un mensaje de parte de Dios para toda la congregación.

Leer más

¿De qué tales es el reino de los cielos?

Hay una gran pregunta que ha estado dando vueltas en la iglesia desde siempre, ya que la Biblia no parece mostrar una postura clara al respecto. La cuestión es: ¿Aquellos niños que mueren antes de nacer o de tener capacidad de razonamiento son salvos? Es decir, si alguien muere en la infancia, ¿se va directamente al cielo? ¿De qué manera podría ser eso posible?

Leer más

1 Timoteo: Los problemas de la iglesia de Éfeso (1:3b-4)

1 Timoteo 1:3-4 – Tal como te rogué al salir para Macedonia que te quedaras en Efeso para que instruyeras a algunos que no enseñaran doctrinas extrañas, ni prestaran atención a mitos y genealogías interminables, lo que da lugar a discusiones inútiles en vez de hacer avanzar el plan de Dios que es por fe, así te encargo ahora. (NBLH)

Leer más

10 Errores cometidos al preparar una prédica

Así como sabemos que es fundamental transmitir correctamente el mensaje que Dios nos dé, también tiene relevancia la etapa previa a compartirlo. Es decir, el momento del armado, en el cual buscamos que sea una prédica que apunte directamente a las necesidades de la congregación, que pueden o no ser conocidas por nosotros, aunque sabemos que el Espíritu sí las conoce.

Como el predicar implica una gran responsabilidad, debemos esforzarnos por llegar de la forma adecuada a ese momento. Allí es donde entra en juego la dedicación previa que le demos a esta tarea. Por ello, quiero compartirte algunos errores cometidos habitualmente en el tiempo de preparación de una prédica…

Leer más

17 Errores cometidos al predicar

Predicar la Palabra de Dios siempre es una gran responsabilidad. Sea que hables en tu congregación, en eventos especiales, como un experto en alguna temática o cualquier otra situación, con mucha o poca gente que te escuche, en todos los casos va a estar en tus manos la tarea de acercar a la gente más al Señor. Por supuesto que esto podemos lograrlo con eficacia por medio del Espíritu Santo que obra en nosotros. No obstante, no por eso tenemos que quedarnos de brazos cruzados pensando “el Espíritu va a hablar”. Debemos buscar perfeccionar nuestra oratoria y la manera en la que desarrollamos los mensajes que vayamos a transmitir, de manera que puedan ser claros y que podamos expresarlos con valentía (hablo en detalle sobre esto en el siguiente artículo: Lo que todo predicador debe saber). Por eso, quiero compartirte una serie de errores que son cometidos habitualmente al predicar la Palabra de Dios, anhelando que a partir de ellos puedas evaluarte y servir con mayor excelencia si éste es el ministerio que te fue concedido. ¿Empezamos?

Leer más

Transformados a su Imagen

“Así que, todos nosotros, a quienes nos ha sido quitado el velo, podemos ver y reflejar la gloria del Señor. El Señor, quien es el Espíritu, nos hace más y más parecidos a él a medida que somos transformados a su gloriosa imagen.” (2 Corintios 3:18 NTV)

Una canción* de un famoso cantante cristiano está basada en este versículo. Y cada vez que la escucho resuena en mi corazón su letra. Su coro dice “Quiero ser más como tú, ver la vida como tú, saturarme de tu Espíritu y reflejar al mundo tu amor”. Nuestro lugar como hijos de Dios es predicar el evangelio, ser luz en un mundo que necesita de Dios y cada día ser más parecidos a Jesús. Leer más

Conocedores de la Palabra

Oseas 4:6a – Mi pueblo es destruido por falta de conocimiento. (LBLA)

La iglesia se pierde si no tiene conocimiento de la Biblia

En este último tiempo, estuve hablando con muchos hermanos respecto a la importancia de estudiar la Biblia. En muchos casos, me comentaban que apenas dedican tiempo para la lectura bíblica, y aunque saben que lo tienen que hacer, es algo que les cuesta. ¡Esto no es admisible en el pueblo santo de Dios! El no dedicar tiempo a leer la Biblia tiene muchas implicancias en nuestra vida, y a partir de este breve texto, me gustaría que pudiéramos analizar juntos algunas de ellas.
Como bien nos señala el versículo del libro de Oseas, la iglesia se pierde si no tiene conocimiento de la Biblia.

Leer más

El Poder de una Palabra a Tiempo

mariposaAsí es también la palabra que sale de mi boca: No volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo deseo y cumplirá con mis propósitos. Isaías 55:11

Palabras. Son ideas que utilizamos todos los días para comunicarnos. Identifican conceptos naturales y abstractos que nos sirven para poder relacionarnos con los demás, poder cooperar. Pueden alegrar, pueden lastimar. Pueden edificar o pueden destruir. Puedo cumplir con mi palabra o puedo fallar a mi palabra. Lo cierto es que un simple conjunto de palabras que no toman más de 30 segundos en ser dichas pueden desatar increíbles consecuencias. Por palabras dichas se han desatado guerras, destrucción, dolor. También han inspirado amor, solidaridad, perdón. Es difícil medir el impacto que mis palabras puedan tener en las personas. Así también, cuando hablo la Palabra de Dios a los demás, difícilmente voy a poder imaginarme como impactará en la vida de otro. Pero puedo estar seguro que “No volverá vacía”. La Palabra de Dios siempre tiene un propósito por la cual es dicha. Esto es designio de Dios y no puede ser entendido por nosotros a simple vista.

Mientras estaba de visita en la casa de mi abuela, me contó una historia acerca del impacto de la Palabra de Dios. Una vuelta, el hermano de mi abuela estaba volviendo a su casa tarde por la noche. En la esquina, un grupo de 13 0 14 muchachos, estaban hablando entre ellos. Poco amistosos, miraron a mi tío abuelo y éste se dio de lo que pasaría. Varios de estos jóvenes se acercaron, cada vez más rápido. Mi tío se alejó lo más que pudo y comenzó a orar a Dios. Tenía miedo de lo que pudieran hacerle. Sabiendo que no iba a poder escapar, le pidió a Dios que le de una palabra para estos chicos. Al ser alcanzado los saludo y comenzó a hablarles. Se sentó con 3 de ellos que lo habían alcanzado y les dijo: Leer más