La vida es Cristo

Lectura: Filipenses 1:12-26

Los Filipenses, al enterarse de que Pablo estaba preso, enviaron a Epafrodito para saber cómo se encontraba y para llevarle la asistencia que requería. Es por eso que Pablo usa los siguientes párrafos de la carta para comentarles acerca de su situación en prisión. O al menos eso es lo que esperamos cuando leemos en el v. 12 “Quiero que sepan, hermanos”. Pero la realidad es otra. Pablo parece no hablar tanto de su propia situación, sino de la situación del evangelio. En estos párrafos vamos a encontrar grandes verdades acerca del fundamento en el cual el apóstol Pablo basaba toda su vida: El evangelio del Señor Jesús. Y a partir de eso, vamos a ver como nuestra vida debe estar centrada en el evangelio. Vamos a ver las consecuencias de centrar toda nuestra vida en el Cristo.

Leer más